Una colada de verano con olor a lavanda Follow blog

paloma-mora-mas1536431532 Paloma Mora Mas Disfrutamos del presente y planeamos nuestro futuro, ¿pero que hay de todo lo que hemos dejado atrás?
Non Verified story

#338
1
1888 VIEWS
AA Share

Una colada de verano con olor a lavanda

¿Sabes cuando un hombre te mira de esa forma en la que lo hace él?
No es porque te quiera más, es porque te sigue queriendo como el primer día.
En el fondo sabemos que no somos las chicas que protagonizan nuestros más dulces sueños y deseos, en el fondo lo sabemos: nosotras no haremos que cambie.
Porque cuando álguien te dice adiós, te lo dice para siempre; al igual que un tímido te quiero es para toda la vida.
Porque aunque esté mal decirlo, cuando álguien te da algo sin esperar nada a cambio, miente. Todos esperamos algo. Lo más mínimo, lo más insignificante, un simple "gracias", pero lo esperamos.
Porque estamos diseñados para fallar y aprender, para hacer daño y perdonar al mismo tiempo que somos perdonados. Intentamos reparar lo ocurrido cuando sabemos, perfectamente, que no podemos.
Porque cuando decimos adiós, lo decimos sabiendo que es el final de un largo camino recorrido. Al cerrar sus ojos lagrimosos estando al borde de la muerte, lo sabemos, se ha despedido para siempre.
Sabemos que nunca jamás volveremos a ver sus ojos grises manchados; sabemos que va a un lugar dentro de nosotros en el que lo reordaremos siempre, un lugar especial donde está a salvo de ser olvidado.
Y tan sólo cuando sucede algo como esto nos damos cuenta de que el amor que sentíamos por él era sincero y verdadero. Sólo entonces lo valoramos.
Es entonces cuando nos damos cuenta del valor de las personas,sabiendo que si el honor y la victoria es lo único que nos queda en este mundo, es que no hemos aprendido nada. Si lo hubiéramos hecho recordaríamos todos y cada uno de los detalles que forman nuestra vida.
Recordaríamos el olor a lavanda después de hacer la colada los días de verano, el olor a hierbabuena del perfume, el olor a tabaco de pipa de tu abuelo, el olor de las sábanas recién puestas. El sabor del primer beso o la sensación abrumadora que siente tu cuerpo cuando álguien te mira fijamente, el placer de un buen helado...
Pero no lo hacemos. Agotamos nuestro tiempo pensando en cosas que están aún por llegar y que sabemos que no serán ni la mitad de buenas que aquellas que ya han sucedido, porque sí, lo sabemos, pero no lo recordamos.

Nov. 26, 2018, 12:02 p.m. 0 Report Embed 0
~

Related stories