2
5.2k VIEWS
AA Share

Toc toc...

El atractivo físico atrae, por supuesto y desde luego. No cabe duda en cuanto a que llama la atención y ciega. 

 Sin embargo... solo la personalidad llega al corazón y enamora. No me penséis radical o extrema. Sencillamente, es esta, quien nos brinda carácter, persistencia, ideales y valores,  creatividad,  fuerza, tenacidad... e incluso ese erotismo y seducción, tímido o pasional que toca el alma y que afianza un vínculo entre almas gemelas. 

Aquellas, que ven lo que es invisible a los ojos, como nos enseñaba, Antoine de Saint, en "El principito" ;) 

Cuantas veces, has mirado a alguien, quien te atrajo casi instantáneamente, y tras un mínimo periodo de, por ejemplo, 15 minutos, incomprensiblemente ya no era tan atractivo? Y al revés?!! Esto sí que es chachi... 

Conoces a alguien, quien no ha despertado aparentemente ninguna sensación erotico-festiva,  y sin darte a penas cuenta entre coincidencias, risas, y aparentes signos similes de personalidad... te encuentras pensando en que no has visto mirada y carita más bonita, o como lo empotraríais contra esa mesa, por ejemplo.  Si, he dicho empotrarías. No pasa nada. 

Dada la "complejidad" de similitudes u opuestos atrayentes, también ocurre aquello de encontrar el erostismo en aquello que no tenemos y deseamos, por supuesto, algo que en mi opinión personal, es muy satisfactorio quizá en las primeras fases de una relación, pero ligeramente peligroso a lo largo de los años, pues al final... cada cabra tira a su monte. Y compartir tu y su, vida con alguien quien no comprende o entiende, tú y sus inquietudes, se hace difícil.

El amor es maravilloso si... pero cuando se confunde con embelesamiento,  cariño... puede ser duro, manteniendo algo por nostalgia y amor fraternal... 

Porque al final las almas gemelas tienen esa conexión "inexplicable" al que todo ser humano aspira, claro... el ansía de vivirlo, precipita y suicida corazones a brazos equivocados. El paracetamol e ibuprofeno del alma. Que como analgésico que es, alivia... pero no cura. ;) 

Aprovecho para nombrar a Theodor W.

Quien decía eso de:  “Solo con quien te ama puedes mostrarte débil, sin provocar una reacción de fuerza”

La atracción es instintiva, según la ciencia.  En menos de un segundo podemos saber si una persona nos atrae o no.

En cambio el AMOR, requiere atravesar caminos algo más... "profundos", donde la personalidad es la gran seductora.

Cada uno de nosotros tiene su propia experiencia en el mundo de las relaciones afectivas, TODOS. 

Aprovecho para mentar a aquellos, que en sus relaciones, tienden a camuflar su naturalidad, adaptándose como un camaleón a la de su compañero... Esto, amigos, y me incluyo... es un tremendo y común ERROR. 

El físico no deja de jugar un papel relevante en la grandísima mayoría. 

Esto no es malo, por supuesto!

 Pero... aquí llega la auténtica magia del cerebro humano! 

Lo significativo a la hora de enamorarnos de alguien son conexiones psicológicas establecidas con esa persona en concreto.

Cuando conectamos con alguien y sentimos el impacto de una emoción inesperada. Un gesto y una mirada que marca y envuelve. 

Experiencias compartidas, donde  se descubren mismos valores.

 Risas y humor simil... o idéntico incluso! Y lo que más... 

 La complicidad de la comunicación no verbal... pensar en la mismas o muy parecidas "cosas" al mismo tiempo... 

 Cómo nos convertimos y se convierten para nosotros poco a poco en prioridad.

Y aunque me encantaría terminar con este "peque-relato" mimosamente... 

Debo dejar la última palabra a la ciencia: 

"Las conexiones psicológicas se establecen siempre en base a un patrón determinado de personalidad. Si esos contactos psicológicos y ese patrón de personalidad, son significativos, nuestro cerebro lanzará al instante la correspondiente fórmula química a base de serotonina, dopamina y oxitocina."

(Hormonas de la felicidad) :)

Alba de Julián Alonso

•Albonxu•










Sept. 22, 2018, 5:33 p.m. 0 Report Embed 1
~