Blog del Escritor Follow blog

blog Jackie Inkspired Blogger Aquí encontrarás todos los consejos que necesites para finalmente empezar tu historia. Además, tendrás constantes tips para motivarte y pulir tus libros digitales, y así ganar más seguidores y fieles lectores. :)

#blog-tipsparaescribir
AA Share

Las primeras líneas siempre importan


¿Se han detenido a pensar en cómo comienzan sus obras favoritas?


Las primeras líneas que nos introducen en la historia tienen una función algo complicada: ser una invitación a los lectores a que continúen leyendo. Muchas veces a los escritores nos cuesta decidir cómo empezar nuestras novelas. Una buena manera de encontrar ideas para ello es prestarles atención a las primeras palabras de nuestros libros y/o escritores favoritos.


Existen muchas formas de iniciar una novela o un cuento, pero si algo tienen en común los comienzos más memorables es que dicen mucho más de lo que a simple vista podemos captar.


Piensen en como J.M Barrie nos introduce en su obra “Peter Pan”: “Todos los niños crecen, excepto uno”. Con unas pocas palabras, no solo logra captar la atención y curiosidad del lector, sino que nos presenta la trama central de la historia, y, de manera indirecta, su personaje y el desenlace. Lo mismo sucede con el comienzo de Fahrenheit 451 de Ray Bradbury: “Era un placer quemar”. Cuatro palabras que, al ser impactantes, invitan al lector a seguir leyendo.


Otro inicio icónico es el de “Orgullo y prejuicio” de Jane Austen. “Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita de una esposa”. Así como en Peter Pan, la historia comienza relatando el corazón mismo de la trama que se va a narrar y la autora no necesita de grandes descripciones, ni explicaciones de la sociedad, para presentar el conflicto. Pero eso no es todo, estas palabras logran reflejar el tono que caracterizará la novela. El sarcasmo y la crítica social que son propias de Austen son visibles en tan solo la primera oración.


Algo similar podemos encontrar en Franz Kafka y su novela “La metamorfosis”. “Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto”. Una vez más, el autor de manera brillante introduce tanto su protagonista como el conflicto de la historia, sin necesitar de grandes explicaciones o descripciones. El tono inquietante detrás de dicha introducción define esta obra y acompañará al lector hasta las últimas páginas.


Otra característica importante de las primeras líneas es sentar las bases del universo que se está desplegando. En las historias de fantasía, que necesitan una construcción más detallada del universo, también encontramos inicios icónicos que se destacan por su simpleza pero que dicen mucho más si son analizados atentamente.


Por ejemplo, el comienzo de “El Hobbit” de J.R.R. Tolkien dice así: “En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y asqueroso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad”. Esta introducción al mundo fantástico de Tolkien no solo presenta al personaje principal de la historia (sin ningún otro detalle más que el hecho de que se trata de un hobbit), sino que describe, por medio de la palabra comodidad, su forma de vida. Quienes hayan leído el libro sabrán que el viaje que se narra luego, será todo menos cómodo y es por eso que el primer párrafo servirá como punto de comparación entre la vida del protagonista antes y durante su aventura.


Una estrategia similar utiliza J.K.Rowling para comenzar la saga “Harry Potter”. “El señor y la señora Dursley, del número 4 de Privet Drive, estaban orgullosos de decir que eran perfectamente normales y muy agradecidos por ello. Eran las últimas personas que uno esperaría encontrar involucradas en algo extraño o misterioso, porque no aceptaban esas tonterías”. Estableciendo en este primer párrafo la personalidad y forma de vida de los personajes secundarios, tíos de Harry, logra captar la atención del lector (ya que presenta unos personajes poco usuales en una historia de fantasía) y también los prepara para el evento fantástico que modificará la “normalidad” de los Dursley. No hay mención de la magia en sus primeras líneas, pero sí la posibilidad de que cosas extrañas y misteriosas puedan suceder, a pesar de la negación de los Dursley.


Otros autores como Philip Pullman prefieren un inicio más directo al universo fantástico sin otorgar grandes explicaciones. Su trilogía “La materia oscura” comienza así: “Lyra y su daimonion atravesaron el comedor, cuya luz se iba atenuando por momentos, procurando mantenerse a un lado del mismo, fuera del campo de visión de la cocina”. Por medio del párrafo inicial nos presenta a los protagonistas, Lyra y su daimonion. Podría detenerse a explicar lo que es un daimonion, pero no lo hace. No es el momento para hacerlo y, de cierta forma, incentiva al lector a continuar leyendo para descubrirlo. Se limita a continuar la narración estableciendo una acción (“atravesaron el comedor”) y dejando en claro que no desean ser vistos, permite que el lector deduzca que se trata de una acción que no está permitida. Nuevamente el misterio está detrás del texto.


Otra función de las primeras líneas de una historia puede ser anticiparnos el final. Gabriel García Márquez comienza “Cien años de soledad” con estas palabras: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en el que su padre lo llevó a conocer el hielo”. Utiliza la misma técnica para iniciar “Crónica de una muerte anunciada”: “El día que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo”. Es posible que saber cómo terminará una historia sea desmotivante para algunos, pero el autor juega con la curiosidad del lector planteando una acción luego de establecer el desenlace, que nos invita a seguir leyendo hasta descubrir si realmente han de morir al final.


Como ven, un comienzo captivante es, en definitiva, la puerta de entrada más directa para atraer la atención del lector, y, a su vez, sientan las bases del universo y del tono que caracterizará la narración. Generar una buena primera impresión mediante el primer párrafo puede llegar a ser lo que distingue a esa historia por sobre otras.


Como escritores no debemos subestimar la influencia de las primeras líneas en la opinión de los lectores y es bueno esforzarnos para comenzar nuestra narración con impacto.


¿Qué piensan ustedes? ¿Habían reflexionado sobre la importancia de las primeras líneas en sus historias? ¿Cuáles son los inicios de sus obras favoritas?



Texto por:

Flavia Menchaca

Embajadora

@flavii_chan82

March 26, 2019, 11:47 p.m. 3 Report Embed 4

Comment something

Post!
Esperanza Prado Esperanza Prado
April 14, 2019, 9:42 a.m.
Lucy Karstein Lucy Karstein
3 May. Bistritz.—Left Munich at 8:35 P.M., on 1st May, arriving at Vienna early next morning; should have arrived at 6:46, but train was an hour late [Extraído de Drácula de Bram Stoker, mi libro favorito desde niña]
April 1, 2019, 9:58 a.m.

  • Lucy Karstein Lucy Karstein
    "Vivíamos en Estiria, en un castillo. No es que nuestra fortuna fuera principesca, pero en aquel rincón del mundo era suficiente una pequeña renta anual para poder llevar una vida de gran señor" [Carmilla, Sheridan LeFanu] April 1, 2019, 10:01 a.m.
~

Related stories