Diez del Once Follow blog

saracourdless Sara Courdless Hola, soy Sara. Me gusta tocar el piano y la guitarra, me gusta el café y han pasado años desde la última vez que escribí para desahogarme. Soy desordenada, tengo vicios que quitarme y debería dejar de fumar. Pero a estas alturas de la vida ya me da un poco más igual ser un desastre hecho persona. Si estás leyendo esto, quiero darte las gracias por dejar que me cuele en tu cabeza durante cinco minutos. El tiempo es tan valioso y limitado... y que tú me dediques un poco de él es realmente como para darte un beso en la cabeza. Te prometo que, a pesar de todo lo que vas a leer sobre mí, a veces soy feliz.
Non Verified story

#historia #escribir #personas #pensamientos #reflexiones #hueco #incomprendida
0
4595 VIEWS
AA Share

No soy sólo yo


Cada día aproximadamente 25 personas aparecen en mi mente, haciendo que me cuestione si hice bien o si por el contrario les decepcioné en su momento.


En verdad los pensamientos que tengo sobre una persona varían cantidad dependiendo solamente de ella. Algunas siguen en mi vida, algunas se fueron hace mucho tiempo y algunas están pendiendo de un hilo actualmente. Así, me planteo mucho por qué acabó la historia que alguien y yo estábamos escribiendo juntos, proponiendo una palabra cada uno. También intento entender qué está pasando con los que aparentemente siguen a mi lado pero han decidido dejar de escribir. Aun así, lo que más me cuesta es aceptar y comprender a aquellos que tiraron el lápiz en cuanto pudieron y me dejaron a mi suerte ante una página en blanco que no sé completar por mi cuenta.


Me gusta creer que la historia de nuestra vida es como un libro que escribimos nosotros mismos con nuestro puño y letra, y que cuando decidimos que alguien es lo suficientemente importante en nuestra vida le conferimos el poder de no solo aparecer en nuestras páginas, si no que les damos la autoridad de escribir lo que crean que pueda complementar la descripción de lo que nosotros podemos resultar cara a otros. De esta manera, nuestra historia es la suma de lo que vivimos en primera persona y de lo que hacemos sentir al resto.


Suena demasiado poético y metafórico como para ser verdad, ¿no? Pero siempre hay un poco de razón en todas las comparaciones que hacemos para intentar dar a entender algo que no sabemos explicar debido a su complejidad para asemejarse con algo factible o real. Porque cualquiera pensaría que estoy loca si digo que yo no soy sólo yo. Soltarlo así no sería inteligente por mi parte porque, claro,


¿cómo no voy a ser yo?


Cómo te explico que soy más de partirme a mí misma en pedazos para impedir que otra persona lo haga primero. Cómo te explico que me gusta dejar un trozo de mí en todo lo que me gusta, en todos los lugares que han sabido guardarme un secretos  y en todas las personas que me importan. Cómo te explico que me gusta quedarme también un poco de ellos.


Es un ciclo implacable y perfecto en el que intercambio una parte de mí por la de alguien que, proporcionalmente, pueda cubrir el hueco que me ha dejado. Es un espacio físico y emocional reservado para ambos, en el que nadie interfiere. Es como una compatibilidad tan exigente que no se da con cualquiera, convirtiéndose en un único hueco por persona. Una simbiosis que funciona siempre y cuando ambas partes den lo mismo de sí mismas.


Lamentablemente, esto no siempre se cumple. Hay quienes deciden no concederte su parte del intercambio. Ahí se empiezan a formar vacíos que, literalmente, nadie puede llenar. Si te lo propones es la putada más grande que le puedes hacer a alguien. Te conviertes automáticamente en un obstáculo para el otro imposibilitando ser plenamente uno mismo. Esa persona nunca llegará a ser el 100% de lo que potencialmente podría llegar a ser por tu culpa y por la de nadie más. Si lo piensas con detenimiento es un peso y una carga emocional que no le deseo a nadie.


Precisamente esto es lo que me ha traído aquí hoy, después de años sin escribir cómo me hacen sentir las personas que me hacen daño, aunque sea inconscientemente. Me inquieta y no logro entender qué les lleva a no querer ayudar a completarme. Estoy muy lejos de ser yo y de ser un yo feliz al 100%, y eso me asusta. Sólo tengo 18 años y en mi libro ya hay más páginas en blanco de las que debería haber. Sólo tengo 18 años y tengo huecos tan profundos que solo hacen eco al dolor y solo retratan las cicatrices que esas personas provocaron en mi piel. Nada ni nadie consigue sellarlos, nada ni nadie consigue sellarme. No encuentro soluciones pero tampoco quiero callarme. Esto es, literalmente, un reclamo hacia nadie. Aquí nadie va encontrarme así que puedo desahogarme como si nadie lo fuese a leer.


Y si tú, que estás leyendo esto, si tú sientes algo parecido a lo que acabo de describir y redactar. Tienes que saber que no es tu culpa nada de esto. Tienes que saber que hay que seguir luchando, porque algún día alguien rellenará el hueco que le tienes reservado de una manera tan especial que te olvidarás por completo de que hubo un día en el que estabas incompleta.


Y si por el contrario al leer esto te has dado cuenta de todos los vacíos que has dejado en personas que querías, actúa y haz algo porque te prometo que para escribir la página de una historia ajena nunca es demasiado tarde. No pierdas la oportunidad de hacer las cosas bien.


 

Nov. 10, 2018, 12:38 p.m. 1 Report Embed 0
~