bufonloco Ramiro Álvarez

¿Hasta donde puede llegar la sed de venganza de alguien que ha perdido todo?


Fantasy Epic Not for children under 13.

#amor #dioses #venganza #oscura #antiheroe
6
625 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La muerte púrpura - I

Caminaba encorvado y lentamente, hundiendo sus botas de color púrpura hasta casi las rodillas en la gruesa capa de nieve. Aunque hacía unas horas que la fuerte tormenta había amainado, se cubría como podía con una roída y oscura capa de piel de lobo del gélido viento que soplaba levantando nubes de polvo y hielo. Al llegar al punto más alto de la colina, se detuvo a observar el espectáculo que ofrecía la mágica y letal noche invernal de Ranacoth, el mundo que agonizaba con los últimos envites de la dura estación. La esperada primavera estaba ya próxima, pero mientras tanto a los habitantes les quedaba por pasar lo peor de esta terrible temporada, la peor que recordaban en los últimos treinta años.


Las dos lunas asomaban tímidamente entre los resquicios de unas pocas nubes que amenazaban con descargar de nuevo su ira a lo largo y ancho de aquellas antaño fértiles tierras. Debajo de la empinada cara del montículo, justo a la orilla de un fino arroyo con las aguas congeladas por las bajas temperaturas, dormía una pequeña aldea cuyos habitantes debían estar sobreviviendo gracias a las reservas del lejano verano. La sombra de un espeso bosque en la lejanía danzaba bruscamente empujada por el viento. En el horizonte, el leve resplandor que precede al alba comenzaba a apagar las brillantes estrellas que le habían acompañado durante todo el viaje… De repente, una inmensa nube ocultó las dos lunas, dejando todo en penumbra e impidiéndole la visión de su objetivo. Su antiguo hogar. El lugar que le vio nacer.


Cansado como estaba por el largo viaje que había emprendido, se sentó sobre una roca que sobresalía de entre la nieve y que la naturaleza parecía haber puesto allí para tal fin. Como era su costumbre, esperaría al momento en que el sol asomara por la línea que separaba tierra y cielo para iniciar el descenso y mientras tanto, en silencio pensaría una vez más en el sentido de sus actos ¿Podía llevar tantos años equivocado?


El hombre del que os hablo era alto y de complexión fuerte. Aparentaba unos cincuenta años, aunque su edad real no llegaba a los cuarenta. De piel blanca como la nieve que daba a su semblante la sensación de tratarse de alguien no del todo vivo. Una larga melena de color oscuro caía lacia por su espalda como una negra cascada. Pequeñas cicatrices surcaban su rostro acompañando a las arrugas que se le habían empezado a formar, dejando ver a simple vista que su vida tenía que haber sido un cúmulo de aventuras y desventuras. Debajo de la vieja capa iba vestido con una armadura completa de Purpurita, el metal púrpura más liviano y resistente conocido, la cual daba a entender que en algún momento de su intensa vida había tenido en sus manos una gran cantidad de dinero, aunque ahora simplemente pareciera un pordiosero. En su espalda, sujeta con unas gruesas correas de cuero colgaba una enorme y vieja espada de excelente factura. Pero lo que realmente destacaba de él, eran sus ojos.


De un profundo azul que hacía caer a todo aquel que los mirara en un pozo donde parecían estar encerrados el cielo y el mar en perfecta armonía. Y es que su vida había sido como esos dos elementos, en calma durante su niñez y tornándose tormenta años más tarde cuando descubrió el significado de la vida. Todo eso desvelaban sus ojos al que los mirara, aunque poco importaba conocer sus más profundos secretos, ya que cualquiera que tuviese el valor de cruzar la mirada con él, condenaba su vida al instante. Porque él era aquel del que corrían rumores por todo el país fruto del miedo. Él era Ellar, más conocido como “la muerte púrpura” y su presencia en las inmediaciones significaba la aniquilación de todo ser vivo.


Pero en aquella ocasión ocurrió algo extraño. Al sentarse y mirar desde lo alto los paisajes que habían albergado su niñez, notó un sentimiento que creía olvidado en su interior. Un sentimiento que poco a poco hizo que se formara una película de lágrimas en sus ojos, haciendo que el mundo que le rodeaba se deformara como esbozos de un cuadro a medio terminar. ¿Podría tratarse de nostalgia por la vuelta al hogar? Con un rápido movimiento de sus manos, aparto las lágrimas de su rostro, por temor a que se comenzaran a congelar como el resto del mundo. Y empezó a dar vueltas una vez más al pasado que le perseguía como una maldición.

June 17, 2020, 9:48 a.m. 4 Report Embed Follow story
5
Read next chapter la muerte púrpura - II

Comment something

Post!
Alhajan Alhajan
Enganchado. Un personaje listo, para comerle con papas. Descripciones fáciles y consisas, me gusta me gusta. Te ganasta el corazoncito y seguir.
2 days ago

  • Ramiro Álvarez Ramiro Álvarez
    ¡Gracias por comentar! A pesar del tiempo que lleva escrita la historia a mi me gusta como quedó, a ver si la historia completa te gusta :) 1 day ago
Baltasar  Montenegro Baltasar Montenegro
Hola, me gusta este comienzo porque al pareciera iniciar con el final de un cargado trayecto.
1 week ago

  • Ramiro Álvarez Ramiro Álvarez
    ¡Muchas gracias por comentar! Esta historia al completo ha dado muchas vueltas. La publique hace mas de 10 años por capitulos en un blog que tenia. Además, alguno de ellos fueron publicados en otros blogs como colaboración. Con el tiempo lo publiqué tambien en mi blog actual, pero ahí el caos de los escritos de todo estilo hacian dificil seguir la historia. Finalmente compilé todo y lo publiqué en mi antologia de relatos y poemas "Autorretratos de un bufón loco". Ahora estoy intentando compilar aqui los escritos de forma que cualquiera pueda acceder a ellos. Esta hitoria al completo la siento muy lograda y los años no la han sentado mal. ¡Espero que te guste completa! A mi su final me gusta mucho. 1 week ago
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 19 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!