Short tale
10
593 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

único.

Ahí estaba de nuevo.


Observándose en el gran espejo viendo su cuerpo bajo la camisa blanca de vestir de JungKook, el castaño amaba su figura menos sus piernas. No le gustaba ver las pequeñas estrías en ellas que habían quedado después de haber bajado de peso y tampoco lo largas que eran.


Siempre que se observaba le traían recuerdos de cuando era joven y se burlaban de su peso o por ser muy tímido, horribles recuerdos que quería que se borraran de su mente.


Toco sus piernas delicadamente trazando las pequeñas estrías que habían en ellas mientras hacía un puchero, el sol de el atardecer iluminaba su cuerpo su cabello castaño brillaba como nunca y su piel bronceada lo hacía ver cómo a un ángel, el era un ángel uno muy hermoso a los ojos de JungKook quien era dichoso de poder apreciarlo.


TaeHyung se había perdido observando sus lindas piernas para cualquiera que esté leyendo esto, sin darse cuenta que su novio lo observaba con sus ojos brillar como una linda galaxia. Tanto así que se sobresaltó cuando sintió unos brazos rodeando su fina cintura.


—¿Otra vez viendo tu hermoso cuerpo? —Preguntó el azabache algo muy obvio mientras besaba delicadamente su cuello y parte de su hombro que la camisa dejaba al descubierto.


—Es horrible, ¿Que dices? Solo mira mis piernas —Confundido soltó señalando aquella parte de su cuerpo.


—Amor, tu y yo sabemos que eres hermoso, sin importar las pequeñas estrías que tienes en tus piernas, son parte de ti y de un pasado de donde pudiste salir y seguiste adelante para convertirte en lo que ya eres, eres hermoso y lo mejor que me ha pasado en la vida. Además tus piernas son tan lindas y suaves, creo que casi nadie tiene el anhelo de tener unas así largas y suaves —Dijo el azabache observando al contrario por el espejo —Eres único, mi vida —Beso los labios contrarios siendo correspondido al instante cerrando poco a poco sus ojos.


TaeHyung dándose la vuelta quedado frente a frente colocó sus manos alrededor del cuello de JungKook y seguía el beso lento y con mucho amor que habían formado.


El pelinegro lo tomó por los muslos haciendo que TaeHyung de un pequeño salto enrollando sus piernas largas en la cintura de JungKook, movían sus labios lentamente disfrutando de aquel beso, sus cabezas moviéndose de izquierda a derecha despacio sin nada de prisa.


Sin prisa pero sin pausa.


A pasos lentos camino JungKook dirigiéndose a la camaKingque los esperaba sus rodillas chocaron con el colchón cómodo y suave, colocó a TaeHyung lentamente en la suave superficie separándose por fin del beso haciendo tronar sus labios al separarlos por completo. Abriendo sus ojos y quedarse viendo fijamente sintiendo miles de sentimientos a través de esa conexión que sentían sus corazones y almas.


JungKook comenzó a besar cada parte de su rostro, empezando por su frente y terminando en su labios empezó a bajar por su mandíbula y siguió hasta su cuello y hombro. TaeHyung cerraba sus ojitos disfrutando del contacto cálido de los labios de su novio quien poco a poco iba bajando besando lentamente el cuerpo de el castaño.


Los suspiros de TaeHyung y los chasquidos suaves de JungKook se escuchaban en la habitación, bajo hasta llegar a el abdomen medio marcado de el contrario besando y disfrutando de el toque lentamente siguió hasta las piernas divinas y canelas del contrario besando y tocando cuidadosamente Admirando cada centímetro de su piel y cuerpo.


TaeHyung fue besado, admirado y tocado por JungKook. Los dos disfrutaron el toque y piel cálida, el pelinegro más enamorado que nunca y el castaño se sintió tan amado y lindo.


La luz del sol y el bello atardecer desapareció haciendo presente a la bella y brillante luna con sus estrellas quienes iban a admirar otra de sus más amorosas entregas entre aquellos dos amantes.


Las pocas prendas que habían tenido puestas desaparecieron quedándose desnudos a vista de los ojos brillantes del contrario, los dos deseosos por encontrase de nuevo y disfrutar de su amor en esa diferente manera de demostrarlo.


Volvieron a encontrar sus labios besándose y derritiéndose por el contrario, sus pieles calientes rozándose, el castaño enredó sus dedos en las hebras azabaches mientras suspiraba cuando JungKook introdujo su dedo en la entrada cálida de el mayor, TaeHyung de separo soltando un pequeño jadeo moviendo su cadera buscando más entonces el menor metió otro dedo, el castaño estaba ansioso sus jadeos haciéndose un poco fuertes.


Seguido preparándolo hasta que estuvo listo para que pudiera entrar en el mayor, tomo su grueso y gran miembro moviendo su mano de arriba hacia abajo todo eso a la vista de un castaño quien mordía su labio abriendo más sus piernas. Se agachó hasta colocar el gran falo enterrándose despacio y completamente siendo recibido por la cálida entrada en su amor. Los dos gimieron por la deliciosa sensación de sus cuerpos.


JungKook enterró su rostro en el cuello de el mayor frunciendo el ceño por lo deliciosamente apretado que se sentía su miembro dentro de la cavidad, TaeHyung volvió a enredar sus dedos en la cabellera negra gimiendo en el oído contrario extasiado por la intromisión deliciosa.


—Oh dios, Kookie~ —Gimió cuando el azabache empezó a mover su pelvis lentamente.


Saliendo y entrando despacio sin nada prisa, disfrutando de los gemidos complacientes de el castaño. Acaricio las piernas del contrario al tenerlas flexionadas beso los labios adictivos de TaeHyung callando los gemidos ruidosos de este.


El mayor gemía mientras sentía como JungKook se enterraba en el lentamente y profundo, acariciaba sus fuertes brazos, su abdomen marcado y cintura definida.


—Ohh~ ¡Ahí! ¡Por favor de nuevo! —Gimió cuando el azabache dio en su punto, llevo sus manos a el trasero de JungKook empujándolo para que entrara más profundo en el.


—¡Diablos TaeHyung! Eres tan delicioso, joder —Gimió ronco entrando y saliendo con más frecuencia, ya no había nada de delicadeza en las embestidas.


Fuertes y duras eran las embestidas de JungKook, llevándolos así al tan ansiado orgasmo dejándolos sin fuerzas y muy extasiados. Sus labios fusionándose empezando un beso cariñoso y delicado, cuando se separaron pegaron sus frentes y sus narices en un beso esquimal. Sonrieron.


—Te amo, leoncito —Su corazón latiendo rápidamente al decir otra vez esa palabra.


TaeHyung sintió como una cálida acaricia cuando escuchó aquello dicho.


—Yo también te amo, Kookie —Respondió mientras se veían a los ojos sintiendo aquellas palabras sinceras.


Se besaron de nuevo perdiéndose en su mundo.


JungKook lentamente salió de el contrario, se dirigió hacia el baño trayendo consigo una toalla para empezar a limpiarse el y a su pequeño amor, tiro por ahí a la toalla para regresar con el castaño que lo esperaba para poder descansar.


Se acosto y acomodo a la par de su bello chico, este lo abrazo por la cintura colocando su cabeza en su pecho no si antes besarle la frente amorosamente cerrando sus ojos por el contacto.


—Descansa, mi amor.—Le beso su cabellera castaña y a la misma vez deslizaba su mano de arriba hacia abajo por las esbeltas piernas y trasero de el mayor.


—Descansa, Kookie.—Cerró sus ojos cayendo profundamente dormido en los brazos de novio.


Kim TaeHyung era Perfecto, aún si así tenía sus estrías o sus piernas largas, o si tenía muchos más defectos. De todos modos son esos lo que te hacen Perfecto ¿no?

Jan. 22, 2021, 6:13 p.m. 1 Report Embed Follow story
9
The End

Meet the author

𝐉 🦋 Cuenta en Wattpad: @rubyjjosh

Comment something

Post!
Luis Vaca Luis Vaca
buena historia
January 23, 2021, 02:58
~