karumen Karumen Shiro

Universo Brac. 01 Saga. Manada Brac. 01 Autor. Lynn Hagen. Maverick Brac ha formado su propia manada, llamada “Manada Brac”. Con catorce miembros bajo su mando, todos ellos tienen una cosa en común, su preferencia por los hombres. Cecil Walter está viviendo una vida que no le desearía ni a su peor enemigo, está en una relación abusiva con su pareja de la que no puede salir. Alejándose de los problemas de la manada y de su migraña, Maverick es indulgente con su único amor secreto el té Chai. Mientras estaba en la cafetería tratando de olvidar que el mundo existe durante cinco minutos, Maverick descubre lo que nunca se imaginó tener, a su pareja, a su muy humana pareja. Solo tendrá que rescatar a Cecil de su abusivo novio y descubrir quién en su manada trata de tomar la vida de Cecil, con esto Maverick tiene su tarea muy clara, pero su mayor reto será lograr que Cecil salga de su caparazón y vuelva a ser el hombre que una vez fue.


Erotica For over 18 only.

#Lobos #Shifter #Homoerotico #Homosexual #LGTB+ # #Romance #Drama
1
369 VIEWS
In progress - New chapter Every Friday
reading time
AA Share

Capitulo 1

Maverick Brac estaba sentado ante la mesa de la cocina viendo su botella de cerveza medio vacía. En días como este donde quería dejarlo todo, prefería alejarse. Sin importar que él fuera el Alfa y que tenía una manada que dependía de él. Algunos días odiaba esa dependencia. Tenía que pensar qué hacer acerca de la manada del Este. Suspiró fuerte, viendo la botella entre sus dedos.


—Hey, jefe. ¿Qué te sucede? —Kota, su beta se sentó en la silla frente a él.


—El jodido Jackson de nuevo. El tipo debe desear morir. Nadie en su sano juicio entra en mi territorio, dejando el olor de su marca por todo el maldito lugar. —Maverick se tomó el resto de su cerveza, dejando la botella en la mesa un poco más fuerte de lo necesario.


—Sabes que lo hace solo para irritarte. Él no es tan estúpido para realmente entrar en la ciudad, ni siquiera en los alrededores. Nosotros lo atraparíamos.


La cosa loca era que Jackson era un tonto cobarde. Él provocaba a la manada Brac con tonterías, sin intención real de invadir su territorio. Eso era una pérdida de tiempo y esfuerzo. Maverick debería matarlo y terminar con eso.


—Ve a la ciudad. La cafetería es un buen lugar para relajarse. Levántate y no te preocupes. Me encargaré de las cosas mientras estés fuera —Kota ofreció.


Maverick le dio una seria mirada. —Bien, tú puedes tratar con ese lio mientras voy y regreso. Llámame si tu cabeza explota. Aparte de eso déjame en paz. —Necesitaba un cambio. Tratar con las cosas diarias se había vuelto muy aburrido. La chispa se había ido y una vez que se iba ya nada se disfrutaba mucho.


Maverick subió en su motocicleta pensando en lo complicada que se había vuelto su vida desde que decidió formar su propia manada. Su padre pensaba que Maverick podría ser el Alfa y guiar a la manada una vez que él le dejara el liderazgo. Después de todo, Maverick era el más grande lobo Timber, sobrepasando a su padre que solo media dos metros. En su forma de lobo no había quien rivalizara con él.


Él sabía que eso no podría ser, la manada se puso furiosa cuando descubrieron que él era gay y gritaron sus opiniones de mente estrecha a su padre.


Su padre le había asegurado que la manada cambiaria de opinión. Maverick dudaba eso. Así que dejó la manada con su mejor amigo, Kota. Lentamente, con los siglos, los guerreros Timber con la misma preferencia sexual se habían unido hasta que la manada Brac estuvo formada. Hizo a Kota su beta.


Cuando el guerrero, Hawk se les unió, Maverick lo hizo el comandante sobre los otros lobos, llamados centinelas, guardianes de la pareja que Maverick y los otros esperaban un día tener.


Habían pasado tres siglos desde que dejó la manada. Tres siglos y aún no tenía pareja. Maverick suspiró mientras subía a su motocicleta y la encendía, rezando con poder encontrar a quien el destino le tenía asignado pronto. Ellos vivían mil años y el ya no era un jovencito.


Ir hasta la ciudad no le llevó mucho tiempo. Su propiedad estaba en lo profundo del bosque, escondida del camino, pero la ciudad no estaba demasiado lejos. Al entrar al estacionamiento de la cafetería apagó el motor, Maverick esperaba que el destino supiera lo que estaba haciendo porque él estaba realmente cansado de esperar.


Dando su orden, Maverick se dirigió a un sofá de la esquina. Recargó la cabeza en el sofá y cerró los ojos disfrutando la paz. El latido en su cabeza pareció calmarse, la tensión disminuía. Tomó la taza llena de Té Chai. Era un aficionado "de closet" al té. Solo Kota sabía su pequeño secreto. Él sonrió. Si los chicos lo supieran no lo ddejaríanen paz nunca. Saboreando el caliente brebaje, un aroma llegóa su nariz e inhaló profundamente. El aroma a canela y lluvia de verano lo inundó, el aromático olor regresaba sus sentidos a la vida. Maverick abrió los ojos y revisó a los clientes, tratando de encontrar al propietario de ese fuerte olor a especias.


Ahí estaba. Un hombre viendo al mostrador de cristal de los pastelitos, moviéndose de un pie a otro con indecisión. Él tenía el olor que hacía hormiguear su piel. Maverick bajó su té. Viéndolo. Su mirada recorrió el cuerpo del chico. Cabello corto casi a ras color caoba que dejaba al descubierto su delicado cuello, delgada espalda cubierta con una camiseta roja. Jeans azules que se ajustaban en el firme culito y diminutas delgadas piernas. Si ese trasero era una tentación, Maverick podía apostar que el frente eran incluso mejor. Como si le leyera la mente, el chico se giró, viendo directamente a Maverick.


Los ojos de Maverick se abrieron más. El hombre era impactante. Él tenía un desordenado corte de cabello al frente, con fleco que caía sobre su ojo derecho. Sus rasgos faciales eran perfectamente simétricos y tenía un cuello como de cisne, besable y chupable. El chico inclinó la cabeza a un lado como si se estudiaran. El chico con el celestial aroma masculino se giró atendiendo al cajero. Sabía que el chico sintió la atracción, esa era la única razón de que supiera que estaba siendo observado. Maverick jaló su bigote debajo de su labio inferior, esperando a ver si el hombre buscaría un asiento o se iría. Su mirada seguía cada movimiento del chico, hombros levantados, la cintura girada, el trasero de lado.


Él lo quería.


Mío.


* * * * *


Maverick veía como la luz moría en el departamento. Él podía esperar otra media hora antes de ir por su pareja. La urgencia de reclamarlo en el café había sido fuerte. Lo apremiaba a tomar lo que era suyo. Lanzar a su pareja al suelo y joderlo frente a la selección de té, probablemente causaría que lo arrestaran.


Acecharlo era una ruta mucho mejor.


Su pareja era el hombre más hermoso que hubiera visto. Solo su fuerza de voluntad lo detuvo, quería reclamar a su pareja, no causarle un ataque cardiaco. Eso tenía que hacerse bien. Después de lo que pareció una eternidad, Maverick dejó la seguridad de los bosques, usando la sombra de la noche como cubierta, y él se deslizó hacia la puerta trasera. Viendo alrededor deslizó la puerta de vidrio, el ruido apenas podía haberse percibido, incluso por Maverick, debido a sus aumentados sentidos. Siguió el aroma que era fuerte en ese lugar hacia la recamara.


Acostado desnudo con las sabanas rodeando una de sus caderas y las piernas de su pareja. Maverick se quedó de pie por un momento, absorbiendo la hermosa forma. La delgada espalda que en la cafetería estaba cubierta, estaba ahora expuesta para su aprecio. Su mirada bajó hacia a delgada cintura. El hombre era muy pequeño. ¿Cuál sería el nombre de su pareja? ¿Cuáles serían sus pasiones? Maverick quería saber todo de él. Finalmente bajó la mirada a esos dos suaves y redondos globos. Sus caninos dolían por morder, por raspar mientras la lengua lo calmara. Su pene comenzó a pulsar, queriendo enterrarse entre esos dos exquisitos montículos. Caminó tranquilamente hacia la figura dormida y la jaló suavemente. Las sabanas se deslizaron al suelo. Saliva llenaba su boca mientras Maverick se inclinaba y besaba cada nalga. Su pareja gimió. Levantando las caderas.


No siendo capaz de resistirse más, Maverick apartó las nalgas y lavó el centro estrellado. Él lo mordisqueó con la punta de sus colmillos y entonces chupó la marca. Las caderas de su pareja se levantaron más disfrutando la sensación en sus sueños.


La lengua de Maverick se deslizó hacia el colgante saco, chupando una a la vez mientras sus dedos recorrían el pequeño premio rosado.


Pasó su lengua alrededor del agujero y agregó saliva a un segundo dedo. La punta de su lengua lavaba el perineo, amando el hecho de que su pareja estuviera depilado abajo.


—Más —él humano gimió.


Maverick empujó un tercer dedo, estirándolo con sus dedos. Lo mordió juguetonamente mientras se ponía de pie y se desnudaba. La mesita de la noche tenía una botella de lubricante esperando a ser usado. Tomándolo, vertió una generosa cantidad entre sus dedos.


—Sobre tus rodillas— Maverick suavemente ordenó con una hipnótica voz. Mientras no hubiera ruidos repentinos, su pareja seguiría en trance. Esta noche lo marcaría, dejándoles saber que el pequeño chico le pertenecía.


Su pareja se colocó en cuatro patas, separando sus rodillas, ofreciéndose. Maverick pasó su dedo arriba y abajo de la grieta y alrededor del anillo de músculos, asegurando la menor cantidad de resistencia.


Cubrió desde la base a la punta de su pene con el frio lubricante. Colocando la palma entre los omoplatos del humano, tranquilizó a su pareja sometiéndola. Maverick llevó la punta de su pene hacia la apretada abertura y se empujó, deslizándose hasta la raíz. Su mentón tocaba su pecho, sus ojos cerrados mientras respiraba adentro y afuera, previniendo una rápida liberación. Este era su pareja, no solo otro trasero que buscó para joder de forma anónima. Era su pareja.


Cuidado especial tendría que darle solo a este hombre. Podría sacrificar su vida para mantenerlo seguro, para mantenerlo feliz. Su hombre estaba cerca de descubrir lo que implicaba acoplarse con un lobo Timber. Él no iba a querer nada más.


La sensación de la apretada y suave carne aferrándose alrededor de su pene era increíble. Maverick vio hacia abajo para ver a su pene desaparecer una y otra vez. Su pareja levantaba el trasero cuando las bolas de Maverick lo rosaban, el sonido de piel conectando con piel llenaba el cuarto. Líneas firmes, apretado culo y hermoso pene eran el epitome de lo que Maverick pensaba que era el cielo.


Comenzó a empujar su pene más fuerte cuando su liberación estaba cerca, el trasero de su pareja se empujaba cada vez que lo hacia Maverick. Su cabeza cayó hacia adelante mientras sus colmillos se alargaban, sus ojos cambiaron mientras sus garras se extendían.


Maverick enterró sus dientes en la suave y tierna carne. Sus labios crearon succión cuando él bebió como si fuera el más dulce de los vinos, tomando lo que para siempre sería una parte de él a partir de ahora.


Tomó las caderas de su pareja, empujándose con fuerza, mientras jalaba hacia atrás el dulce culo en su pene, castigando el agujerito rosado. Su pareja gritó fuerte mientras Maverick levantaba la cabeza, sangre bajaba por sus colmillos. Sus caderas se empujaban rápido y duro, mientras su semilla bañaba el estrecho canal.


Maverick se inclinó y selló la herida.


—Duerme —murmuró al oído de su pareja.


El hombre instantáneamente se empujó en su almohada, levantando una pierna se quedó dormido. Maverick se vistió, viendo a su pareja dormir. Se inclinó y le dio un ligero beso en la frente. En una voz apenas audible, le dijo —Regresare por ti. —Salió por la puerta trasera hacia el interior de las sombras. Llegando hasta donde había dejado escondida su moto detrás de la maleza, balanceó una pierna y se sentó a horcajadas sobre ella, sacando su teléfono celular del interior de su chaqueta de piel.


—Hawk, necesito un centinela para una tarea de guardia. —Cerró el teléfono y lo guardó en su chaqueta.


Ahora su olor estaría permanentemente en su pareja, cualquier lobo que estuviera cerca detectaría que lo había reclamado. Una pareja de Alfa era una fundamental captura para sus enemigos. Su pareja necesitaba un guardia ahora.


Oyó al centinela aproximarse antes de que pudiera verlo a través de las sombras. Maverick sabía a quién había enviado Hawk.


A Cody. Él era el mejor rastreador de los doce guerreros. Maverick veía el departamento mientras hablaba.— Quiero que vigiles a ese hombre puntualizo hasta que te diga lo contrario.


—Si, Alfa. —Cody contestó brevemente. Sin necesidad de preguntar, hasta donde le concernía al Centinela la orden había sido muy clara.


Maverick encendió la motocicleta y salió al camino. Su pareja era simplemente hermosa. La necesidad de reclamarlo era fuerte pero él sabía que el hombre no estaba listo.


Maverick dirigió la motocicleta hacia el camino de su casa. El mantendría a su pareja vigilada hasta que sintiera que su pareja estaba lista para ser reclamada. Necesitaba elaborar un plan. De algún modo necesitaba presentarse ante su pareja para que pudieran comenzar a ser amigos.


Llevando la motocicleta por el camino de grava, él sabía lo que el necesitaba hacer. Caden era el más joven de los Centinelas. Él podría enviarlo para que se hiciera amigo de su pareja y cuando los dos fueran amigos lo siguiente seria que el centinela lo invitara.


Maverick podría seguir a partir de ahí. Aún no había iniciado el proceso de reclamación. Lo que habían tenido era solo alucinante sexo. Las palabras del antiguo ritual no fueron dichas, pero hasta que su pareja no estuviera lista, Maverick no podía decirlas.


Quitándose el casco cuando llegó a su casa. Maverick buscó al joven lobo. Encontró a Caden en el estudio junto a un par de guerreros.


—A mi oficina, Caden. —Maverick metió los pulgares en sus bolsillos delanteros mientras se alejaba.


Entrando a su oficina, se quitó su chaqueta dejándola en el sofá de cuero. El guerrero entró detrás de él. —Toma asiento, cachorro.


Caden se sentó viendo nervioso alrededor del cuarto. Maverick sabía que él estaba siendo reservado. El cachorro era el más joven de ellos. Caden solo tenía noventa años. Tomaba sus deberes seriamente para un joven de su edad. Una vez que el guerrero estuviera totalmente maduro, sería un buen centinela. Los guerrerosn nacían no se hacían.


—Necesito que te conviertas en el amigo de alguien.


Maverick subió su pie con bota al escritorio. Estudiaba a Caden mientras jalaba su bigote con su labio inferior hacia abajo.


—¿Puedo preguntar de quién?


Maverick se rio. —Sería muy difícil para ti empezar a ser amigo si no sabes de quien.


Limpiándose la garganta, Maverick estiró sus brazos detrás de su cabeza. No quería revelar que había encontrado a su pareja. Aún no. Maverick olvidó por un momento que no estaba solo e imágenes de su pareja llegaron a su mente. La suave y cremosa piel lo llamaba. ¿Cuál era el nombre de su pareja? Maverick estaba muriendo por saberlo.


Estaba haciendo lo correcto, tomárselo lentamente. Tres siglos eran demasiado tiempo de espera solo para precipitarse y enredar las cosas. Había algunas cosas que no estaban a su favor al tratar de reclamar a una pareja humana.


Una, él era un lobo Timber. ¿Qué humano podía aceptar eso? Segundo su estatura. Él media dos metros diez, era malditamente atemorizante para la gente pequeña. Y su pareja era pequeño. Quitando sus manos de detrás de su cabeza, Maverick se inclinó hacia adelante.— Aún no estoy seguro de cuál sea su nombre.


Las cejas de Caden se elevaron, pero el cachorro no preguntó. Sabía que se oía loco pedirle esto al joven.


Maverick sabía que él podría regresar a ese departamento incluso con Cody cuidando a su pareja. La atracción era una fuerza muy poderosa. Podía sentir el olor del humano incluso ahora. Había cosas que necesitaba cuidar antes de regresar a acechar al chico.

Jan. 29, 2021, 5:54 p.m. 0 Report Embed Follow story
0
Read next chapter Capitulo 2

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 1 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!