samsam Samantha Hirszenberg

[Munch AU] ੈ༉ ፧ ❝¿Cuál es tu verdad?❞ ¿Qué pasa, cuando en una cita poco premeditada a la luz de la luna de Oslo en Noruega, un grito ensordecedor arremete contra los transeúntes de la pomposa ciudad? ¿Y qué pasa con la precaria propuesta de matrimonio que Sir Jeon Jungkook organizó para el lindo modelo de arte, a quien solo conoce por el sobrenombre de "Vante"? ¿Sería Vante capaz de decir que sí, en medio de la histeria, la zozobra y el poco conocimiento de quien pretende desposarle? ✎El grito by Edvard Munch. Óleo, temple y pastel sobre cartón | Expresionismo | Galería Nacional de Noruega, Oslo, Noruega | 1894 ፧ ੈCategoría: Fluff ፧ ੈExtensión: Oneshot ፧ ੈPareja: Taekook ፧ ੈFecha de escritura: 22/03/2019 ፧ ੈFecha de publicación: 04/06/2019 ፧ ੈPortada y banner: Sam ፧ ੈ Munch's Scream isn't screaming, says British Museum. Munch's note: "I felt the great scream throughout nature" Love, Sam 🌷 © 2019 Samantha Hirszenberg


Short Story Not for children under 13.

#oneshot #arte #taekook #boyxboy #Munch #ElGrito
Short tale
109
2.3k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Capítulo Único: Ruptura del Silencio

"Paseaba por un sendero con dos amigos — el sol se puso — de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio — sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad — mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza".
—Diario de Munch, 1892
📷

Tomaba la mano de Vante tan fuertemente como sus manos se lo permitían; Y aunque llevaban todo el día deambulando entre el bosque y la pequeña ciudad de Oslo, no importó mucho que se tomaran el tiempo para disfrutar de la vista o de los céfiros nocturnos que agalopaban por los bordes osloitas.


Justo llegaron al puente de madera con ligereza, cuando Vante clavó sus pies en el piso, antes de cruzarlo rumbo a la colina de Ekeberg.


Y con una maniobra casi gloriosa, aprisionó a Jungkook entre la valla del puente y sus vigorosos brazos.


—Basta, Jungkook. —Vante le miró a los ojos, el tono de su voz parecía un cansado canto de ruiseñor anciano; Un imperceptible silbido que se filtraba por su nariz, tan frío y tan severo como solo Vante podía llegar a ser— Solo... Basta.


Jungkook buscó las estrellas aprisionadas en los irises de su amante, las ebras zafirinas dificultaron tan importante misión. Pero toda duda que pudo haber embargado o siquiera lastimado a este niño soñador que era Jungkook desde el nacimiento, se esfumó en las comisuras levantadas, de la gran sonrisa que Vante le ofreció —¿Por qué estás tan eufórico?


Jungkook rió, como divirtiéndose ante un chiste interno. ¿Era tan obvio? ¿Su plan de venir al fiordo para pedir su mano en santo matrimonio había sido descubierto? ¿Acaso eran tan burdas sus acciones?


Pensaba esperar hasta la media noche, cuando la luna llena de mayo se cerniera sobre sus cabezas y grabara en sus pergaminos aquella promesa; la promesa a una vida de placeres y felicidades venideras; pero los planes no siempre resultaban exitosos y eso, Jungkook lo tenía ahora bien tatuado bajo los pulmones.


—Solo... Me pareció un buen momento para un paseo, ¿No lo crees? —mintió. —Vivir encerrado te hará mal... ¡Deberías pensar en pedirle vacaciones al avaro de tu jefe!


Taehyung torció sus cejas en un dejo irónico. Sin nunca abandonar esa risilla que usaba para provocar a Jungkook todo el tiempo —Estas celoso de Mr. Munch... Tan interesante, Jungkookie...— se burló el modelo —¿¡No querrás que falte a mis sesiones!?— inquirió. —De ser así, tendré que dejarte. Sabes que no renunciaré a mis sueños por nadie; Ni siquiera por...


Vante acercó sus labios peligrosamente a los de Jungkook, como tanteando el terreno y batiendo estas enormes pestañas lacias, que a Jungkook le encantaban; Y si eso pareciere una provocación, era solo un simple efecto de su belleza. Pues con el pasar de los años, Vante había adoptado el arte del coqueteo como un hábito tan inherente, como lo eran en él el respirar o lamerse los labios cada tanto, sin razón de por medio.


—¡Oh, por Dios, no!— dijo Jungkook, apenado, moviendo las manos efusivamente por la vergüenza. —¡No! Adoro tu trabajo... Yo, nunca... ¡No!—La risa nerviosa de Jungkook los envolvió en el abrazo. Y parecieron flotar en un mundo tan ajeno al resto de caminantes del pueblo.


Cuando las risas de los amantes se fundieron con el silencio, la duda pareció ahogar las palabras de Sir Jeon Jungkook, antes de que pudiera siquiera emitir un sonido.


Claro, la propuesta a Vante, suponía toda una proeza.


Vante, su amado Vante. De quien no sabía más que el nombre falso, ese que usaba en sus trabajos como modelo para pintores de cotizado talento y gran renombre. De quien se había encaprichado en su juventud y de quien ahora vivía fervientemente enamorado. ¿No era Vante el hombre más hermoso del mundo? ¡Claro que lo era, por todos los arcángeles que Dios sostenía a su servicio! Por algo era modelo, musa e inspiración de innumerables pintores nacionales. Y por algo sostenía el corazón de Sir Jeon Jungkook tan al borde de los nervios, con cada insignificante gesto o modesto ademán.


—Yo... —Tomó aire, esperanzado de que el valor se colara entre el oxígeno de alrededor o siquiera le abofeteara con una ráfaga imprevista, como oportunidad piadosa para el pobre muchacho hecho nerviosismo. —De poder elegir cómo vivir el resto de mis días, tú bien sabes cómo elegiría vivirlos...


—Lo sé muy bien —dijo él.


—De tener que pronunciar a ser más bello por sobre la existencia del hombre, tú bien sabes qué nombre diría...


—También, lo sé muy bien... —dijo él.


—Y... De tener que señalar a quien me ha salvado en incontables ocasiones y de tan inmensurables maneras... —casi tartamudeó — tú bien sabes a quién se dirijirían mis dedos...


—Oh... Jungkookie...


—Es por ello que... Hoy, aquí y ahora... — dijo, tomando entre sus manos el rostro iluminado por la ilusión de Vante. —Quiero proponerte ver el alba en companía del otro, por el resto de nuestras vidas, como almas unidas... en Santo Matrimonio, en la promesa que te hago esta misma noche... de hacerte feliz hasta el último de mis días— Finalizó.


Taehyung hinchó su pecho de dicha y felicidad. Qué proposición más emocionante podría embargarlo ahora y hacerlo olvidar su tan desafortunada situación.


Quería gritar su respuesta, para después tirarse a los labios del otro, en señal de entrega y total devoción; Pues no quería dejar que pasase siquiera un mísero segundo más en su vida, sin ser ya el prometido de Sir Jeon Jungkook...


Sin embargo, la afirmación, el sí, la aceptación y el sello a la propuesta que presumía ser la decisión más importante en su vida hasta ese momento, se vió atrapada en sus cuerdas vocales, cuando un sonido ensordecedor arremetió contra la silenciosa noche; abriéndose paso entre las coníferas como depredador letal y despiadado.


Un grito inhumano, un lamento, una plegaria dolorosa y desgarradora; Que venía del bosque, de la ciudad, de los cielos y los fiordos...Y de todos los lugares del mundo al mismo tiempo.


Un grito sordo que desgarraba los tímpanos y hacía doler las encías y los pulmones.


Vante sostuvo sus brazos, como protección a sus oídos, pero tarde fue y se dió cuenta cuando las formas se retorcieron a su vista; y los colores que se arremolinaron en el horizonte, bañando de rojo y desesperación aquel mismo punto que debió servir como esperanza para su suplicio, gritaron desesperados y agonizantes.


¿Qué sucede? ¿Por qué la histeria? ¿Qué es aquello que suena y degolla el alma?


¿El miedo a la muerte? ¿El dolor? ¿El miedo a... La vida?


Vante no lo sabía.


El rojo que bailaba como en un ritual temeroso, semejante a la sangre desoxigenada que solo yace en los muertos, las llamaradas que contrastaban con la oscuridad del fiordo y que solo prometía dolor y frialdad dentro de sus fauces; Todo fue cruento tormento para el pobre hombre, a quien el corazón le ocasionaba no más que dolores y agonía.


Vante aprisionó sus palmas contra sus tímpanos. Como si aplastarse el cráneo, pudiese servir de algo en su búsqueda vana de alivio.


Sus piernas cedieron, de pronto se vió en el suelo, al pie del barandal, encorvando inhumanamente su espalda en busca de paz.


Su cuerpo trémulo en dolores, se vió reducido a este hombre que lloraba clamando por que su dolor acabase.


—¡Vante!— la voz salió amortiguada, como si burbujas encapsularan el sonido que salía de su boca e impidieran al receptor comprender con claridad... —¿Qué sucede?...


El sonido no se acalla, sino que se hace más y más fuerte conforme pasan los agonizantes segundos. Vante ya no puede sostener su alma. Esta ha sido destrozada por los colores del horizonte y su cruento destino castigador...


—Mi nombre... —musita. —No es...


No le da tiempo de clamar su nombre y apellido... Porque pierde el conocimiento en la incertidumbre de la muerte. No le da tiempo de decir... Que ha ocultado su verdad y que a causa de ello ha borrado su pasado.


No le da tiempo de decir... Que sí.



FIN

Publicado originalmente el día 04062019

None 6 Report Embed Follow story
21
The End

Meet the author

Comment something

Post!
Taekook Lachimolala Taekook Lachimolala
awww fue tierno , lindo , interesante y a la ves melancolico que no pudo revelar su identidad
1 day ago
ᴍɪᴜ ♡ ᴍɪᴜ ♡
Fue muy bonito, triste e intrigante a la vez. Y toda la narración es muy preciosa. Lo amé.
April 18, 2021, 01:12

  • Samantha Hirszenberg Samantha Hirszenberg
    Qué alegría leer eso, Miu. ¡Aprovecho para agradecerte la reseña tan bonita que dejas por aquí!,❤️💞 loveuu! April 18, 2021, 01:31
Wana Onne Wana Onne
Que hermoso <3
March 04, 2021, 20:34

kim vante kim vante
me encanto.
January 19, 2021, 08:37
~