11.03.2014 Follow blog

M
Miley Hemsworth


11 de marzo del 2014, después de tantos meses te volví a ver...


##amor
AA

11.03.2014

Estaba esperando que el elevador llegara para subir a mi habitación, sino fueran más de 30 pisos hubiera subido las escaleras. 


Al abrirse, entré, me fije, no estaba vacío, estaban dos señores de unos 60 años de edad muy bien vestido con sus trajes oscuros, como se vestía mi padre para ir a su trabajo.


Me coloqué al frente de ellos. 


Ese sonido particular anunciaba que la puertas del elevador se cerrarían y me llevarían a mi piso, pero fue detenido por una persona un poco apresurada que entraba antes de ser aplastado por las puertas. Subí la mirada, era él.

 
Sonrió y agregó un " Este debe ser mi día de suerte" antes de colocarse a mi lado. Las puertas se cerraron completamente, comencé a sentir esas mariposas en el estómago que se te hacen cuando comienzas a subir, pero estaba segura que no era el efecto de subir, sino su cercanía. 


Me aleje un poco de él, pero él sin pensarlo se acercó a mí. Me alejé de nuevo, pero él se corrió de nuevo a mi lado. Esto continuaría así, lo sabía, así que me coloqué a lado de los señores, para así estar en frente de él. 


No se movió, solo se rió y preguntó "¿Me estas evitando?"


No contesté, pero volvió a preguntar "¿Ahora no me vas a hablar?" 


Ahí estaba yo, sin nada que decir de nuevo, aunque tenía muchas cosas que decirle en cara. 


"Sabes, estas siendo tan inmadura" ahí estaba, solo eso necesitaba, una palabra, que me hiciera explotar.


"¿Inmadura? ¿inmadura, yo?, mira quien habla de madurez, lo dice el hombre más maduro de este universo" hasta los señores que nos acompañaban pudieron escuchar el sarcasmo en mi voz antes de bajarse en su piso.


"Y la niña tiene lengua" Niña, tu hermana. "Hablemos" agregó seriamente.


"Si quieres hablar, ¿por qué no hablas con tu amiguita? Estoy segura que estará complacida, bueno, aunque solo podrá escucharte ya que tu miembro estará en su boca" No debí a ver mencionado a la puta esa. 


"¿Estas celosa?" preguntó. Él cree que esto es una gracia. 


Sí, estoy celosa, y mucho, pero él no tenía porque saberlo.


"¿De ella? Ya quisieras" respondí. 


"Estas celosa" agregó riéndose. Definitivamente, él disfrutaba esto. 


"Mi Dios, claro que estoy celosa, muy, muy celosa. De hecho, la verdad es que no te he olvidado, y es por eso que hago todas estas estupideces, de acostarme con diferentes hombres todas las noches, emborracharme hasta vomitar, drogarme con drogas de nombre que ni yo misma puedo mencionar y gastarme mi dinero en cosas sin sentido, para así no tener que pensar en ti todo el día. ¡Oh!, espera, esa no soy yo, ese eres ¡tú!" Lo señalo con mi dedo, mientras me burlo de él. Esto de usar el sarcasmo se estaba volviendo un hábito en nuestras conversaciones.


"Sabes, al menos yo no tengo que usar el sarcasmo para decir mis verdaderos sentimientos. Yo si acepto que me pongo celoso cuando te veo hablar con un chico, yo si acepto que no te he olvidado, acepto que te amé, y aunque me rompiste el corazón, te sigo amando y aunque sea un idiota y haga todas estas estupideces nunca he dejado de pelear por ti, porque siempre te amaré" con cada frase que decía, tomaba un paso hacía mi, hasta el momento que terminó y su cara estaba tan cerca de la mía. Dios mío, como quería sentir sus labios sobre los míos. 

 
Mi cerebro todavía procesaba lo que mis oídos acababan de escuchar, ahí estaba él, parado a centímetros de mí, quería decirle "yo también te amo y no tienes que luchar más por mi, porque aquí me tienes, soy tuya" pero no, no podía hacerlo.


"Bravo, hermoso discurso, ¿cuánto tiempo te tomó escribirlo y memorizarlo?" Dije mientras aplaudía lentamente en tono de burla y me alejaba de él. 


Mi cerebro en situaciones como estas era un asco, no podía creer que eso fue lo primero que se me vino a la mente. Obviamente estaba actuando como una perra y él lo sabía. 


"Es por eso que nunca encontrarás la felicidad, por ser una perra" sonaba muy molesto. 


"Y tu de perras debes saber mucho" escupí. Quería darle una cachetada, pero estaba lejos de él. "Mira, por los amigos que somos, debería darte un consejo: deberías ir a un hospital a que te revisen, la prevención es muy importante, sabes, no vayas a tener un sida o gonorrea por todas esas putas que te cojes todas las noches" sonreí. Si él creía que estaba actuando como una perra, entonces una perra iba a ser. 


Piso 37. Las puertas se abrieron, e iba directo a mi apartamento, sino fuera por esta inmensa furia de decirle hasta de que se iban a morir sus nietos. Presioné el botón de abrir puertas, para así mantener el elevador abierto y antes de que comentara algo sobre las enfermedades de transmisión sexual que acaba de mencionar, agregué:


"Te voy a hacer las cosas más fácil. Para de hacer cosas estúpidas y comienza a quererte un poco. Consíguete una puta vida. Deja de luchar por mi, porque nosotros nunca estaremos juntos de nuevo, yo no hago el mismo error dos veces, yo aprendo de ellos. Y si lo que quieres es una relación, entonces búscate una nueva novia y olvídate de mi".


Salí corriendo de ese elevador, mientras intentaba abrir la puerta de mi apartamento pude escucharlo decir "cuando te des cuenta que me sigues amando, será muy tarde, y ya no estaré aquí para ti" 


Las puertas del elevador se cerraron. 


Él tenía razón, iba a ser muy tarde, él no me esperaría por siempre y yo me arrepentiría por perderlo el resto de mi vida. 

Aug. 9, 2017, 12:32 p.m. 0 Comments Report Embed 0
~

Related stories