1566617928 Francisco Rivera

Narraciones ocurridas bajo sospecha de ser extrañamente ciertas...


Kurzgeschichten Alles öffentlich.

#quédateencasa
Kurzgeschichte
1
3.1k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Actos propios

Hasta aquí he llegado con la mínima intención de explicar el motivo de mi visita.


Me permito entregar las cajas conteniendo los libros que prometí regalar a la familia; no hay excusas para molestar tu silencio; comprendo que deseas estar en completa tranquilidad y en derecho propio de revisar el contenido de la carga.


No objeto en contra, respecto de la decisión tomada de tu parte para seleccionar, a tu criterio, lo que se destinará a cada miembro de la familia, incluidos los familiares extensos.


Me quedaré con la duda de montar esa distribución en anaqueles mandados a hacer a tu gusto y manías.


Sabré acatar la distribución de los ejemplares que colocarás en cada habitación e incluso, en esa extraña decisión de tener a mano en un estrecho librero donde los interesados podrán tomar el libro de bolsillo de su propio interés, previo a ingresar al área de baño y adoptar la posición de deposiciones a efectuar mientras inician la lectura que, me ofende el hecho: ¡Hacerlo en tal disposición fisiológica, habráse visto...!.


Sé de antemano que en tus reglas personales las discusiones se traban ante el letrero que has colocado dentro del baño: "No leer mientras se duchan", so pena de sentir tupido y duro el lenguaje florido que inflama a las más ligeras conciencias, si tal desistimiento te contravenga.


He aquí, a la vez, la primer historia conocida desde que recién ingresé a tu casa...




Ayer, por ejemplo, mientras extraía libro sobre libro de su respectiva caja, revisaba la lista del contenido colocada a su vez, justo antes de sellar ésta y pensando, mientras ejecutaba esa tarea rutinaria, la cara que pondrías si tan sólo hubiese intercambiado el orden de empaque que me entregaste antes de tomar el vuelo a la ciudad de México.


Más de cien libros colocados en el interior de cada caja, evitando cálculo humano distraído que no debiera corregirse en el acto, representaría, lo siguiente: colocar en sobres lacrados las relaciones en riguroso orden alfabético; proceder a establecer un registro no temático; dar cuenta del contenido parcial y de la revelación de preferencias generales e inmediatas del destinatario principal: tú; confirmar la salida de destino de las cajas al destino establecido; cotejar que los veinte empaques no presentaran daños físicos que evitaran irritar al receptor escrupuloso que de manera personal los revisará hasta el delirio: tú; regodearse en medio de la tarde, a partir de las quince horas, y verse rodeado de toda la literatura diversa demandada de acuerdo a preferencias añejas y a excentricidades bibliográficas descendente por línea paterna: tú.


En esa rápida mirada a la "Caja 1", algún lector avezado establece, "a las volandas" -como decía el abuelo- la preferencia de literaturas del tipo siguiente, y que te gana acometer: universal, nacional y local. A su vez, algunos ejemplares del llamado "boom latinoamericano" junto a ejemplares sueltos de la revista "El Viejo Topo" y parte de la colección de "Antologías Universitarias" editadas por la Universidad Nacional Autónoma de México.


Entre los espacios de las pilas interiores de libros de diversos contenidos, coloqué reproducciones de tamaño de un cuarto de hoja con imágenes de filósofos, escritores, poetas y, científicos sociales, tanto del pasado inmediato como del presente de entonces.


He aquí, a la vez, la segunda historia conocida desde que recién ingresé a tu vasto recibidor de la casa de tus padres...




Como bien sabes, en el gusto a la lectura, las infaltables hojas de papel bond, de papel "revolución", de papel estraza e incluso, de hojas de reuso con espacios en blanco; como también de las infaltables plumas: fuente o "atómica"; bolígrafos, estilísticas y lápices del 2 1/2, comoa parte de evocaciones o manías de escritura, sobre superficies de papel diversas, que recupera en mi mente aquellos años en que solíamos redactar en escritura mecánica; en medio de horas de vino, y de cualquier alcohol, cerveza, pulque o mezcal, recibido de manera generosa por "nuestras damas de acá", como lo cantara Oscar Chávez en ese lamento poético de la "Niña de Guatemala", moza hermosa pero de mirada un tanto lánguida e inspiración martiana, de honda caladura y de recurrente sustento para proseguir escriturando en medio de la noche hasta alcanzar el fino sesgo del devenir del día.


Y qué decir de enternecer el aire enturbiado por los olores del tabaco, cuando, en medio de una nada escriturante (álguien, tú, otro, yo o alguno más) dejaba escuchar a Zitarrosa, a la Piaf, a la Sosa o a la Guevara, provocando que las mujeres de nadie pero de quienes ellas preferían conservar su enamorada condición femenina, cantaban y escribían versificando lo que se escribía en esas noches de veladas literarias; y por supuesto, no faltaban bocadillos y botanas exiguas e insuficientes para alimentar a la gonorrería real que sólo bebía, fumaba y cantaba con más desalmada voz que entonaba, copla.


He aquí, a la vez, la tercera historia conocida desde que recién ingresé a la memoria extensa de lo experimentado cuando aún no "maniabas" demasiado...




En ese recuento de entregas, tampoco faltaron los textos de historia y política; de religión y filosofía; de ética y moral; de derecho y ecología que, con sorpresa creía que por accidente había osado colocar ejemplares determinados por un capricho de selecta, intencionada e incierta introducción, sólo salvada tal confusión tras informarme sobre lo que hube de comprender, de manera gradual: "oikos tau" y la asociación a que el planeta es nuestra casa y no una simple cáscara conteniendo agua y porciones de tierra distribuida de manera natural e incesante...


¿Recuerdas también el aromático vino en su bota, pasando de garganta en garganta de cada integrante de las estudiantinas convocadas en el extenso patio de la casa, saludando al amor, las mujeres, el vino y las correrías en coplas ingeniosas, maliciosas o de tuneros trashumantes, donde ser joven, rebelde, insumiso y enamoradizo intermitente, era algazara de mujeres, con las cuales crecimos y ambos nos hicimos hombres, como ellas, hechas mujeres y fervientes amorosas del dictado de Sabines.


He aquí, la cuarta historia conocida desde que recién ingresé a la memoria extensa de lo experimentado cuando aún no concluía la novela social que te había dejado en una prueba contra el tiempo, fijando un término de un año calendario, justo antes de concluir el pasado milenio y dejando ese hueco de creaciones al iniciarse la marcha del milenio, donde ahora nos encontramos, con circunstancias dispares e irreales, como lo que sucede entre el año anterior y este, cuya primera mitad se torna incierta con lo que corre en los cintillos electrónicos y en la información on streaming...




Ahora, bien; ¿Qué más podré argumentar que no lo hayas escuchado antes, desde esa etapa adolescente en que se elaboraba un poema en serie de líneas alternas, generalmente surgido en medio de disgustos o diferencias extremas.


¿Recuerdas cuán ocurrente signifcó el que en círculo de ocho, doce o hasta veinte de nosotros formábamos ese redondel de la palabra para dirigir el odio y la venganza, por medio de construcciones donde se prefiguraba el mundo y se reinventa ba la realidad, la expresión de ideas, las sonoridades ritmadas de lo pensado hasta que, poco después, se reproducía en esténcil para intentar estructurar esa liturgia de poesía, cuento y los primeros haikus acometidos?


He aquí, la quinta historia conocida desde que recién ingresé a la memoria colectiva, experimentada por espacio de un lustro, cuando dejando la adolescencia y cumplido el servicio militar percibimos el acontecer con ojos generacionales y una incipiente tendencia a adultar el criterio, refrenando poco a poco el locuaz comportamiento adolescente.


¿De todo esto, recuerdas lo que recientemente confesamos ante la familia, las amistades cercanas y quienes nos conocen en este andar por el mundo de la escritura y la creación propia?


¿Qué agregar a lo descrito?


¿Qué acotar a esta historia?


¿Podemos y debemos narrar lo ya expresado y, de manera diferente?


Lector, lectora:


¿Cuáles son tus argumentos y tus historias que, quizá, con un poco de confianza, nos puedas contar con más certeza de lo aquí dicho...?

5. Mai 2020 21:41:07 1 Bericht Einbetten Follow einer Story
1
Das Ende

Über den Autor

Francisco Rivera Escritor activo en varios géneros que desea dar a conocer su producción y llegar a público masivo monetizando en debida oportunidad sus creaciones propias, con apoyo de Inkspired.com/es

Kommentiere etwas

Post!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Narración tomada de aconteceres y expectativas de historias ocurridas, a como, probablemente también a ustedes les haya sucedido...
May 05, 2020, 21:39
~

Mehr Stories

Autumn Autumn