bufonloco Ramiro Álvarez

En esta nueva aventura, el Dr. Arroyo y su fiel ayudante Álvarez se disponen a descubrir los secretos que oculta una copia que adquieren del impío "Necronomicón". ¿Que hallarán entre sus horrendas páginas?


Horror Monster literature Not for children under 13.

#288 #necronomicón
Short tale
1
119 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

El portal

—Y ahora, mi querido Álvarez, hacemos un círculo en el suelo con este pedazo de cristal estelar y... ¡Voila! ¡Tenemos un portal dimensional directo a los abismos insondables del universo! — El profesor, con los ojos brillantes por la emoción, continuó su discurso: — Y pensar que este conocimiento arcano siempre estuvo ahí, al alcance de la mano de quien se parase a mirar entre las pertenencias de un viejo vagabundo en mitad del puerto. ¡Cinco miserables dólares para que los gaste en vino barato y a cambio nos llevamos una copia original del mítico "Necronomicón"! Eso es lo que se denomina un auténtico golpe de suerte. –


El círculo comenzó a resplandecer emitiendo destellos de todo el espectro cromático y en su superficie comenzó a vislumbrarse un vacío rociado de estrellas difícil de explicar.


—Pero, Profesor, ¿no cree que existen conocimientos que el hombre jamás debería llegar a conocer? Ahora sabemos que esto funciona, pero... ¿Y si lo que aguarda al otro lado es algo que prefiere no ser molestado? Ya sabe usted que el tomo hablaba de Dioses informes e imbéciles, Caos reptantes y otras descripciones cuanto menos inquietantes...—


—Álvarez, he reflexionado mucho sobre ello y pienso realmente que unos hombres de ciencia como nosotros no deberíamos pararnos a recapacitar sobre temas alejados de los dictados de la física que rige el universo. Este portal interestelar es posible debido a una apertura en la materia oscura que nos rodea, la cual no contempla el tiempo ni el espacio. Lo mismo es estar aquí que a millones de años luz de distancia. Esto es un simple tubo de esa materia compactada. Pero los Dioses... Eso es el refugio de los ignorantes. ¡Prepárese para adentrarse en el portal! Sabe usted que lo haría yo mismo, pero es necesario que recopile los datos que me trasmita yo mismo. ¡No podemos permitirnos errores! Adéntrese y narre con todo lujo de detalles lo que allí sea capaz de ver. ¡No tenga miedo! Le sacaré tirando de esta cuerda en cuanto haya terminado. ¡Vamos a ser los primeros en demostrar al mundo esta inexplorada rama de la ciencia! —


Álvarez se ajustó el pesado casco de astronauta y comprobó antes de lanzarse al vacío los niveles de oxígeno y la correcta sujeción de la cuerda que le ataría al mundo terrenal una vez que traspasara el portal. Respiró profundamente y se lanzó hacia lo desconocido de un salto. El profesor miró fascinado.


— ¿Ve algo, mi querido Álvarez? — Preguntó al comunicador por el que estarían en contacto ese breve tiempo de incertidumbre y maravilloso descubrimiento.


La respuesta tardó unos interminables segundos en llegar.


— ¡Esto es increíble, profesor! Estoy flotando en la nada. Parece que todo es cambiante y a la vez inamovible. Las formas se desfiguran y se remueven como aceite en agua turbia. A mi alrededor no hay más que colores imposibles, brillos lejanos y... Espere... ¿Sonido de flautas? —


—No diga tonterías y céntrese, Álvarez. En el vacío no puede transmitirse el sonido. Observe bien y siga narrando todo lo que vea allí. Y recuerde, ante cualquier problema avise y le sacaré de ahí ipso facto. —


—Profesor, si pudiera usted ver esto. Al fondo hay una enorme masa informe que parece crecer continuamente extendiendo obscenos tentáculos en todas direcciones. ¡Oh, es horrible! — Se produjo un silencio


— ¡No se detenga ahora, Álvarez! ¡Continúe! —


— Acabo de observar con mis propios ojos, como uno de esos horrendos seudópodos devoraba un planeta entero en lo que dura un parpadeo. Se abrió una apertura rodeada de ciclópeos dientes y una serpenteante lengua rodeó un planeta que a su lado parecía del tamaño de una canica. Un planeta verde y azul como el nuestro. ¡Dios, profesor, espero que todo esto no sea más que una horrenda pesadilla! Un momento... Profesor... Creo que esa horrible masa devoradora de mundos se dirige hacia aquí... ¡Profesor, sáqueme de aquí inmediatamente! ¡Profesor, se lo pido por favor! —


El profesor al escuchar esa súplica comenzó a tirar con energía de la cuerda.


Tiró y tiró, pero esta parecía no tener fin. A sus pies comenzó a arremolinarse una cuerda muchísimo más larga de lo que recordaba.


¿Era posible que se hubiese alargado tanto como la distancia que separaba los dos puntos a cada lado del portal?


Era posible. En ese momento supo a ciencia cierta que Álvarez terminaría su existencia en aquel lugar más allá del tiempo y el espacio.


— ¿Qué hace, profesor? ¿Porque no me saca de aquí? Esa cosa está cada vez más cerca...— Su voz era la exacta definición del miedo y la angustia.


El profesor no pudo responder a causa del nudo que se había formado en su estómago. Lo que sí hizo fue borrar apresuradamente el portal inter dimensional pintado en el suelo, mientras el comunicador emitía insoportables gritos de dolor y súplica. Cuando finalizó de borrar el portal, la luz desapareció y el comunicador se silenció como muerto.


El profesor respiró aliviado y comenzó a recoger apresuradamente todo el material de aquel experimento. Ahora tenía la certeza de que lo escrito en aquel terrible libro era cierto. Por suerte cerrando el portal había cortado de raíz el posible camino de acceso a la tierra de aquello que en aquel lugar existiera.


O eso creía.


De repente el comunicador comenzó a emitir un insoportable ruido blanco. El profesor se quedó petrificado cuando le pareció distinguir la voz de Álvarez cantando una indescifrable y tétrica canción de cuna.


— ¿Álvarez? ¿Sigue usted ahí? —


El comunicador se silenció de nuevo, pero antes de poder reaccionar una voz gutural e inexplicable surgida de algún lugar indeterminado de aquella sala le respondió: — ¡Idiota! ¡Álvarez está muerto! —


En ese mismo instante el profesor enloqueció.

June 27, 2020, midnight 3 Report Embed Follow story
2
The End

Meet the author

Ramiro Álvarez Soy un escritor de todo tipo de historias de fantasía, terror y ciencia ficción con preferencia por el microcuento, aunque realizo todo tipo de escritos, desde relatos largos a "Haikus". Espero que disfrutes mis ficciones.

Comment something

Post!
Fred Trespalacios Fred Trespalacios
Wow!! Me ha encantado!!
July 03, 2020, 06:23

  • Ramiro Álvarez Ramiro Álvarez
    ¡Gracias por comentar! Me alegro que te haya gustado, este es el tercero de los seis relatos con esta pareja de protagonistas. Aquí en Inkspired hay ya publicados cuatro, y en 2 semanas estaran todos. En este hice un buen homenaje a Lovecraft. ¡Nos leemos! July 03, 2020, 06:32
  • Fred Trespalacios Fred Trespalacios
    Te estaré leyendo con gusto July 03, 2020, 15:15
~