Aníbal y Escipión Follow story

alonndra Ginnevra D,

Artículo sobre la invasión de Aníbal a la Península Ibérica en el año 221 a.c. - publicado en 1890


Non-fiction All public. © 2017

#Roma antigua #púnicas #Cartago #Sagunto #Historia #España
0 FOLLOWERS
9488 VIEWS
Completed
AA

Parte I

Aníbal y Escipión

Se encargó Aníbal del mando del ejército el año 221 antes de Jesucristo. Fogoso, intrépido, lleno de la idea y del deseo de vengar en Roma las humillaciones de su patria quiso ante todo imponerse a los españoles, ganar al soldado, deslumbrar a Cartago y arrastrarla a la ejecución de sus designios. Fortaleció Cartagena, la hizo centro de sus operaciones, y dejando atrevidamente la costa, penetró en el corazón de la Península. Domó en aquel mismo año los pueblos de la Alcarria; en el siguiente llegó hasta Salamanca que tomó al primer embate. Se le resistió en vano otra ciudad populosa que se llamaba entonces Arbucala: la sitió y la tomó al fin por asalto. De retirada ya, tropezó con un inmenso ejército de castellanos que se habían unido ante el común peligro; pero ni aun estos lograron vencerle. Aunque inferior en fuerzas triunfó por su estrategia. Interpuso entre las dos huestes el Tajo, y no atacó a los enemigos hasta que lo vadearon. En el río con sus caballos y en las riberas con sus elefantes, quebrantó mucho a los castellanos; y cayendo luego sobre ellos, los derrotó y puso en fuga llevando el terror a toda la comarca. A 100.000 hombres eleva Polibio la cifra de nuestro ejército. La victoria de Aníbal puso por lo pronto fin a toda resistencia.

Ganada ya, tanto por estas rápidas conquistas como por la generosidad y la clemencia, de Cartago la voluntad, del soldado el corazón y del español el ánimo, ardía Aníbal en impaciencia por chocar con los romanos. Había respetado hasta aquí la ciudad de Sagunto; pero ahora viéndola por su fortuna en disidencia con pueblos vecinos que él tenía bajo su mando, la presentó como un elemento de perturbación a los ojos de Cartago y la acometió con asentimiento de la República. 

Púsole cerco, sin que le movieran a levantarlo ni el heroísmo de los sitiados, ni sus propias heridas, ni el levantamiento de otras gentes, tan pronto insurrectas como vencidas y castigadas, ni los embajadores que le envió Roma para amenazarle con la guerra si no desistía de su injusto empeño. Largo fue el asedio, muchos los ataques de los saguntinos y los asaltos de los cartagineses, varia la suerte de los combatientes, numerosas las máquinas contra la ciudad empleadas y no menores los medios de defensa; pero al fin después de ocho meses de combate cayó la plaza envuelta en humo y sangre bajo el poder de Aníbal quien sin respeto a tan grande infortunio, la entregó al pillaje y puso a los prisioneros bajo la servidumbre de sus soldados. Catástrofe memorable que el tiempo no borrará jamás de las páginas de la historia.


Jan. 18, 2017, 1:43 a.m. 0 Comments Report Embed 0
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 1 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. And it's Free!

Log In with Facebook Log In with Twitter

or use the regular login form