CC
C Carbonera

La puerta de la funeraria fue abierta y un hombre de traje pidió ver los diferentes ataúdes. El vendedor los mostró, uno a uno, y antes del hombre irse, el vendedor preguntó a quién era. – Mi esposa. – Mis condolencias. – Ella es tan llena de vida y amor, tan llena de gracia ... – ¿Es, usted dice? ¿Ella no murió? El hombre sonríe y dice: – Tan pronto yo volver a casa.

#microstory #crime #marriage
  Jan. 1, 2019, 6:37 a.m.
AA Share

Comment something

0 Comments
Post!
No comments yet. Be the first to say something!

Related stories

More microfictions