xxpjmyg xxpjmyg

Donde Min Yoongi es el papi de Min Jimin. →Yoonmin → One-shot → smut. →Fanfic y Portada creada por: @xpjmygg Encuéntrame en Wattpad como @xpjmygg


Fanfiction For over 18 only.

#bts #smut #roles #erótico #suga #yoongi #jimin #ym #yoonmin #oneshot #interactive
1 / 1 CHAPTERS Interactive story
12
275 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

único.

Donde Min Yoongi es el papi de Min Jimin.

A veces cachaba a su papá viéndolo de manera indecente por decirlo así, pero cuando se daba cuenta de lo que estaba haciendo rápido apartaba la mirada, si su papá lo deseaba por qué no simplemente lo tomaba como él quisiera, y es que no se quejaría si lo hiciera, su papá está muy bien conservado a los 35 años y aún la edad no le hacía factura, tiene un cuerpo para chuparse los dedos, espalda ancha con pectorales trabajados, mandíbula afilada, manos grandes y venosas, unos brazos fuertes que con ellos te podría asfixiar, labios ni muy grandes ni muy delgados, ojos rasgados que te podría atravesar el alma, una sonrisa tan más preciosa y una pequeña nariz de botón. Su cara y cuerpo estaban hechos por el mismo Dios. El sueño de todos.

—Bebé, regresaré del trabajo tarde, cualquier cosa me llamas— Le decía apresurado su papá acomodándose su traje y despidiéndose de el con un beso en la mejilla.

—Si papá, nos vemos— Cuando Yoongi se volteó para salir de su casa Jimin se tocó la mejilla dónde su papá le había besado, sentía maripositas en su pancita y estaba hasta las nubes. Estaba muy enamorado de Min Yoongi. Eran las 10 de la mañana cuando se fue su padre, así que aprovecharía hacer de comer y luego vería con que mataba el tiempo hasta que llegara para poder cenar juntos.

Checó en el reloj de la sala dando las 10:30 pm y aún su papá no regresaba cuando esté llegaba normalmente a las 9:00 o 9:30 a lo mucho. Ya había comido, había visto un maratón de película, adelantar en cosas de su trabajo y todo pero Yoongi aún no llegaba a casa.

Se fue a recostar a su recámara pensando en si cenaba él solito o lo esperaba un poquito más, amaba tanto a su papá, todo el día estaba en su mente y si no, en sus sueños más candentes, quería que su papá lo jodiera, quería sentir a un hombre con una polla grande joderlo y que lo supiera mover bien no a niñatos que se creían unos jodidos expertos en la hora del sexo.

Una vez sin querer había entrado a la recámara de su papá y este estaba saliendo de bañarse con una toalla enrollada a su cadera y vaya que no pudo evitar dar una miradita y no había nada chiquito remarcado en esa toalla, podía así con tan solo calcular que este era como de unos 18 cm aproximadamente, apretaba las piernas juntas de tan solo imaginarlo en su boca.

Al volver a la realidad se dio cuenta de que tenía una incomodidad entre las piernas, una erección por él, así que se masturbaría en honor a su lindo y grandote papá.

Se bajó el pantalón junto con sus pequeñas bragas de encaje, las amaba, desde que las había visto en una tienda de ropas interiores no pudo evitar comprarlas, tenía un montón de estas guardadas en su cajón, amaba como se veían en él.

Pasaba sus manos por todo su torso aún con la camiseta puesta paró en sus pequeños botones cafés que se remarcaban a través de la camiseta, los pellizco cada uno y los masajeó para aliviar el pequeño ardor de sus pezones, bajó su mano a su erección goteante, un gemido de placer se le salió nada más al tocar su polla, estaba muy sensible. Pasó sus dedos por el preseminal que salía de este y embarró su polla de este líquido, con su mano encerró en un puño su miembro moviéndolo de arriba hacia abajo, con la otra mano disponible agarró sus bolas llenas de semen y empezó a jalarlas para después apretarlas despacio para una más estimulación, con el pasar de los minutos la masturbación era más rápida y se podía escuchar por toda la habitación sonidos de como rebotaban y se estrellaban las bolas de Jimin en su parte baja. Necesitaba más, sabía que se vendría pronto así que se puso en cuatro y chupó tres de sus dedos hasta llenarlos de saliva y tantearse la entrada, una vez localizada comenzó a toquetear por encima de su agujero para de ahí meterse los dos dedos de una y mover los dedos en tijeras para poder expandirse más y que el tercer dedo estuviera también dentro de él.

—¡Mmgh!— Un gemido se le salió al sentir como los tres dedos ya estaban dentro de él, empezó a penetrarse con estos, se dejó caer en la cama alzando su cadera con el culo en el aire y la cara pegada al colchón para tener acceso con la otra mano a su polla y la jalaba con rapidez, sentía las convulsiones aproximarse, al rozarse con sus dedos en su punto vio estrellitas y su orgasmo estalló, blancas tiras salían de su polla manchando todo a su paso. Se quedó inconsciente por unos segundos. Sacó sus dedos de la entrada y su otra mano de su polla, tenía en su abdomen y mano llena de su semen, la miró y procedió a limpiársela chupando cada dedo de su orgasmo y palma sin dejar ningún rastro de esta esencia saboreando su dulce sabor imaginando que una persona en específico lo limpiaba con su boca, ya limpia quedó en los brazos de morfeo por el cansancio.

Sin haberse percatado que la puerta de su habitación no estaba del todo cerrada y de una pequeña franja de espacio unos ojos chismosos observaban toda la escena ocurrida hace unos minutos con una mano acomodándose la creciente erección que se había formado al ver a su pequeño.

Al día siguiente cuando despertó observó que aún era temprano las 8:30 am marcaba el reloj de su cómoda por lo tanto alcanzaría a hacerle un desayuno a los dos antes de que su papá se fuera al trabajo, pobrecito de seguro habrá llegado muy tarde y se fue directo a su cama que ni un besito en la frente de buenas noches le pudo dar pero mientras se iría a dar un baño para quitarse lo sudado de la noche anterior, agradecía que su papá no hubiera llegado antes, si no hubiera muerto de vergüenza que lo viera en esa situación aunque también sería un poco excitante que lo observara.

Al terminar su baño, sacó de sus cajones unas bragas azules, un short de gamuza, una camiseta blanca junto con unas medias largas azules con blanco hasta un poco más arriba de la rodilla, se echó su perfume con olor a bebé, con los dedos se acomodó el cabello y una pequeñita sorpresa estaba dentro de él. Viendo que ya eran las 10:00 am se apresuró a checar si su papá seguía en la cama como vio que aún seguía enrollado en sus sábanas bajo las escaleras rápido y se fue directo a la cocina.

Jimin estaba por finalizar el desayuno, había hecho un jugo de naranja, pan tostado con mermelada de fresa y ahora estaba haciendo unos huevos a la mexicana. Con una palita movía los huevos en el sartén y sus caderas se movían al ritmo de la música.

—Vaya, sí que son buenos días pequeño— Una voz ronca se alzaba por detrás de su espalda sacándole un grito de espanto.

—¡Yoon...Papá! Me asustaste— con una mano se tocó el pecho justo donde estaba el corazón y se dio la vuelta observándolo. Joder, casi la cagaba. ¡Oh! Vaya, si eran buenos días, estaba sin camisa, su pecho lampiño y blanco resaltaba con la luz mañanera, los pantalones los traía por debajo de sus caderas. Una pequeña uve se remarcaba en ese abdomen junto con el cabello revuelto de apenas levantarse, él podría tan solo dejarse caer y suplicarle que le dejara probarlo, solo un poco, pero pedirle eso sería un poco demasiado para él.

Terminaría con el desayuno y empezaría con el plan de seducción y Yoongi caería redontito.

Yoongi le dio una sonrisa de lado. Vaya que Yoongi estaba igual que Jimin. Esos gruesos muslos cubiertos por unas medias incitándolo a bajar esas medias con los dientes, morder cada muslo y dejar su marca en ellos, en ese short tan apretado a la cintura hacía que su culo se viera más grande y apetitoso, sus manos manos remarcadas ahí se verían excelente, esa pequeña cintura que le encanta enrollar su brazo en ella y que decir de su carita, su mayor perdición, unos labios que merecían ser besados y adorados para siempre, su pequeñita nariz de botón y unos ojos cafés claros tan preciosos lo miraban en este momento.

—Te preparé el desayuno— dijo una vez que el desayuno estaba listos prosiguió a poner todo en dos platos y los llevó al comedor. —Solo faltan los vasos y las cucharas.

—Te ayudaré, iré por los vasos— informó Yoongi.

Así que tendría que ir por las cucharas y estás estaban cerca de donde se guardaban los vasos, empezaba el plan, ojalá que Yoongi no lo echara de casa después de esto.

Yoongi se encontraba sacando los vasos, dio una mirada rápida hacia Jimin. Este iba hacía el cajón de las cucharas por lo tanto supuso que le daría la vuelta para poder agarrarlas ya que estás se encontraban de lado izquierdo de donde se encontraba Yoongi, pero vaya sorpresa. Jimin aprovechó que había un hueco entre el mueble y Yoongi. Un espacio considerable para poder meterse en el hueco que había. Aprovechó que Yoongi estaba buscando los vasos de plástico para restregar su trasero al miembro por ahora dormido de su papá. Rozaba su trasero sin querer a la pelvis mientras caminaba hacia el cajón de las cucharas. Sacó las cucharas como pudo sin despegarse del cuerpo de su Yoongi.

Yoongi apoyó sus manos en el mueble, sus nudillos tornándose blancos por la fuerza ejercida observando hacia abajo viendo como su bebé aún se restregaba en el a pesar de que las cucharas las tenía ya en la mano. Un repentino recuerdo llegó a él. Recordando lo que sus ojos observaron en la noche del día anterior. Jimin tocándose y metiendo sus deditos dentro de él, en sus pequeños ojitos que se ponían por momentos blancos, la manera en que su magnífico cuerpo se arqueaba al recibir su tan deseado orgasmo y su mano jalando más rápido a cada momento su polla para vaciarse y que escurriera en sus dedos junto a la colcha y en la forma en que chupó su mano retirando y borrando cada rastro de su semen. Él podría haber entrado y follarlo de la manera en que Jimin quisiera, pero había optado mejor en ser un espectador por ahora, viendo como Jimin se autocomplacía. Tal vez pronto podría ser más que solo un espectador y ahora él lograría darle el placer querido.

—Jimin— carraspeó Yoongi con la voz un poco ronca y una pizca de pánico al sentir como su polla se levantaba al sentir el trasero de su bebé y por el recuerdo de ayer.

—¿Si?— se hizo el desentendido volteando un poco el cuello y alzar la cabeza para observar mejor a Yoongi pero sin dejar de mover las caderas de un lado a otro para luego recargarse en su papá.

—Olvídalo, vamos a desayunar— se separó de Jimin y tomó su mano jalándolo para que se sentarán en las sillas, jimin dejó salir una pequeña risa.

Una vez terminado su desayuno aún sentía como el pie de Jimin le acariciaba la pierna de él, arriba y abajo y con una de sus pequeñas manos acariciando el muslo de Yoongi. Al principio creyó que era algo normal ya que Jimin es muy empalagoso con él, pero sin duda se equivocaba al ver que su manita se escabullía a dirección de su entrepierna. Dio un respingón al sentir como uno de los dedos de Jimin acariciaba por encima del pantalón el bulto que aún se mantenía parado desde hace rato.

Sacó la mano de Jimin de donde estaba y la puso en la mesa —¿Qué estás haciendo Jimin? No puedes simplemente poner tu mano en esas partes, soy tu padre. — le regañó Yoongi sonrojado pero el bulto se había hecho más grande.

Antes de que Yoongi se parara del asiento recorrió los platos alejados de ellos para que estos no estorbaran para lo que haría en este momento, joder era su única oportunidad.

Al momento de terminar de mover los platos avanzó hasta la silla de Yoongi y se dejó caer en el regazo de este con las piernas de cada lado de los muslos de su Papi Min. —Por favor, déjame tocarte— rogó y puso sus manos en los hombros de este y sintiendo como la polla de su papi se clavaba un poco en su culo.

Yoongi estaba en shock y con un toque de euforia, admitía que Jimin le atraía un montón, pero se negó a qué fuera más allá de esos sentimientos. Jimin aprovecho de que Yoongi estaba en otro mundo para empezar a darle besitos por todo su cuello, recorriendo sus manos por todo el torso desnudo.

Yoongi reaccionó sosteniendo y apartando las manos de Jimin de su toso ya que estas se aproximaban al elástico de su pantalón, pero sin llegar a bajarlo de su regazo. —Esto no es una jodida broma, soy tú padre, lo sabes y yo...

Jimin quitó el agarre de Yoongi de sus muñecas ahora ubicando las manos de este en sus caderas.

—Para mí no es ninguna broma. Sabes que solo el nombre de Papi te lo digo porque estoy acostumbrado, pero no hay ni un lazo que nos una y lo sabes Yoon. — le dio una sonrisa coqueta y prosiguió a subir los besos por la perfilada mandíbula de este. Yoongi apretó sus caderas.

—Sé que lo has querido, te he visto viendo mi cuerpo, he visto tus ojos deseándome, pude verlo hoy cuando me di la vuelta y me viste en ese pequeño short y las mallas, vi como tus ojos me recorrieron completo, querías arrancar esas mallas y morder mis muslos ¿No es así? No te detengas, llevo deseando esto por años, déjame hacerte sentir bien, déjame complacerte, seré todo tuyo, siempre te he pertenecido— Susurraba Jimin suavemente en la oreja de este mordiendo de forma lenta y provocativa el lóbulo de Yoongi.

Jimin observó como los ojos de Yoongi pasaban de tener arrepentimiento a un brillo lujurioso, observando cómo liberaba las cadenas de un león hambriento, hambriento por él.

Las manos de Yoongi bajaron de las caderas de Jimin a su culo bien formado, amasando y apretando, sintiendo con las yemas de los dedos rozaba algo duro donde debía de estar la abertura de Jimin pero no le tomó tanta importancia.

—Joder— dejó salir un gemido, por fin tendría a tremendo hombre como su Papá. Juntaron sus labios, un beso hambriento, sus labios encajaban como las piezas de un rompecabezas. Como si se pertenecieran desde hace mucho. Jimin se sentía en el cielo y Yoongi a pesar de que esto estaba mal no podría seguir negando y reteniendo lo que quería hacer con su bebé.

—A tú cuarto ahora— ordenó Yoongi alzando a Jimin para que este enrollara sus piernas en sus caderas y no sé cayera.

Sucedería ahora, era lo único que pensaba Jimin. Cualquier emoción positiva que pudiera haber Jimin las estaba experimentando en ese preciso momento.

Ya en la recámara de su Papá, este se dejo caer a la cama junto con Jimin encima de él. Yoongi pasó sus dedos por las pequeñas protuberancias remarcadas en la camiseta de Jimin, aún con esta puesta los apretó a su gusto, pequeños quejidos de dolor combinados de placer surgían desde las profundidades de Jimin, esto se sentía tan bien.

Yoongi miraba a su bebé con un brillo en los ojos de lujuria combinada con amor. —Yo... vi lo que hiciste— tartamudeo un poco con las mejillas más rojas que una manzana.

—¿Ah? ¿Haciendo qué? — preguntó confundido Jimin moliendo las caderas queriendo sentir más de su Yoongi.

—Sé que está mal observarte de esa forma, La puerta estaba entre abierta. Iba a dejarte un beso de buenas noches, pero no te encontré dormido como la mayoría de veces más bien te vi a ti masturbándote, chupando tus dedos llenos de tu esencia, viendo como tú agujero se tragaba tus dedos, y luego gemiste mi nombre. No pude apartar mis ojos de ti. Tan solo quería entrar y joderte yo mismo, dándote lo que necesitabas en ese momento. Te deseo tanto—.

Ahora las mejillas sonrojadas eran de Jimin. Vergüenza experimentaba ahora. Su Papi lo había visto cuando creyó que había cerrado la puerta bien —Yo hubiera dado todo porque entrarás y me follaras ahí mismo Papi, deseo que me folles que explores mi cuerpo a tu antojo, deseo que me devores todos los días y sobre todo deseo que me ames y mucho. Ahora todo lo que quisimos y deseamos está a punto de suceder—.

Jimin salió del regazo de su papá, acostándose a lado de este. Con la cabeza dando a los pies de Yoongi y su culo cerca de la disposición de las manos de Yoongi. Alzó su culo aún con los shorts puestos dándole a entender a su papá que la hora del juego comenzaba a partir de ahora.

Yoongi se bajó rápidamente su pantalón para proseguir a quitar los shorts pequeños de Jimin, viendo como estos iban descubriendo unas bragitas azules que apenas y cubrían su culo entero.

—Bonitas— Dio un beso en cada glúteo cubierto aún por las bragas. Jimin soltó un pequeño suspiro.

Empezó acariciarme con sus venosas manos mi trasero aún con mis bragas azules subía sus manos a mi espalda pasando estas de abajo para arriba, paró donde estaban mis glúteos y dio un pequeño apretón, por inercia alcé el trasero para que mi papi agarrara más de mí, empezó a moverlas y dar nalgadas a cada glúteo. Divirtiéndose como estas rebotaban en cada sacudida que me daba Yoongi y adorando como sus manos quedaban marcadas en mí ya colorado trasero.

—Bebé ¿Qué es esto? — Yoongi le dijo con una cara de sorpresa en el momento que bajó las bragas de Jimin a sus muslos y vio una pequeña sorpresa atrapada en sus glúteos, Jimin traía un plug en forma de diamente incrustado en su agujero.

—Se me había olvidado que en la mañana me lo puse, ya sabes, había que estar preparado por si la ocasión se presentaba. — Jimin sonreía con chulería moviendo su traserito de lado a lado.

¡Papi! — gritó Jimin al sentir como Yoongi le apretaba con uno de sus dedos el diamante para que el plug se insertara más.

Retiró de los muslos de Jimin sus bragas para solo quedarse con sus medias hasta las rodillas igual de un lindo color azul con blanco. Pidió a Jimin que se volteara para que quedara de espaldas.

—Tan bonito— Yoongi admiraba la preciosa figura de Jimin pasando sus manos blancas como la leche y con algunas venas resaltando a los bonitos muslos hasta llegar a la polla adolorida de Jimin.

—Todo esto es mío, joder, de lo que me estaba perdiendo— dio un pequeño apretón a la polla de este.

—Siempre he sido tuyo, Papi Min— se sentó en la cama jalando de la nuca a Yoongi y darle un beso de piquito.

Yoongi se separó del pequeño beso y empezó a masturbarle mientras que con una mano encerrada en puño tenía la polla de este y con la otra mano disponible tanteaba la entrada aún con el plug anal de Jimin.

—En cuatro, bebé— demandó Yoongi.

Acatada la orden de Yoongi sacó el plug dentro de él. Un ¡pop! sonó al retirar este juguete. Pidió que Jimin chupara tres de sus dedos, ya llenos de saliva acarició la pequeña y arrugada entrada. De golpe metió sus tres dedos hasta tocar con sus nudillos la piel de Jimin.

Largos gemidos salían sin el permiso de Jimin se deshacía de puro placer al sentir los dedos largos y blanquecinos de su papi dentro de sus paredes acariciándolo, si así se sentía con sus dedos ya se imaginaba cuando la polla de Yoongi estuviera dentro de él.

Yoongi daba embestidas con sus dedos curvándolos para acariciar las paredes calientes internas de su preciado bebé. Una vez visto que la entrada de Jimin se expandió más se sacó su polla de sus bóxers para pasarla por los redondos y apetitosos glúteos de Jimin.

Paró su polla en la entrada de Jimin. Con una mano se la llevó a la boca llenándola de saliva para cubrir su pene de algo líquido y no causarle dolor a Jimin, ya embarrada de su saliva, dio pequeñas cachetadas a la entrada de este y comenzó a entrar en él. Una vez adentro empezó a dar unas pequeñas embestidas para que se acostumbrara a su polla.

—Más rápido, estoy listo— decía Jimin mientras movía sus caderas adelante y atrás para iniciar con embestidas más fuertes.

—mghh— gemía Jimin con los bruscos movimientos de su papi, este le agarraba de las caderas para poder impulsarse más, se sentía tan lleno con la polla de Yoongi dentro de él.

Golpes de piel con piel se escuchaba por toda la recámara, Yoongi le estaba maltratando su entrada de una manera magnífica, los sueños que tuvo con este no era nada comparado a la realidad.

En una de las embestidas la polla de Yoongi llegó a rozarle su próstata.

—¡Ahí! Por favor— Jimin rogaba por que volviera a rozarle su entrada de nuevo.

Yoongi comprendió que había tocado la próstata de Jimin así que volvió a golpear ese punto repetidas veces. A Jimin se le blanquearon los ojos por la cantidad de placer que estaba sintiendo y pequeños hilos de saliva se escurrían de su boca. Jimin jalaba su polla masturbándose para llegar a correrse.

—Me voy a venir ¡mghh!—

—Aguanta un poco más mi amor— retiró la mano de Jimin de su polla y tapó con uno de sus dedos la ranura de este impidiendo su orgasmo. Mientras daba otros fuertes empujes hacía Jimin.

Una vez que Yoongi sintió su orgasmo aproximarse dejó libre la polla de Jimin para empezar a volver a estimularla de nuevo.

Jimin vio estrellitas una vez que su orgasmo llegó, sus sentidos se le apagaron y a lo lejos escuchó como un gruñido salía de los labios de su acompañante y se vaciaba dentro de sus paredes. El mejor orgasmo que ha tenido sin duda.

Una vez con los sentidos funciónando sintió como el semen de su Yoongi se escurría por sus muslos hasta perderse en las medias. Notó como su orgasmo estaba manchado las sábanas de la cama.

Ya fuera de Jimin, Yoongi se tiró acostarse a la cama de su lindo bebito y le jaló el brazo a Jimin para que quedara recostado en su pecho. Este se acomodó de manera que su cabeza estuviera en el cuello de Yoongi y sus piernas entrelazadas con las de él.

—Estuvo magnífico— dijo Jimin con sus ojitos brillosos repartiendo tiernos besitos por el cuello de Yoongi.

—Sin duda lo fue pequeño— dijo para luego dejarle un beso en la cabeza a Jimin.

Después de media hora que estuvieron hablando quedaron dormidos en los brazos de Morfeo.

Los juegos de roles le encantan a la pareja de esposos Min, desde que descubrieron todo tipo de roles y fetiches que existen y compartían decidieron empezar a emplearlos cada día y hoy sin duda no fue la excepción. Hoy se cumplía una de su lista de juegos. Donde Min Yoongi fue el papi de Min Jimin.

fin.

Feb. 4, 2021, 12:15 a.m. 1 Report Embed Follow story
3
The End

Meet the author

xxpjmyg Aquí subo adaptaciones y mis propios fanfic hechos al yoonmin u otro shipp. También me encuentro en W*ttpad: https://www.wattpad.com/user/xpjmygg

Comment something

Post!
LA Lucia Aparicio
jajsjsasaj alto final inesperado
February 17, 2021, 18:44
~