Mala suerte Follow blog

F
Faxis Viker
Una parte de mi vida que quería compartir públicamente con la esperanza de hallar personas que se identifiquen o que por lo menos puedan aprender un poco de mis experiencias.
Non Verified story
Mala suerte
0
1660 VIEWS
AA Share

Maldición genética

Hola, pueden llamarme Faxis.


Vivir en un mundo lleno de prejuicios es algo tóxico. Todos alguna vez hemos escuchado algún comentario despectivo o "arquetipado" para ciertos grupos sociales: "esa persona es negra, por lo tanto debe robar", "usa lentes, debe ser inteligente", "es de tal zona, debe ser violento", etc, etc.

Las apariencias no están exentas de estos. Puedo decir sin temor a equivocarme que todos somos superficiales, pero la diferencia radica en cuánto lo somos. Yo mismo me considero una persona superficial, pero no decido en base a las apariencias. El problema está en que si bien hayan personas como yo que no decidan cómo actuar con una persona por su apariencia, también las hay aquellas que sí lo hacen.


El bullying es un gran ejemplo de estos. ¿Quién de niño a la hora de jugar no ha escuchado (para uno o para otro) la frase "contigo no porque eres feo"? Este ejemplo representa la menor forma de acoso puesto que a medida que los agresores van creciendo, también lo hace su crueldad.


Si bien nunca me ha tocado escuchar la frase anteriormente presentada sí he tenido roces con estas situaciones. Hasta los 15 años era un gordo con lentes que siempre hablaba de videojuegos y no tenía gracia, por mucho que intentara hacer reír. Básicamente era víctima de bullying. Si bien mi historia tuvo un final feliz no es eso en lo que me quiero enfocar, sino en una situación específica.


Cursaba segundo grado de secundaria, estaba presentando un trabajo al frente de la clase cuando alguien intervino con algún comentario hilarante que no logro recordar. ¿Cómo sé que fue hilarante? Fácil, una persona me tomo foto en aquel momento y en la imagen se notaba una sonrisa en todos los que aparecían en ella. Esta fue tomada desde un costado, por lo que sacó mi perfil. Así comenzó el problema. Esa misma tarde la imagen circuló por todos los alumnos del salón, fue tema de conversación principalmente por la apariencia de uno de los que aparecía. Exacto, yo. Al verla me horroricé, hasta ese momento no le había dado importancia a mi aspecto pero al verme y leer los comentarios burlones de mis compañeros empecé a creer yo mismo que era una persona de mal aspecto, un feo.


Si ya estaba deprimido por las situaciones que vivía en aquel momento esto me deprimió incluso más. Todos los feos me entenderán que es algo horrible conocer la realidad. Ahora bien, esta situación no duró mucho más que 2 días, pero sus secuelas perduran hasta hoy. Ese mismo año, unos meses más tarde, mi madre me llevó al dentista. ¿Se acuerdan que enfaticé desde que percepción me tomaron la foto? De perfil. El dentista nos dijo que tenía mandíbula clase 3.


Sin desviarnos mucho una mandíbula clase 3 es cuando el maxilar inferior está mas adelantado que el superior, desordenando los dientes, desviando la mordida, creando una sonrisa desencajada, produciendo dolores, etc. Pero la consecuencia más importante para mí fue la estética. Como los maxilares estaban invertidos mi perfil era estéticamente horrible.


Al principio no le di mucha importancia, para ese momento no logré conectar el incidente de la foto con mi problema recientemente revelado. El dentista me dijo que tendría que comenzar un tratamiento para jalar mi maxilar superior y colocarlo como debería estar. Para ello tendría que usar un aparato que mediante ligas haría el trabajo de sacar mi maxilar hacia afuera. El dentista se "apiadó" de mí y me permitió no usarlo en el colegio, por razones obvias, pero lo tendría que usar en todo momento que pueda.


Para resumir la historia, no utilizaba mucho aquel aparato puesto que generaba un dolor inconmensurable. A día de hoy sigo con marcas en la frente formadas al momento de usarlo, incluso cubriéndome con algodón y trozos de cartón. También dejé de ir a los chequeos pues se me olvidaban las citas o simplemente no quería ir. Al final mi tratamiento de 6 meses terminó durando mucho más de lo planeado.


El dentista cansado de que no usara el aparato, y porque supuestamente ya había terminado la etapa en la que podía alterar el curso de mi maxilar, decidió removerme la placa de metal que servía de conexión entre las ligas y el aparato. Así fue como terminó.


3 años después, al volverme una persona muy superficial, me arrepentí de no haber terminado el tratamiento en su momento. Para ese momento era una persona con alta autoestima. Había reparado mi vida y la vivía como siempre había querido. Durante ese tiempo no hubo ningún problema hasta que me di cuenta de cuanto afectaba mi mandíbula invertida a mi rostro. Modestia aparte creo que soy una persona atractiva, durante el tiempo en el que había mejorado mi vida tuve síndrome de hibris (todo lo que sube...): me alababa a mí mismo y a mi belleza, había trabajado para obtener un cuerpo atlético y delgado, agradecía el hecho de haber obtenido un buen rostro e incluso llegué hasta el extremo de considerarme perfecto. Mi castigo por mi carencia de humildad fue la segunda parte del síndrome de hibris: némesis (... tiene que bajar).


En un momento dado volví a observar mi perfil. Al ver lo mal que se veía me acomplejé de manera anormal hasta el punto de evitar salir a la calle o si tenía que salir a algún lugar ocultar mi perfil moviendo mi cabeza de un lado a otro. Y si no había movimiento alguno posible para ocultar mi perfil me ponía muy ansioso y preocupado porque la gente pudiera ver mi perfil.


Sin embargo así como mi vida escolar, esto también puede tener un final feliz. Es posible realizar una cirugía maxilofacial, la cual aseguraría que no sufra ninguno de los problemas que trae la mandíbula clase 3 y me daría un perfil normal. Lo malo es que para ese momento todavía parece faltar mucho tiempo puesto que tengo que terminar de crecer.


Es algo horrible el hecho de vivir acomplejado debido a algo que no es tu culpa. Debido a mi problema he limitado de sobremanera diversos aspectos de mi vida como lo son el amoroso, social o físico. Hoy en día agradezco el hecho de tener la oportunidad de realizar estudios superiores en una buena universidad y de tener una gran cantidad de amigos pero siempre pienso que para poder estar a mi "100%" tengo que arreglar mi rostro. Claro que ya aprendí mi lección y no volveré a pensar que soy un "adonis" o algo por el estilo.


Pensamientos finales:


Por mucho que vivamos en un mundo lleno de prejuicios esto es algo que podemos cambiar con la educación. No me refiero a la educación que recibimos en la escuela, sino a cómo enseñamos a nuestros hijos a ver el mundo. Aunque las personas digan que algo así es imposible porque iríamos de uno en uno recuerden que todos los grandes movimientos de la historia empezaron en la cabeza de un hombre cualquiera.


También es algo muy bueno tener alta autoestima, pero no podemos confundir esta con soberbia.


Nunca dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Sé que es una frase muy utilizada pero lo es por alguna razón. Si digo esto es porque nunca sabes cuando te arrepentirás de no haber hecho algo cuando tuviste la oportunidad.



El tiempo es algo molesto de esperar, pero siempre valdrá la pena esperar tiempos dorados. Ansío con ganas el momento en el que me pueda operar y tenga que dejar de ocultar mi perfil.

April 12, 2019, 4:51 a.m. 0 Report Embed 0
~