davidbg 𝙳𝚊𝚟𝚒𝚍 𝙱𝚕𝚞𝚖

Un romance a la hora de pedir un Uber, con la indecisión de elegir el destino, sin saber que pasará, con un servicio de un total de cinco estrellas y llamándolo consecutivamente. Un amor de Uber no es el imposible pero puedes perder todo el control y ser el protagonista de un secuestro. La aplicación fue recientemente vetada en toda Colombia.


Thriller Nicht für Kinder unter 13 Jahren.

#asesinato #dinero #españa #intriga #misterio #secuestro #suspenso #uber
5
562 ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Alle 30 Tage
Lesezeit
AA Teilen

Capítulo I | La Intriga

“A la muerte se le toma de frente, con valor y después se le invita una copa”.

Edgar Allan Poe


Abril 24 de 2017...


—Hola, ¿pediste un Uber? —inició aquel chico joven que se encontraba en el interior del Uber, recientemente solicitado.


—Sí —le afirmó apresuradamente, abrió la puerta del automóvil y se sentó en el asiento del copiloto—. Puede llevarme lo más lejos posible, no importa cuánto de la cuenta, solo conduzca muy lejos —añadió nerviosa.


El joven que conducía el Uber debía de tener unos veintiún años, quizá hasta menos. Claramente se podía observar que él no era ningún novato, sabía conducir rápido.


—Disculpe —le hace una cara dudosa—. ¿No puede darme una ubicación específica? —le pide el conductor, necesitaba aquella dirección.


—Solo conduzca hasta que la cuanta de más de 399.500 —le contestó, ya se le estaba yendo la paciencia—. ¡Por favor, sólo hágalo!


—Por favor dígame una ubicación —rogó el chico, que tenía la mano izquierda en el timón del carro, listo para arrancar—. El proceso obligatorio del servicio de Uber es que me diga una ubicación específica y yo la coloco en el GPS —le recitó como si de una grabación se tratase, aún poseía una cara de preocupación.


La chica no lo soportó ni un segundo más, puso su mano en el bolso cogió su arma, se la colocó rápidamente en el estómago, él comenzó a hiperventilarse y su rostro se palideció, se la presionó aún más, ni siquiera podía hablar.


—Obedézcame y nunca le dispararé —se tranquilizó un poco al escuchar aquello—. Ayúdame y yo le ayudaré —un hombre es valiente hasta que le apuntan con un arma.


Una hora antes...


Se encontraba en la casa por casualidad de su novio y allí estaba aquella puerta, donde al cruzarla se encuentra la habitación de aquel niño millonario. Al entrar se encontraba su cama gigante, un gran televisor y un par de nocheros, un olor exquisito de una madera vieja, unos rayos de luz entrecortados, un sofá nuevo, unas cuantas plantas que purificaban y brindaban oxígeno. Unas alfombras pegadas al piso de la habitación, la ventana por donde entraba la poca luz que había en el cuarto, daba hacia el patio donde se encontraba un perro atado, el cual se encontraba ladrando, no parecía un animal, era más como un como un demonio, lo que se le atravesase lo destrozaría. Supuso que ya la había visto y no parecía agradarle su presencia.


Al lado había un closet, con muchas de prendas costosas. Al correr unas cuantas camisetas de su lugar, había una caja fuerte empotrada a la pared, ya que su novio me había conocido por unos largos tres años, le había dicho la combinación de la misma.


Comenzó a ingresar los dígitos en aquel cubo de metal casi indestructible, a una velocidad indescriptible, la clave era "29205" y mágicamente se abrió la puertilla de la caja fuerte. En su interior se encontraban todos los fajones de billetes, todos eran billetes manchados de sangre. Apresuradamente cogió una bolsa y comenzó a empacarlos como una completa loca.


Al finalizar la tarea, la dejó completamente vacía, ya la había dejado cerrada cuando escuchó que alguien había cerrado la puerta de la entrada de la casa... era Michael, su novio. Empezaron a sonar los pasos de unos zapatos muy pesados subiendo las escaleras en dirección al cuarto.


Rápidamente arrojó el dinero debajo de la cama para esconderlo y sin pensarlo dos veces, se quitó la blusa que traía puesta y para su fortuna tenía puesto un muy sexy sostén, perfecto para seducir a su chico y dar la excusa de porque demonios se encontraba en su casa, precisamente en su cuarto. Se acostó en su cama.


—¿Qué carajo? —Preguntó Michael—. ¿Amor que haces aquí?


—Esperando a mi príncipe —le contestó con cara maliciosa.


—Y por eso es que te amo.


Se lanzó a la cama y su mano empezó a recorrer su cuerpo, de una manera tan suave, con algo de timidez, pero lo disfrutaba más que nada.


—Adelante —intentaba disimular el susto que le había causado.


Se quitó la camiseta y la arrojó, le abrió las piernas, pero…


—Espera, ¿por qué la puerta del armario está abierta? —frunció el ceño.


Se paró de la cama y se dirigió al closet, introdujo la clave de la caja fuerte y la abrió... simplemente la abrió.


—¡Carajo! —se incorporó—. ¡Maldita ramera! —rugió furioso.


Venia corriendo hacia ella para darle una paliza, a tal punto que la dejaría muerta, tenía la cara de querer asesinarla. Pero ella rápidamente cogió el arma que estaba en el nochero. Le apuntó a su cara y sin pensarlo ni una vez, le disparó.


Su sangre se regó por todo el piso, parecía agua, sus ojos quedaron desorbitados, su frete con el hueco de la bala mientras se chorreaba la sangre, su buen cuerpo quedó sin fuerzas y ella estaba muerta... muerta de la alegría…


—¿Y luego que pasó? —le preguntó el joven conductor—. Solo quiero saber.


—Sólo conduzca y más rápido que ya viene la policía.


Más de unos quinientos mil dólares había en aquella bolsa debajo de la cama.


—Por favor, encienda ya mismo la radio —le ordenó—, quiero escuchar las malditas noticias —quería saber si la policía ya se había dado a su búsqueda.


"La joven Clarín Mc Johnson se busca por homicidio, se dan más de mil dólares por algún dato de su paradero, se está...".


—Creo que la policía está detrás de nosotros —se desesperó—. ¡Acelere!


Media hora antes...


Luego de que casi se desangrara todo el cadáver, cogió rápidamente la bolsa llena de dinero que estaba debajo de la cama, se puse la blusa y tomó el celular, abrió la aplicación de Uber y pidió uno, que no se demoró ni tres minutos en llegar, el carro que la llevaría a su gran victoria. Bajó las escaleras casi saltándolas, abrió la puerta de la salida y el conductor se asoma por la ventana del carro.


—Hola, ¿pediste un Uber?

9. Mai 2020 00:06:22 8 Bericht Einbetten Follow einer Story
10
Fortsetzung folgt… Neues Kapitel Alle 30 Tage.

Über den Autor

𝙳𝚊𝚟𝚒𝚍 𝙱𝚕𝚞𝚖 Mi nombre es 𝓓𝓪𝓿𝓲𝓭 ℬ𝓵𝓾𝓶, soy un chico de Colombia 🇨🇴, soy un escritor (𝙱𝚞𝚎𝚗𝚘 𝚊𝚞́𝚗 𝚗𝚘, 𝚙𝚎𝚛𝚘 𝚕𝚘 𝚜𝚎𝚛𝚎́) que lucha por sobrevivir en una sociedad la cual es algo complicada, a veces finjo ser un crítico y un buen comentarista, casi siempre me aburro, ¿por qué lo comento?, no lo sé. No tengo ninguna red social a parte de esta, no tengo 𝐖𝐡𝐚𝐭𝐬𝐀𝐩𝐩. 𝕲𝖆𝖓𝖆𝖉𝖔𝖗 𝕰𝖓 𝖑𝖔𝖘 𝕾𝖎𝖌𝖚𝖎𝖊𝖓𝖙𝖊𝖘 𝕮𝖔𝖓𝖈𝖚𝖗𝖘𝖔𝖘: *XIX Concurso Escritores Autónomos: ✓Mención Especial *II Concurso Literario y Fotográfico Por Los Océanos: ✓ Primer Puesto: Fotografía ✓ Mención de Honor: Minicuento.

Kommentiere etwas

Post!
Limdbergh Lisboa Limdbergh Lisboa
Muy interesante
October 02, 2021, 15:59

Tetsu T. Tetsu T.
Se ve interesante : )
June 04, 2021, 01:50

Giles Le Coste Giles Le Coste
Super interesante, pero viendo la descripción ahora me dió curiosidad saber porqué se canceló la App en Colombia. Pd: Si le gusta las historias de misterio le invito a leer mis historias.
April 01, 2021, 09:39

Nataly Calderón Nataly Calderón
Qué interesante inicio. Esta es una buena manera para darle cuerda a una historia. Espero saber más. Saludos.
January 07, 2021, 21:51

~