Mi vida en este extraño mundo es...¡Difícil! Follow blog

blackargon Black Argon

Ygno es un alíen que, por motivos del destino y por su mala suerte quedó varado en la tierra, lugar donde deberá iniciar una nueva vida.


#Acción #Humor #Gratuita #Aliens #Ciencia Ficción #Anime
AA

Lamento interrumpir.

La noche está plenamente estrellada, las luces de los astros brillan frente a nosotros como si fuesen luciérnagas gigantes. Se ven muchas constelaciones y el cielo no solo está pintado de azul oscuro y blanco, también se ve claramente la luz de las nebulosas, es realmente hermoso…

…O eso me gustaría decir…

Mi nombre es Diego, tengo catorce años y vivo en Cruce; una de las ciudades más importantes del continente. Tal vez no te interese esto, de hecho estoy seguro que no te interesa pero igual te lo voy a contar: Hoy recibí tutoría. Si, así es, ser malo en la escuela por fin dio frutos ya que Rosa, mi vecina de dieciocho años, vino a darme clases privadas de apoyo. El día fue realmente perfecto: Estudiamos, reímos, cantamos y hasta nos volvimos bastante íntimos. Fue por eso que lo propuse

“¡Veamos las estrellas!”

Que idiota soy ¿A quién se le ocurre ver las estrellas en una ciudad con una total contaminación lumínica? Pero ella se ve tranquila, acostada al lado mío con sus sedosos mechones de cabello marrón desparramados por el suelo, sus enormes y hermosos ojos castaños completamente abiertos, sus gruesos y rojos labios que no dejan de sonreír mientras observa concentrada el cielo. Por lo menos puedo ver como la luz plateada de la luna resalta las curvas de su cuerpo marcadas en su vestido floreado de una pieza, y como hace brillar su blanca y pálida piel en un tono fantasmal, casi de fabula.

— ¿Sabes Diego? —dijo la chica acostada al lado mío.

— ¿Qué cosa? —le respondí rápidamente, mientras me sentaba en el pasto tratando de volver a mis sentidos.

— ¡Realmente amo las estrellas! —dijo ella, levantando sus delgadas manos al cielo.

¡¿Qué?! ¡¿De qué habla?! ¡No veo absolutamente ninguna estrella! Alto, es verdad que ahora mismo ella es como una estrella para mí pero no hablamos de eso ¿verdad? Ella no se está adulando ¿Verdad? No no, es imposible que sea una narcisista. Pero entonces ¿De qué habla?

Levanto mi cabeza, pero no. No hay nada. ¿Sera que ella puede ver algo que yo no puedo ver?

—Oye —dije luego de revisar bien el cielo—. No quiero romper el momento pero no hay ninguna estrella arriba.

¡Alto! Tal vez se burla de mí…

—No me digas que no puedes verlas —dijo ella claramente alarmada y sentándose en el pasto—. Hoy si tome las pastillas, estoy segura que hay luces ahí.

Tal vez tiene una vista mejor que la mi… ¡¿Pastillas?! ¿Oye oye de que se trata esto?

Pero sin previo aviso, el hecho de que la chica que me gusta haya dicho “hoy si tome las pastillas” se volvió la menor de mis preocupaciones.

De un segundo a otro, fuimos envueltos por un gran y cegador halo de luz blanca, al mismo tiempo que una gran corriente de aire comenzó a fluir, arrastrando hojas, tierra y a nosotros hacia la casa y las paredes.

Pero a diferencia de mi, Rosa no retrocede ante el viento y no se ve mínimamente asustada por la cegadora luz, por lo contrario, le está haciendo frente y gritando algo que no logro escuchar bien por el viento.

— ¡¿Lo ves?! ¡No estoy loca! —dijo ella mientras trataba de avanzar contra el viento.

Preferiría no haber escuchado eso.

Así como empezó, el viento se detuvo de un segundo a otro al mismo tiempo que las luces comenzaron a bajar la potencia.

Por unos minutos todo fue silencio, mis padres a pesar de estar dentro de la casa parece que no sintieron nada o tal vez se están haciendo los estúpidos. Como sea, el sonido de una puerta abriéndose me obliga a volver mi vista a eso que está delante de nosotros. Segundo después, el sonido característico de algo húmedo y pesado chocando contra el suelo me hace retroceder unos cuantos pasos, por lo contrario, Rosa avanza.

— ¡No estoy loca! —gritó Rosa mientras avalentonada daba pasos hacia adelante, enfrentando a esa enorme silueta—. ¡De verdad tome las pastillas! ¡Lo juro!

Ella niega con mucha fuerza todo lo que está sucediendo. Me gustaría decirle que yo también estoy viendo la misma alucinación que ella.

A unos centímetros de Rosa, justo donde la luz se hace más potente, una enorme silueta emerge. Es gigante, tal vez tenga más de tres metros. Su cabeza es enorme a diferencia de su cuerpo el cual es bastante delgado. Un segundo después de que la silueta aparece, millares de otras siluetas surgen junto a ella, nacen del suelo y algunas están casi a la altura de la cabeza de esa cosa y se retuercen como si fuesen lombrices de tierra.

—Diego —dijo Rosa, quien está a un palmo de ese ser—. Perdón, es posible que hoy no haya tomado mis pastillas.

— ¡¿De verdad te preocupa eso?! —grite sin dudarlo.

Al instante que termine de gritar, varias de esas siluetas capturaron a Rosa sujetándola de la cintura, los brazos y las piernas.

No puedo moverme, estoy completamente aterrado ¿Ella de verdad fue capturada? ¿Esto de verdad está pasando? ¿Qué debería hacer? ¿Qué debería hacer?

La-mento Interrum-pir tu ritu-al de corte-jo —dijo Rosa en un tono extraño, casi gimiendo.

Levanto la cabeza, esa criatura tiene capturada a Rosa, quien está siendo elevada del suelo por los tentáculos y ahora tiene tres más, uno en su cuello y dos que van por debajo de su vestido. Las fuertes luces de fondo se van apagando gradualmente, lo que me permite ver a la criatura la cual se acercó a mi sin que me diera cuenta, ahora está a menos de un metro de distancia.

Ya con las luces bajas, puedo verlo bien: Es de color verde musgo. No tiene piernas, en su lugar hay muchos tentáculos de distintos tamaños y grosores, me atrevo a decir que son más de mil. Algunos de ellos están extendidos por sobre la altura de ese ser, elevando a Rosa del suelo. Su cintura —si es que puedo llamar a eso cintura— es alargada y extremadamente fina, más arriba hay una especie de pecho pero es muy pequeño a comparación del abdomen. Su cuello al igual que su cintura es largo y fino pero aun así resiste su enorme cabeza con forma de huevo. No tiene boca, tampoco parece tener oídos o nariz pero tiene dos enormes ojos que ocupan más de la mitad de su cabeza, estos son rosados pero brillan con todas las tonalidades existentes de este color y algunas de las cuales ni siquiera conocía su existencia.

Unos centímetros por sobre la cabeza de ese ser, mi amiga Rosa esta sujetada por tentáculos en sus muñecas, tobillos y cinturas, los cuales a simple vista se ven que están haciendo presión sobre su inmaculada piel. Por lo contrario, el tentáculo que esta sobre su cuello no se ve como si lo estuviera apretando, más bien parece que apenas lo está tocando. Por otro lado hay dos más entrando en su vestido los cuales veo como hacen una rutina de entrar y salir. Un momento ¿No es esto?...

Inmediatamente veo el rostro de Rosa, esta con los ojos en blanco, babeando y sacando la lengua mientras agudos gemidos escapan de su boca al mismo tiempo que se escucha una muy agitada respiración de su parte.

Ella esta gimiendo. Mi amiga está ‘sufriendo’ de Tentacle Rape. No sé cómo decir esto pero siento algo duro en mi entrepierna.

— ¡T-tú! —Dije increpando a la criatura frente a mí—. ¡¿Qué le estás haciendo a mi no-novia?!

Juro que tartamudeé.

— ¿Novia? —Dijo dificultosamente Rosa entre gemidos—. Según veo en los recuerdos de este individuo femenino, esa palabra representa un titulo de cercanía que establece que dos individuos de distinto o igual género tienen relaciones sexuales con frecuencia y que normalmente involucra ‘sentimientos’, según puedo analizar en sus recuerdos y en la imagen que ella tiene de ti me arriesgo a decir que solamente eres su amigo.

Algo se rompió dentro de mí, creo que fue mi corazón. Aun así siento como otra zona de mi cuerpo se fortalece aun más.

—Me estoy acostumbrando muy bien a la mente de tu especie —gimió Rosa mientras el monstruo movía los tentáculos haciendo como si fuesen puños—. Aunque creo que estoy sufriendo un poco de contaminación mental. Como sea, mi nombre es Ygnometeruda’Rzaelbtloglem Vractenmedia Gonta Disgrutxionacle, pero mis amigos me dicen Ygno.

¿Ella me ve como su amigo? ¿Realmente fui friendzoneado? ¿Por qué la tengo dura?

—Estaba en un viaje de pesca hacia el cuerpo rocoso que orbita al gigante gaseoso a unos cuantos miles de millones de kilómetros de acá —dijo Rosa, aun gimiendo—. Por lo que puedo ver ustedes conocen esos lugares como “Europa” y “Júpiter”. Pero una roca minúscula y a gran velocidad impactó contra el casco exterior de mi vieja nave, haciendo una perforación y penetrando uno de los estabilizadores de energía, por lo que me vi obligado a hacer un aterrizaje de emergencia en tu planeta. Da la casualidad de que en composición mineral y atmosférica mi planeta y el tuyo tienen gran similitud, así que estaré acá hasta conseguir los elementos necesarios para reparar mi vehículo espacial.

— ¡Diego! —Dijo alguien saliendo del interior de la casa—. Estoy escuchando muchos gemidos ¿Quieres condones?

Interrumpiendo mi dolor, mi cincuentona, redonda y amada madre sale de la casa, seguramente alertada por el alboroto. Aunque obviamente confundió el origen de los gemidos.

Tal vez fue por verme completamente pálido, tal vez fue por ver a Rosa siendo penetrada por un monstruo, tal vez fue por el mismo monstruo, tal vez fue por ver la obscena cara de placer de Rosa, la cosa es que mi madre volvió a la casa de inmediato y comenzó a gritar llamando a mi padre.

Ah, parece que no quedan muchas cosas que se puedan hacer ¿verdad?

—Oye tu ¿Quieres ir adentro? —le dije al monstruo que profana a mi amiga.

— ¿No hay problema con dejarme entrar? —dijo Rosa entre gemidos.

—No… Solo déjame hacer una cosa —respondí antes de girar la perilla de la puerta.

— ¿Qué cosa? —respondió Rosa.

—Déjame sacarle fotos… a ella. 

Nov. 28, 2017, 1:40 a.m. 0 Comments Report Embed 0
~