SIN NOMBRE Follow blog

ricardocrgs ricardo garzon

El amor, el odio, la desesperación, son algunos de los sentimientos y emociones que los seres humanos experimentan extrinsecamente pero que padecen intrínsecamente y que nuevamente desde su exterior materializan en diversas acciones que en muchas ocasiones pueden ser inesperadas, aterradoras e impredecibles. Sin nombre, es de esos cortos relatos que buscan sorprender al lector con la bajeza de la naturaleza humana, demostrando que el amor no es un sentimiento ni una emoción es una baja pasión que la no poderse definir con exactitud gracias a los innumerables trabajos psicológicos, filosóficos, antropológicos y demás ramas del conocimiento Epistemico queda sin nombre, pues, con cada relato, el mismo lector tendrá la obligación de definir que nombre darle al suceso...


#MISTERIOR #LOCURA #ODIO #AMOR
AA

SIN NOMBRE VII

¿Porque? ¿Porque tenía que ser ella la causante de mi desgracia? ¿Porque no la asesiné físicamente en mis recuerdos? ¿Porque el pasado me golpea con inefable furia, tratando de acabar con la poca vida que me queda y que su partida me arrebató? Ahora, como producción de las alucinaciones que solo un narcótico fantasmagórico puede producir, aquella pintura, esa de su escultural rostro torneado y tallado por divinidades de cuya existencia hasta los más creyentes dudan, tomo vida, se acercó a mí con tanta pasión que sentí que de un beso me devoraría y me raptaría lanzándome a sus entrañas para nunca jamás poder salir de allí, no pronuncio palabra, solo empezó a cantar, la melodía de nuestro compromiso matrimonial, la melodía que se reproducía el día que lo humano y lo divino se unió para engendrar a nuestra criatura que ahora yacía en los fosos inhóspitos de la muerte, la misma melodía, que escuché cuando me sumergí en un mar de licor, intentando tontamente ahogarla a ella, siendo en realidad yo quien me hundía en las profundidades de mi miseria humana, creo que cuando Silvio la compuso, estaba también transitando por el sendero oscuro que ahora yo cruzaba, intentando escapar de un cubo sellado con la palabra realidad. Oleo mujer con sombrero... mientras escuchaba aquel canto incomprensible para el oído del amante que se deleita con los gemidos ardientes de su satírica faena con la dalia de deseos carnales, se aproximó a mis labios, y besándome sentí aquel olor a café cerrero y al sabor dulce de su pintalabios, mis ojos se cerraron, por un instante creí escapar, pero de repente una máquina de esas controladoras de signos vitales produjo un sonido estridente.

De vuelta en aquel cuarto frió de olor nauseabundo a muerte y desahució, escuché las sirenas de la patrulla acercándose y su cuerpo, sobre el camastro, tornándose pálido, tan pálido como el reflejo de la luna, en el muro de mis recuerdos, en el callejón sin nombre

Nov. 4, 2017, 11:34 p.m. 0 Comments Report Embed 0
~