mirisroro Miris Roro

Una pareja estable y de gustos peculiares, invitan a un tercero a una cena donde el plato fuerte no se comía con cubiertos precisamente. One Shot Namjoon - Jin - Jungkook


Fanfiction Celebrities For over 18 only.

#fanfic #oneshot #trío #poliamor #threesome #trio #bangtan #bts #kooknam #kookjin #jinkook #namkook #namjiin
26
771 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

One Shot

Jungkook apareció en su apartamento cinco minutos antes de lo esperado el sábado. Fue Namjoon quien abrió la puerta, notando la mirada de sorpresa en el rostro del menor que rápidamente se suavizó dejando ver una sonrisa.

— Hola, Namjoon-ssi. —

Lo hubiera llamada Namjoon hyung, pero no tenía esa confianza con el alfa mayor. Sería de igual forma extremadamente formal llamarlo por su apellido o por mayores honoríficos por lo que, tras pensar un poco a gran velocidad, optó por saludarlo de ese modo.

Estaba vestido tan bien como para ir a un club, una camisa de vestir con los botones superiores desabrochados, pantalones negros, su cabello rubio peinado ligeramente hacia un lado para exponer su frente y aretes de oro. Incluso podría estar usando un poco de maquillaje, pero afortunadamente Seokjin ya le había pedido que no usara colonia.

Olía demasiado bien, para ser un alfa, su cálido aroma ya estaba teñido de rastros de excitación. No eran todos los alfas que le agradaban al olfato de Namjoon, pero este, a pesar de ponerlo en alerta, tenía algo que encantaba sus fosas nasales y cerebro.

— Entra, Jungkook. — Le indicó con una sonrisa.

No tenía la intención de intentar intimidar a Jungkook, pero sentía que sus instintos alfa se agitaban. Confusamente no quería poner al rubio tan incómodo tampoco para familiarizarse con él. Tal vez tenía un poco de sentido, ya que confía en Jungkook al punto de permitirle estar con su compañero.

— ¿Quieres algo de agua?

— Ah, sí, gracias. — Siguió a Namjoon a la cocina después de quitarse los zapatos antes de finalmente preguntar lo que tenía en su mente. — ¿Dónde está Seokjin hyung?

¿Hyung ya? Namjoon casi quiso reír, preguntándose cuánto se habían estado enviando mensajes de texto la semana pasada para que ya se sintiera tan relajado.

— Está en la ducha, pero debería salir pronto.

— Oh. — La expresión de Jungkook parpadeó mientras relamía sutilmente su labio y Namjoon sintió hambre entre algunas otras emociones. — Bien bien.

El alfa mayor sonrió de nuevo, tan gentilmente como pudo, cuando le entregó al menor una botella de agua.

— Solo relájate. — Musitó estudiándolo con la mirada. — No has hecho esto antes exactamente, ¿verdad? ¿Algún trío?— Jungkook negó con la cabeza, sorbiendo el agua.

— No. Sólo, uh… Cosas normales, con betas. Ya sabes. — Su rostro se arrugó, como si estuviera avergonzado por su respuesta.

Namjoon tuvo que reprimir conscientemente a su alfa volviéndose salvaje ante la idea de ser la primera experiencia de Jungkook con otro alfa. No entendía por qué aquello levantaba tanto su libido y despertaban sus instintos de dominar y ser dominado por ese alfa que se veía tímido, pero tenía un sexto sentido que le decía que podía llegar a ser bien salvaje y peligroso.

— ¿Quieres repasar algo antes de que nos encontremos con Jin hyung en el dormitorio? — Los dientes de Jungkook se incrustaron en su labio por un momento, considerándolo y luego negó.

— No, lo recuerdo todo. Palabras seguras, límites estrictos, todo eso. Yo... puede que no sea tan bueno en las charlas sucias o en algunas cosas de humillación, porque, bueno… — El rubio hizo un un gesto en dirección a Namjoon mas este no entendió, solo esperaba que le explicara a qué se refería con ese gesto, pero no le explicó nada.

— ¿Debido a qué?

— ¿Por lo caliente que estás? — Jungkook dijo, como si fuera obvio. Sus orejas estaban comenzando a sonrojarse de forma similar a la de Seokjin y el contrario sintió algo así como una punzada en el pecho por lo adorable que era. — Estoy a bordo para ello, estoy emocionado de intentarlo, pero ... ¿qué podría decir para desanimarte o humillarte lascivamente? — Se rió nerviosamente. — Te verías increíble en la cama.

— Ah, wow, está bien, gracias. — Agradeció el pelinegro con su propia risa incómoda, dejando caer su rostro entre sus manos por un momento. — Jungkook, puedes llamarme hyung también. Y no te preocupes por cosas como esa. Solo haz lo que te sientas cómodo en el momento, ¿de acuerdo? Solo evita las palabras que a Jin no le gustan y estará bien.

—Sí, por supuesto. — Jungkook asintió rápidamente, sonriendo. — Esto todavía se siente un poco surrealista, por lo atractivos y calientes que son los dos.

— Todos ya estamos de acuerdo con esto, no necesitas halagarnos.

— ¡Lo digo en serio!— Exclamó precipitadamente con los ojos muy abiertos y los labios fruncidos en un pequeño puchero. — No actúes con modestia, quiero decir, Jin hyung ciertamente no lo hace.

— Oye. — Espetó Namjoon a la ligera, pero los ojos de Jungkook se agrandaron otra vez.

— ¡Lo dije en serio de una manera sexy! Mierda, ¿puedo retractarme?

— Está bien, todo bien. — Le respondió Namjoon con una sonrisa. — Es cierto, de todos modos, pero me encanta eso de él. Hablando de eso… La ducha se detuvo, ¿quieres empezar?

— Sí, por supuesto. — De alguna manera no había rastro de nerviosismo en él cuando le devolvió la botella de agua a Namjoon con una sonrisa.

Todavía se veía joven, sus orejas todavía estaban un poco rosadas, pero también lucía confiado. Sexy, con la forma en que miraba a Namjoon con sus ojos brillantes, ligeramente escondidos detrás de un mechón de cabello que le caía sobre la cara, con la forma en que su olor se sumergía en algo más oscuro, ya más almizclado.

El cambio era fascinante. Namjoon se preguntaba si ese era realmente él o el alfa tímido e inexperto que aparentaba.

Seokjin estaba desnudo cuando entraron juntos a la habitación, algo que Namjoon ya esperaba, pero Jungkook obviamente no lo estaba. Se congeló, las pupilas dilatadas, contemplando el cuerpo alto y musculoso del omega como nunca antes había admirado a otro hombre desnudo.

El mayor de todos dio un paso adelante y la mirada que le daba a Namjoon era tan completamente despectiva que este se estremeció, la excitación ya se acumulaba en su estómago. Aunque el cuerpo desnudo de Seokjin también podría tener algo que ver con eso.

— Tú, — le dijo a Namjoon, — ve a sentarte en esa silla. No te muevas de esa silla. ¿Entiendes?

— Sí. — Respondió el pelinegro sin aliento.

Se alegraba de que la silla no estuviera demasiado lejos de la cama, quería poder ver todo lo que alcanzara mientras se sentaba derecho, con las piernas abiertas, esperando ver qué hacía su omega.

— Tú, — esta vez el mandato iba para Jungkook, con una dulce sonrisa y deslizando su mano alrededor de la nuca del menor. Namjoon encontraba irracionalmente caliente que Jungkook y Jin fueran casi del mismo tamaño. — Es bueno verte. ¿Namjoonie habló contigo? ¿Todavía estás bien con todo?

— Sí, sí. — Respondió devolviéndole la sonrisa a Seokjin. — Eres hermoso, pero también estás realmente caliente, hyung. — Musitó devorando con la mirada cada centímetro de su cuerpo expuesto.

— Lo sé. —Oh, esa era una actitud que al rubio le gustaba, algo que le agradó de ese omega que no era para nada tímido como aquellos con los que evitaba mezclarse. No es que no le atrajeran en lo absoluto, sino que no se le daba muy bien sus demandas afectivas o compaginar con ellos en general. — Pero gracias. Gracias por venir a follarme, Jungkook. He estado tan emocionado toda la semana. — Moría por ver esos tatuajes que siempre notaba pero que no descubría por completo. — ¿Podemos desvestirte ahora?

— Sí. — La respuesta fue segura, lamiendo sus labios mientras que poco espacio de ellos Namjoon observa cómo su compañero comenzaba a desnudar al alfa más joven, empezando con los botones de su camisa.

Jungkook está bien construido. Namjoon no estaba sorprendido exactamente, pero el pecho dl menor era más ancho de lo que esperaba, sus brazos y bíceps grandes, su abdomen ridículamente tonificado. Tenía buen aspecto. Estaba agradecido y confundido de que sus instintos alfa no se estaban volviendo celosos, sino que simplemente disfrutaban de la vista, incapaz de negar que encontraba a Jungkook realmente atractivo.

— Precioso. — Musitó el omega quitando la camisa abierta de los hombros del rubio y luego sus pantalones. — Tan fuerte y hermoso para mí.

— Ah, no puedes decir eso cuando tú… — Jungkook interrumpió, con dificultad para respirar cuando el mayor comenzaba a bajarle los pantalones y la ropa interior. Cuando se los quitó y la atracción de Namjoon se volvió un poco salvaje de nuevo, al ver la pequeña cintura de Jungkook, sus muslos musculosos, su polla gruesa. Santa mierda, por la Diosa Luna… Podría transformarse y devorarlo en cualquiera de sus formas, humano o lobo.

— ¿Cuando yo…?

— Cuando eres la cosa más hermosa que he visto. — Terminó Jungkook, con la voz más suave, las manos deslizándose arriba y abajo de los brazos de Seokjin. — ¿Besar tu cuello todavía está bien?

— Sí, solo no muerdas.

Le dijo el castaño y algo dentro de su pareja ardió cuando su compañero encontró su mirada sobre el hombro del otro alfa antes de inclinar la cabeza hacia un lado, dejando que Jungkook acariciara y lamiera su glándula olfativa. Eso era peligroso, tanto que hacía que los colmillos de Namjoon sobresalieran por momentos.

El dulce aroma a miel de Jin se volvía más espeso en el aire a su alrededor, llevaba un poco de ese sabor almibarado que el pelinegro reconocía como su omega mojándose.

— Hyung… — Jungkook exhaló, besando el hombro de Seokjin, deslizando una mano entre ellos para comenzar a acariciar el miembro del omega con la presión justa. — Hueles tan bien. ¿Siempre hueles tan bien?

— ¿Quieres probar, Alfa?

Eso provocó el primer movimiento notorio, no del todo celos, sino algo… Algo un poco inquietante y caliente, al escuchar a su pareja dirigirse a otro alfa tan íntimamente. Estaban cruzando nuevas líneas, pero nunca estuvieron prohibidas, sabían hasta qué punto ir. Namjoon agarró los brazos de la silla mientras los veía moverse hacia la cama, observaba a Seokjin abrir sus hermosas piernas y a Jungkook acomodarse entre ellas, mirando al omega dulcemente en busca de un tácito permiso antes de continuar.

— ¿Alguna vez has comido un omega antes? — Seokjin preguntó sin aliento, ya sabiendo la respuesta. Jungkook niega con la cabeza, besando su camino por el interior de los muslos del mayor antes de que su cabeza casi desapareciera de la vista de Namjoon.

El alfa contrario no tenía que verlo, porque podía escucharlo. Podía escuchar los sonidos húmedos cuando Jungkook lamía y chupaba, pudo ver por la forma en que Jin inclinaba la cabeza hacia atrás con placer que el menor estaba haciendo muy buen trabajo. Su omega era demasiado franco y cuando no hacía un buen trabajo, lo decía abiertamente y demandaba o guiaba hacia lo que le gustara.

Namjoon pensaba que, la próxima vez, deseaba probar Seokjin en la lengua de Jungkook. Pero luego se regañaba mentalmente, porque no se trataba de eso.

Las manos del castaño encontraron su camino hacia el cabello de Jungkook, sus piernas se levantaban para que su compañero pudiera vislumbrar el rostro del menor. De ese modo podía observar al alfa más joven meter la lengua en la entrada del mayor de los tres.

— Eso es, Jungkookie, tan bien. Me haces sentir tan bien. — Gimió bajo. — ¿Preparándome para tu gran pene? ¿Me vas a mostrar cómo folla un alfa real?

Oh… Ahí estaba, la necesidad de gruñir. No enojado o completamente posesivo, sino simplemente deseoso, deseando ser el que tuviera el privilegio de hacerle el amor a Seokjin, deseando satisfacerlo como él merecía. Nadie podía solo ultrajar el cuerpo del omega, tenían que venerarlo como lo hacía él aunque fuera un único encuentro, no se merecía menos. Namjoon tragó alrededor del nudo en su garganta, miraba el brillo resbaladizo alrededor de los labios de Jungkook antes de agachar la cabeza hacia abajo y comenzar a besar el estómago de Seokjin, su pecho.

— ¿Necesitas dedos? — Jungkook preguntó en voz baja.

Se sostuvo por encima del cuerpo de Jin y sus músculos se tensaron, su pene era una cosa hinchada y pesada entre sus cuerpos. Namjoon, en un momento de mezquindad, se sintió aliviado de que estaba extremadamente potente, pero en realidad no llegaba a ser más grande que el suyo.

— No, me preparé en la ducha pensando en ti.

— ¿Sí? — Jungkook estaba sonriendo con satisfacción, los párpados pesados mientras se inclinaba para capturar los labios de Seokjin en un beso lento y Namjoon dejó escapar un suspiro tembloroso.

Se veían bien juntos. Se veían muy bien juntos, más de lo que esperaba y le encantaba poder ser testigo de ello.

— Te quiero dentro de mí ahora. — Pidió el omega, hundiendo los dedos en el cabello de Jungkook y agarrándolo, inclinando la cabeza, los labios recorriendo la línea de la mandíbula del rubio. — Necesito un alfa que sepa cómo follarme. ¿Puedes hacer eso, Jungkookie? ¿Puedes follarme fuerte y rápido, hasta que me corra?

— Sí, sí. — Jadeó en respuesta y por alguna razón, eligió ese momento para mirar hacia atrás y encontrar los ojos de Namjoon.

El pelinegro pasó saliva. La mirada de Jungkook estaba oscura por el deseo, sus labios aún estaban húmedos, sus hombros tensos. Estaba increíblemente caliente, Namjoon sintió un tirón repentino y fuerte en el fondo de su estómago, sentía la repentina necesidad de ir a besar a Jungkook. Tocarlo, enterrar su nudo dentro del alfa y hacer que lo tomara hasta que esté rogando por correrse. Tampoco le molestaría si en una segunda parte sus papeles se intercambiaban

Jungkook parpadeó, los ojos se ensancharon antes de darse la vuelta, cuando Seokjin miró a Namjoon, había una pregunta dibujada en sus ojos. Probablemente en la línea de, ¿qué estás haciendo allí, todo bien?

El alfa mayor simplemente asintió y eso pareció satisfacer a Jin. La habitación estaba llena de los olores de su excitación, pero de alguna manera el de Jungkook se destacaba más, más delicioso de lo que Namjoon esperaba que fuera. No era para nada dulce como el de un omega, tampoco tan fuerte y agrio como el de muchos alfas.

Jungkook besaba a Seokjin una vez más, húmedo y abierto, luego se sentó en la cama entre los muslos del mayor, alineándose cuidadosamente.

— Eso es todo, vamos, lléname. — Balbucea excitado el contrario y Namjoon se sentía aliviado en realidad, de que su pareja estuviera tan metida en eso, que su olor fuera genuino y ansioso, que su miembro estuviese dura sobre su vientre. Verdaderamente el otro alfa lo estaba haciendo sentir bien. — Ah, ah.

Los ojos de Jungkook se fijaron en el rostro de Seokjin mientras empujaba hacia adentro, matándolo con un contacto visual inesperado. ¿Por qué ese menor se volvía por momento tan dominante como permisivo y dulce? Las caderas se detuvieron cuando se encontraron con el trasero del castaño. El pelinegro casi sonríe ante el tembloroso suspiro que Jungkook dejó escapar. Había estado ahí. Lo comprendía perfectamente.

— Estás tan… estás tan jodidamente mojado, Diosa Luna. Tan caliente y apretado por dentro. ¿Estás seguro de que tu compañero te ha estado follando como debería? — Jungkook preguntó, moviendo sus caderas hacia adelante y el calor se precipitó hacia el vientre de Namjoon. Ese mocoso sabía jugar. — ¿Te ha estado satisfaciendo siquiera, hyung?

— ¿Lo vas a hacer mejor? — Seokjin respondió y el menor asintió. Rudo y a su vez demasiado adorable según lo que pensaba Namjoon.

La vista del alfa pelinegro no lo engañaba, el otro quería follar a Jin, tener el sexo casual destinado para ese encuentro y estaba seguro que lo cumpliría, pero ese alfa no sabía cómo follar simplemente. Los movimientos de sus caderas aunque salvaje, hacían el amor con fuerza en cada una de sus embestidas.

Seokjin gemía relamiendo sus labios mientras admiraba las rubias hebras por momento pegarse en la frente contraria. No era falso como llegó a hacer en otros encuentros, de ninguna manera, pero Namjoon sabía que sus gemidos podías ser más fuerte. Observaba el rostro de su compañero y casi se rió cuando este de repente lo miró directamente y le guiñó un ojo.

Diosa Luna, Namjoon lo amaba mucho.

— Jungkookie… — Jadeó, levantando las piernas hasta que el nombrado captara la indirecta y enganchara sus brazos debajo de ellas, elevando los muslos de Seokjin, inclinando su trasero hacia arriba también. — Lo estás haciendo tan bien, ¿se siente bien?

— Por supuesto, ¿qué, ah, qué puedo hacer? ¿Qué necesitas, bebé?

Namjoon debería estar sonriendo para sí mismo ante el apodo. En cambio, su erección se sacudió en sus pantalones de chándal.

— Más fuerte y fóllame un poco… arriba, así, oh. Sigue haciéndolo así, ¿de acuerdo? Quiero tu nudo pronto. — Gimió aferrándose a las sábanas.

— Joder. — Maldijo Jungkook y Namjoon lo sintió.

Vagamente recordaba su primera vez con un omega, el calor y la humedad, los instintos gritando para enterrar su nudo lo más profundo posible. Estaba seguro de que Jungkook tenía más autocontrol que lo que él tuvo en su momento, pero ese impulso nunca desaparecía del todo.

El rubio se cogía a Seokjin así, húmedo y ruidoso, acompañado de su respiración agitada, por los jadeos y gemidos del mayor, los gemidos más suaves y abrumados de Jungkook. El castaño no tardó mucho en ponerse mucho más ruidoso y Namjoon se dio cuenta de que el menor debía estarle golpeando su próstata en ese momento.

— No pares, — jadeó Seokjin.

— Joder, estás seguro, es... mi nudo, tengo que...

— No te atrevas a parar. — Advirtió Jin y en ese tono de voz, el pelinegro sabía que Jungkook no tenía más remedio que obedecer. — Necesito tu nudo, Jungkookie. Puedo aceptarlo, lo quiero, quiero que me llenes con tu venida, ¿de acuerdo?

— Oh mierda, sí, está bien. — Exhaló Jungkook disfrutando de lo desinhibido y directo que era ese omega que no intentaba ser dulce o simplemente callaba dejando que él hiciera todo el trabajo. Nunca llegó al final con alguno, pero lo que vivió nunca lo excitó de ese modo, ni las experiencias escuchadas, ni el propio porno que miraba en donde jamás escogía la categoría alfa-omega.

Con las piernas de Seokjin casi sobre los hombros de Jungkook, Namjoon pudo ver la base hinchada del miembro de Jungkook, podía mirar cómo el agujero del omega se estiraba para acomodarlo, dejando entrar al menor.

— Joder, bebé, estás tan apretado. — Gruñó Jungkook, moviendo profundamente sus caderas, extendiendo sus dedos alrededor de la erección contraria. — Puedo sentirte brotando y apretando alrededor de mi nudo, ¿te gusta tanto?

— Sí, mierda sí, — jadeó.

Echaba la cabeza hacia atrás, las manos agarrando las sábanas, la garganta reluciente de sudor. Lucía impresionante de una manera que Namjoon no apreciaba del todo cuando estaba su propio nudo siendo ordeñado por el apretado trasero de su pareja. Namjoon gruñó esta vez y Jin abrió los ojos, dándole una sonrisa vaga.

— Jungkook — llamó — ¿vas a venirte dentro de mí ahora? ¿Me llenarás?

— Quiero que te vengas a mi polla primero. — La voz de Jungkook era casi un quejido, el otro alfa observaba y daba cuenta de los mensajes corporales de Jin; respiración entrecortada, pecho agitado, los dedos de los pies doblados. La mano de Jungkook se aceleraba entre ellos, y Namjoon juraba que lo sintió en sus entrañas cuando Seokjin llegó con un gemido prolongado.

Jungkook se vino casi inmediatamente después con otro gemido, las caderas girando en un movimiento lento mientras trabaja su nudo dentro del mayor. El omega se estremecía con las réplicas de su orgasmo, el menor bajó las piernas, se inclinó sobre el cuerpo para acariciar su cuello.

Algo en la forma en que Jungkook buscaba afecto a medida que bajan de sus orgasmos golpeó a Namjoon como necesitado. No lo hacía sentir celos sino deseos de estar en la cama con ellos, dándoles consuelo a ambos.

Y luego, una parte más profunda y culpable de él quería desesperadamente quitarle la semilla del rubio a su pareja, reemplazarla con la suya propia.

— Joonie. — Llamó su compañero con voz ronca y vergonzosamente, el pene de Namjoon se contrajo. — Ven aquí. Jungkookie, ¿está bien si viene?

Jungkook tarareó acariciando la garganta de Seokjin. Hubo un estallido de olor, pero sorprendentemente, no era del omega. Namjoon estaba honestamente sorprendido de que le hubiera tomado tanto tiempo darse cuenta.

Se levantó y movió hacia la cama, acariciando con una mano la espalda sudorosa de Jungkook. Luego ascendió para darle un fuerte apretón en la parte posterior de su cuello. El menor gimió y los ojos de Seokjin se agrandaron.

— Jungkook, ¿estás entrando en rutina?

Jungkook exhalaba un suspiro. Sus caderas se movían y Namjoon no pudo evitar mirar su trasero, el músculo perfectamente formado de su cuerpo.

— Es solo precalentamiento, no rutina, lo prometo. No pensé que me afectaría tanto. — Se aseguró de responder.

— Deberías habernos dicho, cariño. Namjoonie se vuelve muy sensible y emocional antes de su rutina, ¿eres igual?

— Um, perdón.— Dijo Namjoon, pero Seokjin le lanzó una mirada que decía cállate .

— No lo sé, no me siento mal ni nada. Simplemente hueles tan, tan bien. Namjoon hyung huele bien también que mi interior está en una fiesta privada. ¿Puedo quedarme en la cama cuando te folle? — Seokjin soltó una carcajada.

— Yo... no veo por qué no. ¿Estás de acuerdo con eso? — indagó dirigiéndose a Namjoon ahora, su rostro lleno de preocupación.

— Estoy realmente de acuerdo con eso. Por alguna razón, no están irritando mis instintos en absoluto. — Admitió sin notar como el ceño de Jin se arrugó sorprendido.

— Es porque me encuentras realmente lindo, hyung.

Sonrió el menor divertido con una sonrisa descarada y Namjoon apretó la parte posterior de su cuello nuevamente, sorprendiéndose cuando el menú no se quedó atrás y luchó por el dominio, presionando su cuello del mismo modo. Observaba los labios de Jungkook abrirse con un suave sonido antes de volverse no dócil, pero sí relajado.

— ¿Cómo está tu nudo?

— Ya casi estamos listos. — Respondió Jungkook, moviendo las caderas de nuevo. Jadeó de repente y levantó la cabeza del hombro de Seokjin. — Apretar así me va a poner duro de nuevo, para que lo sepas.

— Ups. — Jin estaba sin un solo rastro de remordimiento. Namjoon se rió y luego se desnudó.

Cuando el nudo del rubio finalmente se había encogido lo suficiente como para que se separara, Namjoon consultó con su compañero para obtener permiso y luego empujó hacia adentro en cuanto salió el menor. Inmediatamente pudo sentir cuán húmedo estaba y sus instintos se encendieron, el placer se acumulaba mucho más rápido de lo normal cuando comenzó a empujar.

— Eso es, muy bien. — Suspiró Seokjin, acariciando distraídamente su propi miembro, con las piernas abiertas mientras el alfa le hacía el amor. Jungkook los observaba con ojos soñolientos pero interesados, su olor todavía era lo suficientemente denso que en algún lugar de su mente Namjoon se preocupa por despertarse en la mañana con un alfa en plena rutina. Pero se ocuparía de eso si sucedía.

Cuando el pelinegro se inclinó para besar a su omega, ambos miraron hacia el lado, notando como el contrario los miraba relamiéndose los labios. Jin fue el primero en elevar sus labios para que pudiera besarlo, acariciando su cabello, guiando luego a esos dos alfas para que volvieran a besarse, escuchándolos gemir bajo con tan poco.

El sueño de Jungkook se disipó un poco, se arrodilló para tener mejor acceso a la boca del otro alfa mientras este movía sus caderas contra Seokjin. Nunca había estado con un alfa, ni siquiera besado, así que para el rubio era una sensación demasiado diferente. Ese contraste que en una misma cama y noche experimentaba era exquisito.

Su mano se ubicó en la espalda de un Namjoon que se separó de aquel beso solo para mirarlo cuando tomara su mano con la suya y la desplazara más abajo. Jungkook ensanchó los ojos sorprendido, pero anhelante, como si no estuviera creyéndose eso. Pudo sentir las nalgas de aquel alfa e incluso este guió un dedo la entrada que profanó. Uno solo, pero era más que suficiente para que los tres gimieran por igual mientras Namjoon acariciaba y le hacía el amor a su omega, mientras ellos se besaban con dominancia.

Namjoon no tarda en llegar, desde que ha sido duro. Empujó su nudo profundamente y se meneó, sintiendo el apretón y el aleteo de Seokjin provocando su propio orgasmo, viniendo por segunda vez esa noche. Jungkook besó su mandíbula, acaricia su cabello, la risa de Jin era hermosa y sin aliento.

— Me imaginé que esto sería mucho más perverso. ¿Cómo terminamos con un pequeño alfa cariñoso? — Preguntó enternecido cuando el menor cayó en la cama casi súbitamente adormilado.

Jungkook hizo pucheros y pellizcó uno de los pezones de Seokjin logrando que este se apretara alrededor del nudo de Namjoon. Algo excitante e interesante .

— Perdón por no llamarte más Namjoon-hyung. Pero estoy muy contento de que me hayas invitado. — Jungkook suspiró felizmente. — Te sentiste jodidamente increíble alrededor de mi nudo.

— Gracias. — Agradeció el mayor de todos con una sonrisa, estirando la mano para acariciar el cabello de Jungkook. — ¿Te sientes lo suficientemente bien como para ir a buscar un poco de agua, Jungkookie?

— ¡Sí, por supuesto! Vuelvo enseguida.— Jungkook se bajó de la cama y salió de la habitación con el trasero desnudo, Namjoon y Seokjin lo miraron con cariño, algo que ya no tenía una gota de lascivia o pensamientos impuros pese a su desnudez.

El castaño finalmente miró a Namjoon, su sonrisa lucía más engreída. El alfa se inclinó para besarlo.

— ¿Esto todavía está bien para ti? Sé que no es exactamente de lo que hablamos. — Espetó bajo Jin.

— Fue mejor. — Dijo Namjoon con sinceridad. — Pero no puedo prometerle que si entra en estro frente a mí no intentaré follar con él, amor. Tampoco sé si puede resistirme a la idea de ser follado por ustedes dos.

Seokjin se apretó alrededor de su miembro de nuevo. Otra reacción interesante .

— Nos ocuparemos de eso cuando suceda, ¿de acuerdo? Quiero decir, si a él le gusta, y tengo la sensación de que podría estar interesado lo vi en su mirada…

— Ah, cállate, me vas a matar. — Namjoon gimió, besando a Seokjin de nuevo, este se rió contra su boca mientras el menor llegaba con agua para todos y el pelinegro salía de su pareja. Bebieron juntos y del mismo modo los tres se acostaron en la cama, compartiendo besos separados y por último, uno muy casto donde las tres bocas se unieron. — Buenas noches.

Feb. 7, 2021, 3:26 p.m. 1 Report Embed Follow story
6
The End

Meet the author

Miris Roro YOUTUBE: www.youtube.com/MirisRoro ••• Instagram & Twitter: @MirisRoro ••• Todas mis obras están registradas en USCO y Safe Creative. www.safecreative.org/user/Mirisroro Wattpad: https://my.w.tt/EwPp1W0Dmab 🇨🇺🇪🇸🇺🇸🇩🇪🇧🇷 🇮🇹 🇰🇷 📝 Escritora amateur & lectora empedernida. 🌎 Los idiomas y los viajes son mi debilidad. 💬✈️ 💜 No aceptó adaptaciones. 🙅🏾♀️ Saludos 💋 ©️MirisRoro

Comment something

Post!
Ar  Ar
Woooow
February 17, 2021, 19:18
~