bekacastle Beka castle

Después de una inesperada tragedia en el bosque, Danka estará en peligro. La sangre que corre por su sangre ya no es la misma y la debilidad la hace inservible para su manada. A pesar de que está siendo protegida por un hombre lobo que acaba de conocer, es engañada por sus propias sombras. En una noche, su mundo cambiará por completo y conocerá a una nueva manada que tiene muchos secretos ocultos, y tendrá que convivir con un chico, cuyas acciones y sentimientos la confunden todo el tiempo... ¿Danka aprenderá a vivir como una humana? ¿Conocerá el rostro de la silueta que la acecha? ---- Esta historia es completamente original, prohíbo totalmente su copia y/o adaptación de cualquier tipo. Cualquier plagio será denunciado en donde se esté publicando sin mi autorización.


Fantasy All public.

#romance #hombreslobo #acción
10
2.2k VIEWS
In progress - New chapter Every Wednesday
reading time
AA Share

Prólogo

╰───────╮ • ╭──────╯

La brisa nocturna horadaba los poros de mi piel, y la luna me adiestraba, arropándome en la oscuridad mientras corría.

—Intenta respirar, Danka. —bisbiseó mi hermano mientras el cosquilleo de la sangre serpenteando por mis manos me mataba la consciencia. No me detenía, a pesar de que mi rostro estaba salpicado por líquido rojizo. Había dejado al cadáver de una mujer con una mordedura gigantesca que sobrepasaba su cadera y su espalda, sus ojos permanecían en mi mente, donde sus lágrimas se resbalaban de sus pómulos, y la carne abierta repleta de coágulos de plasma carmesí se encontraba abierta.

Ella había muerto, lo sabía, pero no estaba lista para enfrentarlo.

—No ha muerto. —dijo mi hermano—. Tienes qué mantenerte tranquila o te descubrirán, ¿puedes hacerlo?

Mis ojos estaban en desorbita, ya que sus gritos seguían sumergiéndose en mi cerebro, todo el momento se estaba procesando como si fuera una fotografía en mi cabeza mientras frotaba por el bosque. Poco a poco, estaba perdiendo mis fuerzas.

—Nadie lo notará. —me alentó.

—Estoy llena de sangre —le recordé, mi voz tembló al ritmo de perderse.

Muchas historias describen a los hombres lobos como bestias terroríficas, asesinos de la noche, demonios que habitan en las profundidades del bosque. Lo que nadie sabe, es que entre sus sombras más oscuras se encuentran los verdaderos rostros de lo que en verdad son. Somos parte humanos, tenemos el físico y el comportamiento parecido, a pesar de que somos bestias adiestradas por la luna, seguimos habitando entre los seres humanos con la finalidad de salvar a quienes no pueden salvarse.

Nuestra historia comenzó una noche en que los humanos hacían un pacto para ser invencibles y combatir a los depredadores nocturnos, —los vampiros—, e hicieron sacrificios para poder obtener la sangre de un humano y un animal. Así fuimos creados, y hemos estado unidos como una verdadera manada.

—¡Están cerca! —me alertó Will, mi hermano, y prosiguió a transformarse en un enorme lobo oscuro. Sus ojos eran de un color amarillo neón y sus colmillos eran demasiado grandes. Por mi parte, continué saltando entre árboles, mis tenis se estaban desgastando por la velocidad a la que iba, pero estaba esperando el momento perfecto para transformarme.

Sentí la adrenalina recorrerme todo el cuerpo como si estuviera siendo poseída por mi propio demonio y no tuviese fuerzas para combatirlo. Cada palpitación era más fuerte que la de un humano normal, y mis piernas eran más nervudas al igual que cada uno de mis huesos. Mis brazos comenzaron a doblarse y caí de rodillas gritando adoloridamente mientras cada extremidad hacia su cambio, el crujido de mi cuerpo me hizo soltar un alarido gruñido, las garras se enterraron en la carne de mis uñas y después salté junto a los otros lobos que venían siguiéndome desde hace varios metros para arrancarme la cabeza con los dientes y los guie hacia lo profundo del bosque. Mi hermano salió de entre los arbustos gruñéndole a los enemigos para distraerlos y darme la ventaja de llamar a la manada.

Seguí corriendo hasta tomar la ventaja, y una vez que estaba segura, le aullé a la luna.

Mi aúllo fue feroz como el canto de un monstruo fantasmal. Will me alcanzó para seguir corriendo y los otros lobos tampoco se detenían, así que seguimos nuestro camino a máxima velocidad, hasta que la mirada de mi hermano me guio hacia lo alto de los árboles. No estaba segura de poder saltar, pero él me dio la seguridad cuando lo hizo primero. Tomé velocidad hasta poder llegar a un gigante verde, pero otro lobo me rasgó las patas. Caí adolorida, me había golpeado la cabeza, pero seguía consciente.

Los lobos se detuvieron y fueron acercándose lentamente hacia mí para asesinarme.

De pronto, Will se abalanzó contra ellos, pero todos se unieron para atacarlo. Mis patas tenían cortes profundos, no podía levantarme para ayudarlo, cuando varios lobos oscuros intervinieron, provenían de todas partes solo para acabarlo vivo. Comencé a aullar y mis bramidos comenzaron a escucharse en lo profundo del bosque. ¿Por qué la manada no había llegado aún?

Hice lo posible para levantarme, pero otro lobo interpoló en mi camino, sus pupilas rojizas brillaban como el fuego, atisbándome como si el maldito animal fuese el rey. Los gritos de mi hermano pronto se convirtieron en un eco por el bosque mientras que yo me encontraba rendida ante el Alpha de la manada oscura.

Mis extremidades perdieron su habilidad, provocando que mis piernas humanas cayeran rendidas ante él. Los dedos de mis pies tenían la piel abierta donde había llegado el rasguño, las heridas estaban profundas hasta mis rodillas con la sangre coagulando.

Dejé caer la cabeza mientras sollozaba y lentamente escuché sus pasos venir hacia mí.

Me matará.

—La luna te ha maldecido. —musitó el hombre lobo.

Will seguía gritando desgarradoramente, y yo me estaba arrodillando ante este animal.

—Cierra la boca y mátame —apreté mis dientes con furia. Moriré con dignidad, no dejaré que mi enemigo me tenga lástima mientras estoy así. No, no moriré así—. ¡Mátame ahora, maldito!

—Serás maldecida por la luna, ella ya no te brindará ningún poder hasta el día en que mueras. —su voz fue un escalofrío asfixiante. El viento a nuestro alrededor iba incrementando, soplando mi cabello contra mi rostro.

—No seas cobarde —abrí mis ojos y alcé la mirada, pero su rostro se desvaneció en la oscuridad como una silueta fantasmal. De pronto, todos mis sentidos comenzaron a apagarse, mis músculos comenzaron a doler y un extraño líquido me invadió la garganta. Me levanté de golpe para escupirlo mientras me sujetaba la garganta, golpeé mis piernas para intentar recuperar las fuerzas, pero entendí que algo iba más mal cuando había perdido el olfato de los lobos que estaban en frente de mí.

—Esto es por Maykely. —la silueta humana de aquel lobo se desapareció al igual que los demás cuando salieron corriendo apresuradamente por la zona.

Y más de veinte lobos se acomodaron alrededor para rescatarnos.

╰───────╮ • ╭──────╯

Nota: ¡Hola! Te agradezco muchísimo por haber llegado hasta el final de este capítulo, te agradecería muchísimo si pudieras darle me gusta y comentar qué te pareció hasta ahorita. Tu opinión es muy importante para mí 🙏

¡Nos leemos en el próximo capítulo!

Con amor, Beka.

May 10, 2020, 6:24 a.m. 0 Report Embed Follow story
6
Read next chapter Capítulo 1

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 18 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!