nanking ASHLEYCOLT 777

Una historia corta, loca y más que bizarra sobre un periodista y su invitado.


Short Story Not for children under 13.

#violencia #periodismo
Short tale
2
693 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La entrevista


El coordinador del set guia al público indicándoles donde sentarse, en que momento podrán hablar o aplaudir apenas comience el programa, por otro lado, el asistente de producción corre de un lado a otro, asegurando que todo marche bien antes de comenzar el gran show; la maquilladora termina de empolvar la nariz del invitado, que parece sentirse muy a gusto en medio de todo ese pequeño caos que se genera en torno a él.

Raymond Churchill será el encargado de entrevistar a tan importante figura de la farándula y del jet set internacional. El invitado, que ya se acerca al prestigioso periodista, es nada más y nada menos que el amado, popular y famosísimo actor, Gerard Percival.

Las cámaras comienzan a rodar, el director da la voz de "okay" para que Raymond haga la introducción y así empezar la gran entrevista, esta inicia después de un pequeño resumen de la vida del actor, mostrado en un videoclip al público presente y para toda la audiencia, que en estos momentos se reunían frente a sus televisores en todo el país. La presentación en video es sublime y digna de un Rey, está finaliza seguida de un gran aplauso del público presente dando pie a qué Raymond comience.

—Señor Percival, es un inmenso honor tenerlo en mi programa esta noche —dice el prestigioso periodista.

—Agradezco su amabilidad Raymond, también es un placer para mí estar aquí esta noche. —Responde el querido actor con una deliciosa sonrisa que muestra sus perfectos dientes.

—Quiero comenzar preguntándole, ¿qué se siente ser un hombre tan afortunado y talentoso como lo es usted Percival?, me refiero a su éxito comercial, cinematográfico y por supuesto con las damas —el público ríe y aplaude después de la última afirmación del periodista, Gerard también ríe mirándolos y se acomoda en su asiento listo para responder.

—Gracias por sus halagos Raymond, pero no todo siempre ha sido un éxito en mi vida, me he sentido infeliz en varias etapas de ella y… —el periodista levanta su dedo índice y lo interrumpe en medio de su respuesta. Gerard se sorprende un poco, pero deja que el periodista continúe.

—Por favor Percival, tengamos un reportaje honesto, déjeme decirle que es usted maravilloso en su performance como actor, debo admitir que soy su más grande admirador, su personalidad tan fina y desinteresada, ha hecho que yo siga su ejemplo, además, su éxito con las damas del ambiente es más que conocido, para mí, su fama es más grande y más amada por el público, que la de los propios Beatles y me gustaría que no pecara de humildad, ese no es su estilo, dicho esto por favor, continuemos. —otra vez el público aplaude y festeja la afirmación del conductor.

—No me refiero a eso Raymond, sino a… —El periodista interrumpe de nuevo y con más insistencia.

—A pesar de toda su fortuna y el amor de sus fans ¿usted me dice que esa es la causa de su infelicidad?... ¿Por qué usted menosprecia tanto a su público Gerard?

—Jamás he despreciado a mis fans Raymond, lo que quiero decirle es que…

—Permítame el atrevimiento Gerard, pero creo que no está siendo honesto conmigo, ni con la audiencia, supongo que tal vez quiera proteger su privacidad, pero al venir aquí, a mi programa, supuse que hablaríamos de todo.— Esta vez, en vez de aplaudir, el público abuchea al famoso actor, Gerard, ya un poco molesto intenta decir lo que piensa.

—Pero usted no me ha permitido siquiera contestar la primera pregunta Raymond…

—Veo a donde quiere llegar, ¿insinúa que lo estoy censurando o acosando con mis preguntas?

—No Raymond, solo quiero ser honesto y agradecería que me deje…

—¿Qué quiere decir con honesto? ¿acaso cree qué yo no lo soy?, ¿acaso quiere hacerme quedar en ridículo?, a diferencia de usted Percival, yo amo a mi público y a mi país.

—Nada más alejado de la realidad Raymond, usted es un gran periodista que…

—¡Esto es increíble!... un actor de segunda, que sin duda no ha hecho nada en su vida, excepto engañar a las mujeres y denigrar a sus compañeros, pretende decirme como ser honesto... y además se atreve a denigrar a esta gran nación ¿Pueden creer lo que están oyendo de este mediocre actor, mi querida audiencia? —el público reacciona con más abucheos y silbidos hacia el entrevistado, que cada vez se pone más nervioso.

—¡Raymond! ¡por favor!, usted no me escucha, solo déjeme responder a sus preguntas...

—Es usted una vergüenza para el mundo del espectáculo y para esta nación Gerard, deberíamos expulsarlo del país, después de maltratarme de esta manera, y a nuestro gran público, es lo mínimo que deberíamos hacer con usted, ¿qué dice la audiencia de esta traición al país, y a los principios de nuestra nación?... sigan y comenten en este hashtag #deberiamosechardelpaisagerardpercival —Raymond cada vez que dice eso mira a cámara, luego al público presente; y estos parecen avalar todo lo que el periodista alega en ese momento, redoblando sus silbidos y sus abucheos en contra del actor. Desesperado, Gerard, apela a la cordura del periodista.

—¡Raymond por favor detenga esto! ¡es una locura! —pero él no entiende razones, y comienza a gritarle descaradamente.

—¡¡¿Ahora nos dice que todos somos unos dementes?!! ¡¡debería escupirle en su maldita cara!!

Los residentes de la ciudad de New York, miran en sus televisores esa tan esperada entrevista, pero indignados con el actor dejan de verla; salen de sus casas y de sus departamentos directo a las calles, algunos con sus parejas y otros con toda su familia.

Sobre la quinta avenida se forma una horda enorme en ese mismo instante. Los miles de personas avanzan por ella maldiciendo el nombre de Gerard Percival y marchan al canal siete donde continuaba la entrevista. En el trayecto a dicho canal, quemaban su imagen, destrozaban vidrieras y robaban todo a su alcance, la mayoría de esa multitud iba armada matando a cualquiera que intentase defender a ese actor.

En central Park, otra multitud colgaba y quemaba a todas las personas que llevaban el nombre de Gerard o su apellido. Otros se entregaban voluntariamente para que los matasen, por la vergüenza de llevar tan solo ese nombre, miles incluso recurrían al suicidio arrojándose de los edificios más altos de nueva York, formando una lluvia macabra de Percivals y Gerards cayendo de los cielos.

La policía se trasladaba urgentemente al lugar, pero no para poner fin a los hechos de vandalismo y de las muertes en masa, sino que se dirigían al canal de televisión para dar fin a esa entrevista tan indignante para ellos, cargaban sus armas, dispuestos a matar a cualquiera que se les cruzara en su camino.

El presidente de los estados unidos, que también veía el show en vivo, se levanta de su sillón tomando el teléfono Rojo y ordena al general de la fuerza aérea, que bombardeen el pueblo natal de Gerard Percival con un misil atómico de cinco megatones. Luego toma un revolver y se suicida allí mismo, el nombre del presidente era, Henry Gerard Norton.

Mientras Raymond daba un discurso enardecido frente a las cámaras y ante la mirada atónita de Gerard, el director hace señas al periodista y grita, ¡corten!, el público presente aplaude efusivamente, el director corre hacia él y lo abraza por la gran entrevista, feliz por los números del rating que fueron los más altos de todo el año. Las felicitaciones para Raymond no se hacen esperar. Luego de toda esa algarabía y felicidad en el estudio, se acerca al actor dándole la mano muy sonriente.

—Excelente entrevista, ha estado usted muy bien Percival, deberíamos repetirla en breve. —Gerard solo mira al periodista con la boca abierta, pero cuando va a decirle algo, el asistente del director interrumpe el momento alcanzando una taza de café, al ahora más famoso periodista de la historia y pregunta, no sin antes adularlo.

—Un gran reportaje señor Raymond fue muy épico... ¿Cuál será su próxima entrevista? ¿si es que puedo preguntar? —Él bebe un sorbo de la taza de café y responde muy feliz al asistente.

—Claro Jimmy, la producción ya confirmo a Gerard Depardieu y a Gerard Butler para la próxima semana y estoy más que ansioso por que llegue ese día.

Jan. 15, 2021, 10:34 p.m. 6 Report Embed Follow story
5
The End

Meet the author

ASHLEYCOLT 777 ok, aquí estamos en este fascinante mundo de las escrituras, yo solo soy una amante muy, pero muy aficionada a ellas, desde ya les agradezco si por casualidad leen alguna de mis historias y esperando no aburrirlos con ellas, yo encantado disfrutaré también de las suyas, sin más, gracias por el apoyo que quizás ustedes me den en esta maravillosa página.

Comment something

Post!
Charlie 07 Charlie 07
✔️ ✔️
April 25, 2021, 20:10
Leónidas G. Leónidas G.
Disfruté de principio a fin esta historia. No tan loca, no tan extraña. Remarca la realidad de cómo los medios de comunicación juegan con la mente de los espectadores, y cómo la masa, la locura colectiva puede ser capaz de cometer actos que pensamos. Te felicito, excelente historia.
April 22, 2021, 19:29

  • ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
    Hola, Leónidas, me alegra mucho que te haya gustado. Gracias por tus comentarios, sin duda inspiran para seguir escribiendo. Saludos. April 23, 2021, 08:58
Sofía Hourclé Sofía Hourclé
ES GENIAAAAALLLL 10/10 Tan crudo y seco como la realidad misma! Amé
March 30, 2021, 21:24
Angie  Perez Angie Perez
Jajajajajajajjajajajaja OMG ¡Qué locura! Pero esa histeria colectiva la vemos hoy en día en los medios. Excelente relato, me encantó. Por cierto, me quedé con las ganas de patear a Raymond.
January 19, 2021, 01:09

  • ASHLEYCOLT 777 ASHLEYCOLT 777
    Gracias por leerlo Angie. Hashtag, #pateemosaRaymondya. March 30, 2021, 23:05
~