mymemoriesdied_ Vodka ♡

“Oh querido… ¿por qué estás llorando? ¿Acaso no disfrutas las llamas ardiendo a tu alrededor?”. El pasado no puede ser borrado sin importar el precio que pagues, Taehyung lo entendió 100 años después al despertar y sentir las heridas y pérdidas todavía frescas en su piel y memoria, viendo imposible y hasta imperdonable la idea de aprovechar la segunda oportunidad que se le dio, más no esperó que alguien se uniera a su lado de la manera más dulce y placentera que jamás experimentó, acompañándolo en aquella danza entre almas y flamas que llegaría sin importar quién de los dos acabe más consumido. ・❀ Kookv. ・❀ Fantasía, romance, angst, drama. ・❀ Historia original/ No copies ni adaptes. VODKA.


Fantasy For over 18 only.

#angst #romance #drama #kookv #taekook #fantasia #fanfiction
193
6.2k VIEWS
In progress
reading time
AA Share

Despertar

Todos sus sentidos regresaron a su cuerpo con aquel atrayente sonido del agua fluyendo, y el tiempo que comenzó a avanzar para él de nuevo. Se reincorporó estrepitosamente, con su corazón galopando como piedras en un arroyo cuando sus pulmones reclamaron oxigeno con desesperación. Los guardias que custodiaban su lugar de descanso lo miraron emerger con estupefacción, paralizados hasta que la realización llegó como una centella a ellos, dejando caer sus armas mientras se disponían a correr a notificar lo que sus ojos presenciaron con un asombro que se elevaba más allá de cualquier peculiaridad ocurrida en más de 100 años.

— ¡É-Él! ¡Él despertó! —Era lo que se escuchaba resonar dentro de los muros del palacio.

Todos en el lugar abandonaron sus actividades para ver lo que ocurría con sus propios ojos, sin poder creer que el profético día finalmente había llegado.

— ¡Señor, señor! —repitieron con voz trémula hacia su señor y rey, llamándolo, buscando alcanzarlo de alguna remota manera más sin intenciones de tocarlo.

El rey de las hadas, el temido, poderoso y respetado Kim Taehyung había vuelto con su gente, su glorioso cabello azul turquesa largo al punto de bañar casi por completo el estante sagrado, sólida prueba de la cantidad de años en que se mantuvo luchando con un propósito que poca gente conocía con certeza. Su piel acanelada cubierta por una capa escarchada proveniente de la misma agua cristalina donde yacía, le brindaban aquel aspecto de ensueño, belleza y esplendor que sólo un gobernante como él era digno de llevar.

Aunque él no lo viera de esa manera.

Luego de breves segundos en su posición inmutable, hizo el intento de detallar sus propias manos a través de la cortina de cabello que entorpecía su campo de visión. Estaba temblando, sin palabras por lo que estaba sucediendo, y de esa manera, él y su gente fueron testigos de las cicatrices que fueron grabándose por toda su piel desde la punta de sus pies hasta su cuello como si de tatuajes se tratara.

—Su majestad…

Dando una profunda respiración, colocó su mano donde se hallaba su corazón, sintiéndolo latir luego de tantos años—. ¿Cuánto… tiempo?

No se molestó en aclarar su raposa y rota voz, enfocándose más en las caras que lo veían y derramaban silenciosas lágrimas, la mayoría sin serle familiar, y eso respondía a su pregunta al igual que aquellos murmullos donde mencionaban una profecía.

—Algo como eso… no existe, no es cierto… —espetó con una triste sonrisa al alcanzar una flor de loto que flotó en el agua hacia él.

La gente hada se miraron entre ellos sin entender sus palabras, y el rey pensó que eso estaba bien, no cambiaría nada de todos modos. Hizo el intento de colocarse de pie, más sus piernas flaquearon ante el movimiento y acabó de regreso sentado y con un fuerte mareo.

— ¡Su alteza! ¡No sea descuidado, por favor! —exclamó uno de ellos.

—Tiene razón, su majestad; acaba de despertar y su cuerpo no tiene energía así que no lo mueva bruscamente, por favor —razonó una voz entra la multitud. Taehyung se llevó la mano hacia su cabeza ante el dolor que le taladraba, y entre su borrosa visión finalmente distinguió a una cara conocida.

—Tú… —Le señaló con sus dedos, sus grandes ojos mirándole con impresión—, tú eres…

El bajo anciano de cabellos blancos hizo una reverencia, sonriendo—. Bienvenido a casa, su majestad. Permítame encargarme de su traslado hacia su alcoba.

Taehyung chasqueó la lengua y apartó su mirada del mayor con vergüenza. Habían transcurrido más de 100 años, pero sus pesados sentimientos se sentían frescos sobre su piel y obvios ante los ojos del anciano. Fue por eso que antes de ser percibido, este apuntó al rey con su bastón y una intermitente luz destelló.

—Esper-

Y así Taehyung perdió una vez más la conciencia con su cuerpo sumergiéndose nuevamente en el agua, siendo abrazado con familiaridad mientras que las voces en la superficie arrullaban su descanso al volverse distantes.

[❀]

Cuando abrió sus ojos de nuevo, esta vez fue sin esa abrumadora y arremolinada sensación, sino con mucha tranquilidad. Registró que estaba en una cómoda cama, específicamente en la suya y en su habitación, no cabía duda de que había pasado mucho tiempo desde la última vez que estuvo ahí, pero para él no se sentía de esa forma; debido a su letárgico sueño, el lapso de tiempo pareció no haber sido significativo cuando por supuesto lo fue, por eso se le dificultaba asimilar los cambios que atestiguó y que todavía le faltaba por enfrentar. Estuvo dormido durante 100 años, las personas con las que antes convivió posiblemente la mayoría habían dejado ese mundo, al menos las que habían quedado…

Tomó asiento, sintiendo su largo cabello deslizarse por sus desnudos hombros y contempló un colibrí que se revoloteaba de flor en flor afuera de la ventana. No había esperado conseguirse con Jen, que ahora era un anciano.

“Bienvenido de vuelta, su majestad”.

¿En verdad había regresado? ¿Qué sucedió durante los años en que no estuvo consciente?

Le aterraba toda la situación, su cuerpo y mente todavía no estaban preparados para un comienzo como ese, para una segunda oportunidad como esa. El dolor seguía allí, atormentándolo, crudo y sin cicatrizar mínimamente. Gobernar y hacer a su gente feliz sería lo último que conseguiría en su afligido e ignorante estado.

Necesitaba más descanso, pero posiblemente su gente creía que 100 años era más que suficiente ausencia.

Sostuvo una parte de su largo cabello y escuchó la puerta de su habitación abrirse, el anciano ingresó acompañado de dos personas de rostros parecidos; un chico de cabello rubio y una chica de oscura cabellera.

—Creí que no volvería a despertar, su alteza. Me disculpo por usar magia en usted cuando su cuerpo permanece débil todavía —El mayor hizo una reverencia—. Espero pueda comprender que fue necesario dadas las circunstancias.

—No pasa nada —Taehyung frotó sus hebras entre sus manos—.¿Cuántos días crees que me tome recobrar mi fuerza?

El anciano y los mellizos se acercaron—. No tendrá que esperar días, con tan sólo decir unas oraciones usted volverá a su buena condición. Lo olvidó, ¿no es así? —Este sólo lo contempló en silencio—. Usted ya cumplió lo que prometió, mi deber ahora es hacerlo oficial. Por favor, extienda su mano.

Lo que él había prometido...

Liberó su cabello y extendió su brazo con la palma de su mano abierta. La chica que acompañaba al anciano la tomó y dibujó un símbolo en ella.

Te eliberez, Kim Taehyung —recitó este. Taehyung mantuvo su cabeza gacha hasta que terminó, sin sentirse diferente a como estaba segundos atrás.

—“Te libero”, ¿qué se supone que debo hacer? ¿Salir y empezar una vida de nuevo? Sinceramente no quiero gobernar.

—Su gente lo aclama y lo necesita, señor, han pasado años desde que la pradera de las hadas tuviera a alguien que los representara y rigiera —El anciano tomó asiento a su lado, mirándole con suavidad—. Están emocionados de que usted haya llegado, sus corazones laten con alegría y lealtad al igual que el corazón de esta pradera.

— ¿Aún con toda la sangre que llevo en mis manos? —Interrogó con su vista hacia la ventada de nuevo, el colibrí ya no estaba—. Yo no soy digno de esto, quiero protegerlos pero- soy incapaz, no puedo. Darme el mandato a mi sólo traerá desgracia a estas tierras —tomó la muñeca de este apretándole con fuerza, viéndolo con sus ojos llenos de pavor y súplica—, tú lo sabes Jen, tú lo has visto.

El mayor suspiró, era claro que no importaba lo que dijera; los sentimientos de su rey no cambiarían con tanta facilidad, más aun así, él le regaló una sonrisa y sostuvo su mano queriendo transmitirle algo de tranquilidad.

—Lo único que sé y vi con mis propios ojos, es que usted sólo cumplió su deber e hizo lo correcto y necesario para ese entonces. No baje la cabeza su majestad, usted de todos los seres en este reino en esta bendecida tierra, es quien menos debería hacerlo —aseguró el mayor—. Si usted perdió la confianza en sí mismo, permita que su reino lo ayude, que su gente y los recuerdos del pasado le den el empujón que necesita para estar firme. Y si necesita caer para levantarse con más firmeza, entonces hágalo —Tiró de su mano y besó su palma con una triste mirada en sus ojos que esperaba no fuese perceptible—. Permita… que esta nueva vida repare el daño en su corazón. Nosotros confiamos en usted.

Taehyung levantó la cabeza con lentitud e inseguridad, sus ojos conteniendo unas pocas lágrimas, sus dientes apresando con fuerza su labio inferior y su rostro adornado de una triste mueca que le rompería el corazón a cualquiera. Nadie más allí que el anciano Jen comprendía todo el dolor que cargaba consigo todavía. Vio a los acompañantes del mayor arrodillarse a su lado con ambas manos contra su pecho, proclamando su lealtad.

—De pie —ordenó limpiándose una lágrima y estos obedecieron—. Considérenme como un amigo en lugar de un rey, quizá así mis acciones y decisiones no cargarán con tanto peso.

—Señor…

El anciano asintió y se levantó—. Estoy feliz de que esté de regreso, creí que no viviría para el día en que abriera sus ojos de nuevo.

El rey de las hadas abrazó sus propios hombros y le miró a través de su largo flequillo.

—Mañana habrá una reunión en el consejo mágico en relación a su llegada y puesto como el superior, y representante de la pradera de las hadas. Su atuendo será preparado y será atendido en este momento por sus nuevos guardianes.

El chico y la chica hicieron una reverencia, sonriendo.

—Será un honor estar a su lado, su alteza.

Esbozando una sonrisa a duras penas, Taehyung palmeó sus cabezas con delicadeza.

—Sin más que decir, me retiro a mi puesto —dijo el anciano antes de empezar a alejarse, siendo detenido por la voz del rey.

— ¿Cuál es tu puesto? —Inquirió curioso.

Este sonrió, dándose la vuelta un momento—. Soy un humilde bibliotecario, señor.

Taehyung quiso decir algo más, pero terminó por creer que no era el momento así que desistió. El anciano, viendo que su rey no diría nada más dio una última reverencia y alcanzó la puerta.

—Yo… estoy feliz de que estés vivo, Jen.

Alcanzó a oír cuando tuvo su mano sosteniendo el pomo. Se detuvo por un segundo, sus labios apretándose en una tensa línea—. Sí, su majestad —soltó para finalmente salir, dejando a Taehyung con una agria sensación.

Una vez la puerta se cerró detrás de él, pudo escuchar los murmullos mientras se desplazaba hacia su original puesto de trabajo.

“¿Por qué permitirían que alguien como él guíe al rey?”.

“Lo sé, ¿no es ese el trabajo de alguien perteneciente al palacio?”.

“Escuché que se le dio el permiso por conocer al rey más que nadie en el reino”.

Él sólo continuó caminando.

[❀]

Los mellizos intercambiaron miradas con incomodidad, uno de ellos aclarando su garganta y sonriendo—. Mi nombre es Lion, su alteza, si me permite me encargaré de tomar sus medidas para que el confeccionista y zapatero real se encargue de sus prendas de vestir y calzado.

—Y yo s-soy Elia, señor Taehyung. Probablemente desee comer antes de hacer esas cosas, ¿cierto? —Espetó, dándole una mirada a su hermano y codeándolo antes su ineptitud—. Usted sólo dígame qué se le antoja y yo se lo notificaré a los cocineros.

—Pero el señor puede tomarse las medidas mientras la comida es preparada, ¡no puede almorzar estando desnudo!

—Ejem —Taehyung se aclaró la garganta y los hermanos se enderezaron con rapidez y vergüenza por sus actitudes. Él sólo sonrió tímido pero también divertido por la fresca forma de ser de sus guardianes—, si no es ningún inconveniente, ¿podrían ayudarme con este largo cabello mío primero? Creo que un corte vendría bien.

— ¡Ahora mismo voy por unas tijeras!

— ¡Y yo por un espejo!

Se apartó un poco el cabello del rostro y los miró corretear de un lado al otro en la amplia habitación, alcanzando a escuchar cómo se decían “tonto” y “tonta” en voz baja cada vez que sus caminos se cruzaban, dejó escapar una suave risa y entonces contempló el sello en su mano desaparecer lentamente.

No conseguiría nada si ni siquiera hacia el intento, eso lo comprendía pero…

Era tan difícil…

[❀]

— ¡Mensaje para su alteza Jung Hoseok, el rey del sol! —anunció uno de los discípulos de este cuando un rayo de sol iluminó directamente hacia el rey, cayendo sobre su mano un trozo de papel envuelto delicadamente.

Sus rizos dorados cayeron sobre sus párpados como cascada una vez apoyó su puño en su mejilla y se dispuso a leer.

— ¿El reino de las hadas posee un gobernante? Suena algo difícil de creer.

La misma carta le llegó al impecable rey de la luna, quien tomaba una siesta en su trono cuando una estrella fugaz le entregó la carta. Entre bostezo y frotando sus ojos la leyó—. Kim Taehyung… ¿Podrías ser tú esa nueva presencia poderosa que sentí? —Sus ojos brillaron con curiosidad—. Muero por conocerte mañana.

El rey de los animales y la reina del agua fueron notificados también, expectantes del nuevo integrante del consejo, y no eran los únicos.

— ¿Escuchaste lo que se rumorea por allí? Al parecer la profecía de la pradera de las hadas se ha hecho realidad; un gobernante que durmió protegiendo a su pueblo ha despertado.

—Dicen que es el ser mágico con más poder que haya existido en estas tierras —acotó otra hada de las flores con fascinación.

— ¿Crees que sea más poderoso que nuestro señor Jeo-

Los secos y fuertes pasos de alguien hicieron eco por todo el lugar, provocando que muchos guardaran silencio y que los murmullos de quienes no podían mantener sus pensamientos para sí mismos alcanzaran los oídos del rey de las flores.

Este tomó asiento en su trono, cruzando sus piernas con elegancia y alcanzando la pequeña carta que floreció en una de sus rojas rosas—. Supongo que mañana veremos qué tan cierta es esa profecía de que la que todo el mundo habla.

El anciano observó las palabras de aquel gran libro verde distorsionarse antes de cerrarlo, y llevarlo a lo más alto de uno de los estantes más viejos y menos usados, lejos del alcance de cualquiera—. El reino se mantuvo en paz por más de 100 años, señor Taehyung, y ahora…

Él lo sabía, cada criatura en esa tierra podían sentir también que cosas estaban a punto de suceder. El rey de las hadas también era consciente de ello; había recuperado el poder suficiente para sentir que algo más había despertado junto con él, aquella presencia tan familiar…

Y temía no conseguir controlarlo.

.

.

.

.

Vodkita here~

Esta es la segunda nota que hago desde que estoy publicando en Inkspired, no creo que haga muchas(?, sólo quería decir que espero que disfruten este fic tanto como yo lo estoy haciendo trabajando en él xd, ojalá no tire la toalla como veces anteriores.


Hasta acá el shot de Vodka uwu.

Sept. 5, 2020, 3:28 a.m. 2 Report Embed Follow story
25
Read next chapter Cabello azul y ojos tristes.

Comment something

Post!
𝘤𝘦𝘤𝘪 ⁷ 𝘤𝘦𝘤𝘪 ⁷
VODKITAAAAA AAAHHHHHH ME ENCANTÓ OMG OMG OMGGGGG YA QUIERO SABER QUÉ PASA CUANDO SE JUNTEN VODKIIIIISSSSSS !!!! Gracias por esto 🥺
September 06, 2020, 18:14
𝖘𝖆𝖒 𝖜𝖔𝖑𝖋 𝖘𝖆𝖒 𝖜𝖔𝖑𝖋
No te des por vencida Vodkita ): te prometo que haces arte, me encanta todo lo que haces; sin excepción, espero que puedas publicar todas tus historias aquí, estoy ansiosa por volverlas a leer ): en especial la del príncipe aaaahhh. En fin, que tengas bonitos días/noches.❤️
September 05, 2020, 05:34
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!