Countdown to The Authors' Cup 2020. Sign up now for chance to win prizes!. Read more.
juanfebooks juanfebooks ♡

Two-shot. Jungkook se encontraba destrozado tras el engaño de su ex-novio. Su mejor amigo Jimin lo obliga a asistir a una fiesta de halloween, en la cuál conocerá a un lindo castaño que lo hará olvidar todo. Pareja : Jeon Jungkook/Jung Hoseok Temática: romance, fluff Advertencias : lemon, lenguaje vulgar Hermosa portada por : @CardiaGraphics ♡ (editora en Wattpad) Historia originalmente publicada en mi perfil de Wattpad @juanfebooks


Fanfiction Bands/Singers For over 18 only. © Todos los derechos reservados

#jungkooktop #jktop #hobibottom #jeonjungkook #jk #jungkook #junghoseok #hoseok #jhope #fluff #romance #bangtan #bts #jeonseok #koobi #kookseok #kookhope #junghope
3
1.0k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Parte 1


—No me gusta esto. ¿Por qué tengo que ir? — se quejaba Jungkook, fastidiado.


—Por que si — respondió rotundamente su mejor amigo, Jimin —. No puedes quedarte aquí encerrado toda tu vida. Además, tu apartamento es una pocilga. Tienes que avanzar Jungkook.


—Y eso hago — murmuró el castaño.


—¿Enserio lo haces?


Y su mejor amigo tenía razón, aunque no lo admita, como siempre. Las últimas semanas en la vida de Jungkook habían sido una total mierda.


Su novio Yugyeom, ahora ex-novio, lo había estado engañando durante un cierto tiempo. Jungkook lo había descubierto cuando, durante el aniversario de la pareja, lo había encontrado en su cama, la cual ambos compartían, mientras alguien más se lo estaba cogiendo. Más temprano ese mismo día, Jungkook había intentado acabar lo más temprano posible en el trabajo, para luego salir corriendo a comprarle unas rosas a su novio. Había planeado una cena especial, tal vez con algunas velas, para celebrar su aniversario de 1 año como pareja junto a Yugyeom. Pero la sorpresa se la había llevado él al encontrar a su novio teniendo relaciones en la cama en la que ambos solían dormir abrazados.


—Vamos Jungkook. Hace 2 meses que te la pasas encerrado. Sólo sales para ir a trabajar. Y ya ni siquiera se te ve la sonrisa. No puedes seguir así. El hijo de perra de Yugyeom no merece que estés así por su culpa. El no te merece, y tú te mereces algo mucho mejor que eso. Y sé que te duele, pero tienes que seguir adelante. No puedes seguir así — dijo su mejor amigo viéndose al espejo mientras acababa su maquillage de zombi.


Jungkook cerró los ojos, meditando, tratando de calmar su respiración. Era verdad. Después del engaño de Yugyeom, se había alejado del mundo exterior. Ya ni siquiera tenía vida social. Iba a trabajar y luego derecho a su casa, se la pasaba triste todo el día, deprimiendo en su soledad.


¿Qué había hecho mal? Se preguntaba a diario. Aparte de querer y mimar a su novio en todo lo que necesitaba. Había hecho numerosos sacrificios por Yugyeom, pero al parecer, no era lo suficiente para él.


—Tienes razón — terminó por decir —. Merezco mejor.


—Así se habla Jungkookie! — aplaudió su mejor amigo —. Ahora, ve a ducharte. Ahora mismo. Y luego, te pones el disfraz que te traje. Yo mientras intentaré recoger toda la mierda que pudre este departamento, si se le puede seguir llamando así. Yoongi llegará a recogernos pronto.


—¿Pero Jimin... en qué me va a ayudar una fiesta de Halloween con mi corazón roto?


—Necesitas salir Jungkook. Socializar, bailar, beber, cantar. Pasártela bien.


•••


—Wao, te ves sexy, mariachi — dijo Jimin cuando Jungkook salió de su cuarto, ya aseado y vistiendo un disfraz de mariachi, el cual se cernía bastante bien a su trabajado cuerpo.


El departamento estaba como nuevo, el pelirosa habiéndolo limpiado en un tiempo récord.


—Si no fueras mi mejor amigo y yo no tuviera novio...


—Cállate! — Jungkook le dio un golpe en el brazo, provocando que el pelirosa riera mientras se masajeaba la zona golpeada.


—Solo bromeo. Pero ya enserio, te ves bien Jungkook. Ahora vamos, tienes que divertirte un poco. Estoy seguro de que te caerá muy bien el amigo de Yoongi.


—¿El amigo de Yoongi?


—Si... bueno, vámonos ya.


Cuando salieron del apartamento del castaño, se encontraron con un Yoongi disfrazado de calavera, apoyado contra su auto, esperándolos. Cuando sus ojos se conectaron con los de Jimin, ambos sonrieron y la pareja se saludo con un tierno beso.


Jungkook se sintió incómodo, recordando como Yugyeom y se saludaban con un beso...


—¿Jungkook, todo bien? — le preguntó Yoongi, sacándolo de sus pensamientos.


—Hola Yoongi. Si si, todo bien.


—Creía que jamás saldrían. Llevamos 20 minutos esperándolos.


—¿Llevamos? — preguntó confundido.


—Oh si, Hoseok, sal a saludar, maleducado — dijo Yoongi mirando hacía atrás, antes de que la puerta del copiloto se abriera y saliera el que sería Hoseok, algo apenado — Jungkook, te presento a mi mejor amigo Hoseok. Hoseok, él es Jungkook.


Hoseok era muy lindo, fue lo primero que Jungkook pensó al verlo frente a él. Llevaba puesto un traje de mariachi al igual que él, con un sombrero adornando su cabeza. Un pequeño sonrojo adornaba sus mejillas, haciéndolo ver tierno.


—Hola — se saludaron ambos a la vez.


—Hoseoki, se te ve muy bien el disfraz — dijo Jimin dándole un abrazo a Hoseok.


—Gracias Jiminie — rio apenado Hoseok.


Y su risa era muy linda, si que lo era.


•••


—A mi también me gusta — dijo Jungkook, medio gritando bajo la música, la cuál estaba a todo volumen.


Hoseok y él se encontraban sentados en uno de los sofás de la gran casa, charlando y bebiendo, mientras una multitud de personas se encontraba bailando en la pista, la mitad disfrazados con trajes desvergonzados, las parejas que se encontraban en el lugar metiéndose mano frente a todo el mundo.


Jimin y Yoongi, después de un par de tragos, habían subido a una de las habitaciones, con miradas en sus rostros que demostraban lo que iban a hacer.


Jungkook y Hoseok se habían quedado solos entre el montón de gente, algo apenados, ya que no se conocían. Pero luego Hoseok había propuesto ir a beber algo, y la plática había surgido espontáneamente entre ambos.


Tan solo habían bebido un trago, dejando el alcohol atrás cuándo ambos se encontraban riendo mientras charlaban.


—¿Y a qué te dedicas? — le preguntó Jungkook.


—¿Soy profesor de baile, y tú?


—Soy jefe de sector en la empresa Kim, nada interesante.


•••


—¿A ti también tu ex te engañó? — preguntó sorprendido Jungkook. ¿Cómo es que alguien podría engañar a semejante ángel?


—Si, lo descubrí hace dos semanas. Desde entonces no salgo mucho, esta noche vine obligado por Yoongi.


—Tenemos mucho más en común de lo que pensaba, Hoseok.


—Ni lo digas — río Hoseok.


•••


—¿Seguro que sabes bailar? — lo cuestionó de broma Hoseok cuando Jungkook, ya más confiado y alegre por el ambiente y por estar con el lindo castaño desde hace varias horas en una fiesta a la que ni quería ir, lo arrastró a la pista de baile, ambos metiéndose como pudieron en el montón.


—¿Dudas de mi, Hobi? — gritó Jungkook entre la música.


—¿Hobi?


—Si, se me acaba de ocurrir, suena lindo. ¿No te gusta?


—Me encanta — susurro tiernamente Hoseok, mirando al piso, mientras ambos cuerpos empezaban a moverse al compás de la música.


•••


Ambos cuerpos estaban restregándose mientras bailaban pegados. Ninguno de los dos sabía cómo habían llegado a esa situación, pero poco les importaba.


El sonido de la sensual música los rodeaba mientras Jungkook tenía a Hoseok rodeado con sus brazos y éste lo rodeaba del cuello, su cabeza hundida en el cuello del menor mientras dejaba suaves besos en la piel expuesta.


—Hoseok... te deseo — terminó soltando Jungkook.


—Y yo a ti...


Ambos tenían un par de erecciones bastante notorias, restregándose una contra la otra, ambos soltando un suave gemido al sentir la fricción producida.


—Necesito tenerte, en este momento — susurró Jungkook contra su oreja, para luego mordisquearla suavemente, haciendo que Hoseok se arqueara ligeramente y soltara un suave gemido.


—Hazme tuyo.


Y Jungkook lo hubiera hecho. Si no estuvieran rodeados de personas en ese instante, estuviera haciendo suyo a Hoseok en plena pista de baile.


Pero no podían hacer tal espectáculo aquí, no. Tampoco en una de las habitaciones de aquella casa, a Jungkook le parecía asqueroso aquello y además, impersonal. Acababa de conocer a Hoseok, si. Pero en aquellas horas que pasó junto a él le terminó gustando bastante, y excitándolo de sobremanera.


•••


Cuando ambos llegaron al apartamento de Jungkook, ambos se quedaron mirándose a los ojos mientras Jungkook cerraba la puerta con pestillo, antes de que Hoseok se abalanzara sobre él y lo agarrara por el cuello, pegando sus labios con los de él, su sombrero de mariachi cayendo al suelo.


El beso fue exquisito, ambas lenguas se rosaban entre ellas, explorándose, mientras empezaban a acariciar el cuerpo contrario, queriendo eliminar cada prenda que los separaba.


Ya en el cuarto de Jungkook, éste desvistió rápidamente a Hoseok, quitándole su disfraz de vaquero, dejándolo en ropa interior antes de lanzarlo sobre la gran cama. Retiró igualmente sus prendas, tirando su disfraz al otro extremo de la habitación, quedando igualmente en boxers. Se situó entre las piernas abiertas del lindo castaño, el cuál estaba excitando de sobremanera.


Gemidos empezaron a resonar en las paredes de aquella habitación cuando sus pieles hicieron contacto y sus duros miembros, aún vestidos por la fina capa de tela, se rozaban entre ellos, provocándoles un exquisito placer jamás sentido antes con ninguna de sus anteriores parejas.


Y es que Jungkook ni siquiera había pensado en Yugyeom desde que había empezado a platicar con Hoseok en la fiesta, tan solo lo había mencionado cuando le había contado lo ocurrido a Hoseok, pero nada más. Nada. Tan solo estaba concentrado en aquel lindo castaño que le provocaba sonrisas, las cuáles eran escasas en él desde hace varios meses. Y ahora, en este momento, estaba más concentrado en devorar aquel exquisito cuerpo, delgado pero marcado.


Empezó a amasar las nalgas del mayor mientras se frotaba más a él, provocándoles el doble de placer.


—J-jungkook, por favor... tómame, por favor — dijo el mayor entre gemidos.


Y Jungkook no necesitó más para empezar a besar las clavículas y el pecho de Hoseok, lamiendo sus tetillas, acariciando y mordiendo sobre la suave piel mientras le quitaba su boxer, dejando libre su gran erección, la cuál empezaba a gotear pre-semen por la punta. Agarró aquel tibio miembro con su mano, apretándolo suavemente, empezando a masturbarlo, provocando que Hoseok empezara a gemir sonoramente.


¿Cómo es que había logrado merecer tener a aquella obra de arte, aquel Dios griego en su cama gimiendo bajo él? No lo sabía, pero no se quejaba.


Dejó de masturbar el miembro del mayor para inclinarse hacía un lado y empezar a buscar en un cajón el lubricante que antes utilizaba con Yugyeom... Alejó ese pensamiento de su cabeza. En ese momento solo eran él y Hoseok. Al diablo el resto, al diablo Yugyeom.


Cuando por fin pudo encontrar el dichoso lubricante, volvió rápidamente junto a Hoseok, para embadurnar sus dedos con el líquido y empezar a introducir dos dedos entre las nalgas de Hoseok, rozando su estrecho agujero.


—Jungkook !!! A-aaah ! — Hoseok empezó a aferrarse a las sábanas, casi desgarrándolas con sus uñas por la fuerza que ejercía sobre estas.


Después de un rato de dilatación en el agujero de Hoseok, Jungkook bajó su rostro sobre el palpitante falo del contrario y se lo metió a la boca, empezando a chuparlo apasionadamente mientras tenía ya 3 dedos en el interior del mayor, abriéndolo aún más y llegando hasta su próstata, provocando que el mayor soltara un grito de placer para luego dejar salir su esencia en la boca del menor.


Y Jungkook tragó todo más que contento, chupando el miembro hasta éste ya no expulsaba ninguna gota de semen.


Acercó su rostro al del mayor, susurrándole al oído.


—Sabes delicioso bebé. No puedo esperar a estar en tu interior — dijo contra sus labios, provocando que el mayor soltara un gemido deseoso.


Hoseok empujó a Jungkook hacia un lado, posicionándose encima de éste mientras empezaba a besar su trabajado torso, provocando que Jungkook soltara sonoros gemidos, su miembro empezando a soltar en abundancia gotas de pre-semen en su ropa interior por la excitación producida.


Cuando Hoseok llegó a su boxer y rodeo el gran miembro del castaño con su boca, mojando la fina tela que lo cubría, Jungkook vió estrellas.


Cuando Hoseok retiró su ropa interior para dejar al aire libre el gran miembro hinchado y empezar a lamerlo como una paleta, Jungkook creyó sentirse en el cielo.


Y cuando Hoseok se tragó hasta donde pudo el miembro y con su mano agarraba la base para empezar a chuparlo exquisitamente, Jungkook creyó ver al mismísimo Dios.


Después de un rato de gemidos por parte del menor, éste agarró suavemente la cabeza de Hoseok y la levantó de su pene, provocando que un obseso y sensual«pop»se escuchara en toda la habitación.


—Bebé, para. Quiero venirme en esa boquita tuya, claro que si. Pero más tarde. Ahora quiero llenarte de mi.


Hoseok gimió excitado y se posiciono sobre el miembro del menor, restregándose felizmente.


—Yo también quiero que me llenes... aah ! — soltó un gemido al sentir las manos de Jungkook amasar sus nalgas para juntarlos más —. ¿Estás limpio?


—Si lo estoy, confia en mi — y por supuesto que Hoseok lo hacía.


Jungkook no podía explicar aquella conexión que ambos habían realizado entre ellos desde que se encontraron, pero no se quejaba. Estaba a punto de cogerse al mejor amigo de Yoongi, al cual había conocido hace un par de horas, y sin preservativo. Antes, aquella idea le parecería bastante imposible.


Al diablo.


Cuando Hoseok se posicionó mejor sobre él para agarrar el miembro de Jungkook y alinearlo contra su entrada, para luego dejarse caer encima de éste hasta el fondo, ambos soltaron un sonoro gemido.


Hoseok se agarró de los pectorales de Jungkook y empezó a saltar sobre este, montándolo apasionadamente, sintiendo como era llenado por aquel gran miembro hasta lo más profundo de su ser, el cual llegaba sin cesar a su próstata.


Jungkook agarraba fuertemente las nalgas de Hoseok, abriéndolas más para introducirse más profundamente en el interior del mayor.


—Bebé... me estas tomando tan bien... eres tan perfecto, me encantas — gemía Jungkook.


—Y tu a mi Kookie — dijo Hoseok inclinándose para besar sus labios.


Jungkook empezó a levantar sus caderas al compás de Hoseok, provocando que las penetraciones se volvieran más deliciosas. Una de sus manos rodeó el miembro desatendido de Hoseok, masturbándolo al ritmo de sus estocadas, provocando que el mayor aruñara su pecho antes de dejar salir todo su esperma a chorros sobre el pecho de Jungkook, gritando su nombre.


Y Jungkook pudo observar aquel hermoso rostro, sudado y gimiendo su nombre mientras se corría sobre su pecho. Hasta ese momento, aquella era la cosa mas preciosa que había presenciado en toda su vida.


Al correrse Hoseok, las paredes anales de éste se apretaron deliciosamente alrededor de su miembro, provocando que Jungkook empezara a sentir el calor acumularse en su bajo vientre, anunciando su propio orgasmo.


Sin salir de él, los volteó a ambos, dejando a Hoseok bajo su cuerpo. Separó sus piernas y lo penetró insaciablemente, antes de soltar un alarido de placer y dejar salir su semen dentro de Hoseok, llenándolo hasta el tope con calientes chorros de semen.


Hoseok gimió sonoramente al sentirse llenado por el cálido y espeso líquido, sonriendo débilmente mientras atraía el rostro de Jungkook hacia él y lo besaba castamente.


Ambas respiraciones estaba agitadas y las sábanas húmedas por el sudor.


—Hace tiempo que no me sentía así... creo que nunca antes me había sentido así — susurró Jungkook contra sus labios.


—Yo tampoco Kookie — sonrió Hoseok.


El menor sacó lentamente su miembro de Hoseok, provocándole un gemido a ambos. El semen de Jungkook empezó a escurrirse por la ahora abierta entrada de Hoseok, cayendo sobre las sábanas.


Esta imagen excitó a Jungkook de sobremanera, acercó sus dedos a la entrada del contrario e introdujo uno en su interior, viendo como su esencia volvía a entrar en el hoyo del mayor, provocando que Hoseok empezara a gemir nuevamente y que su miembro se empezara a despertar nuevamente.


Con esta imagen, Jungkook sintió igualmente como su miembro empezaba nuevamente a levantarse.


—Bebé... te voy a hacer mío toda la noche.


•••


A la mañana siguiente, Jungkook se despertó con el cálido cuerpo de Hoseok entre sus brazos. Sonrío dulcemente al ver el hermoso rostro del mayor.


Se levantó lentamente de la cama, intentando no despertarlo, se puso sus boxers y se dirigió a la cocina.


•••


—¿La cocina también está entre tus múltiples habilidades? — preguntó un lindo y recién levantado Hoseok, en ropa interior y con la camisilla de Jungkook mientras se acercaba a éste por detrás.


Jungkook se encontraba cocinando huevos revueltos y pan tostado para ambos. La boca de Hoseok se volvió agua al ver al menor, en boxers, de espaldas a él, dejando al descubierto su hancha y fuerte espalda, sus tonificadas piernas y su duro trasero cubierto por la fina tela negra.


—Aunque no lo creas, así es — río Jungkook mientras apagaba la estufa y servía ambos platos.


Luego se dió la vuelta para encarar al mayor, el cuál sonreía tiernamente, totalmente sonrojado.


«No estaba tan apenado anoche mientas estaba gimiendo», pensó Jungkook.


Jungkook sonrió tontamente y se acercó a él, rodeando su cintura con ambos brazos.


—Ya sé que nos conocimos apenas ayer. Y que tu novio te engañó. Y que el mío igual. Y que me gustas mucho y que me gustaría tener numerosas citas contigo y quisiera igualmente tener nuevamente tu cuerpo en mi cama mientras te hago mío.


Hoseok río suavemente mientras tomaba el rostro de Jungkook entre sus manos, acariciando sus mejillas.


—A mí igualmente me encantaría tener citas y que me hagas nuevamente tuyo y ser tu novio más adelante, si no te molesta.


—Por supuesto que no — dijo Jungkook antes de besarlo delicadamente, alzándolo del suelo para que quedaran a la misma altura mientras el beso se volvía mas profundo, ambos disfrutando de la cercanía del otro y de como algo dentro de ellos se sentía cálido al estar entre los brazos del otro.


Prácticamente desconocidos, ambos habían hecho una gran conexión cuando habían empezado a platicar en la fiesta. Ambos se habían besado y habían hecho el amor, y ahora ambos se encontraban desayunando alegremente compartiendo suaves sonrisas llenas de afecto.


Un bonito noviazgo entre ambos se produciría más adelante, de eso estaban seguros.


1/2

July 26, 2020, 2:25 a.m. 0 Report Embed Follow story
1
Read next chapter Parte 2

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 1 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!

More stories

Promiscuous Promiscuous
Lunaria River Lunaria River