yefer-martinez Yefer Martinez

¿Que tan real puede ser el mundo que una vez consideraste un juego?, ¿Que tan difícil es usar la lógica en un mundo que no consideraste que lo necesitará?, ¿Que ta solitario puedes sentirte aun cuando existe un mundo que no conoces? Shinobu Ryo enfrentará estas y miles de preguntas más solo para encontrar una respuesta a su situación cliché que está obligado a vivir.


Fantasy Episch Nur für über 18-Jährige.

#MundodelDestino
0
1.0k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Mittwoch
Lesezeit
AA Teilen

Realidad

Mis ojos comenzaron a abrirse lentamente, despertar en el suelo fue un poco brusco para mi cuerpo, aunque sentía que aquel cuerpo que tenía era completamente diferente al que toda mi vida me he acostumbrado. Mi cabeza me daba vueltas, mis brazos y piernas se sentían tan pesados que no creía poder moverlos, la respiración estaba tan forzada y era tan complicado controlarla, como si algo estuviera encima mío y no quisiera dejarme ir. El suelo en donde me encontraba se sentía un poco diferente ya que era de madera y su sensación era un poco más liviana al punto que sentías que te hundías. Mi razonamiento buscaba alguna respuesta a todas las cosas que estaba sintiendo, aun sabiendo que era un poco tribal y estúpido buscar lógica a algo tan simple, estaba totalmente seguro de que esa no era mi habitación o algún lugar al que yo haya decidido dormir.

Toda la vida he usado gafas, se ha vuelto una costumbre tenerlas a mi mano y hacer cualquier cosa con ellas puestas, por lo que luché fuertemente para mover mis manos y buscarlas, pero las que encontré eran un poco diferentes ya que siempre he usado, eran más pequeñas, alargadas y su marco era delgado. Teniéndolas en mis manos, me dispuse a sentarme en aquel suelo ya que yo me encontraba bocabajo. Sentí como levantarme fue un combate realmente complicado contra mí mismo, aunque también era un combate contra un cuerpo que estaba manejando, pero no era exactamente el mío. Mis sospechas se hicieron realidad cuando logré sentarme y apoyarme en la cama que se encontraba detrás de mí, luego me puse las gafas esperando que me sirvieran para poder ver mejor ya que mis ojos no solo estaban cansados y pesados, sino que no lograba diferenciar correctamente las cosas que me rodeaban.

Un espejo de cuerpo completo que medía aproximadamente un metro y medio reflejó un hombre joven de 20 años, con un cabello largo que le llegaba a la nuca y algo desordenado de color blanco hielo que alcanzaba tonos azules y grises bastante claros y brillantes. Los ojos eran heterocrómicos, es decir, el ojo derecho era de color blanco brillante adornado con un aro delgado color negro, mientras que el ojo izquierdo era de color rojo oscuro igualmente adornado con el anillo negro. Una mirada algo caída con las gafas delgadas y un rostro ovalado. Una chaqueta de color negro cuello tortuga con cremallera, un jean bota recta de color azul oscuro y unos botines negros brillantes era lo que vestía en ese momento. Observé a mi alrededor y noté una foto bastante familiar en una mesa de noche que se encontraba a mi derecha, una foto que me hizo pasar un escalofrío por todo el cuerpo mientras mis pensamientos comenzaban a atacarme «¿Qué es lo que está sucediendo?, ¿Aún sigo en el juego? Se supone que debió haberse cerrado, ¿Acaso lo retrasaron?... no, es imposible que hagan algo como eso, entonces cómo…» mientras intentaba recordar lo que estaba sucediendo, un fuerte dolor de cabeza me golpeo.

Recordé como me estaba despidiendo de ella es su habitación mirando la foto y hablando en voz alta al aire. Sonreía, aunque tenía cierta frustración por saber que el lugar que más amaba se iba a acabar y ya no podría volver, me sentía satisfecho de haberlo entregado todo de mí los últimos 30 años dentro del juego. Junto con una jarra mágica grande llena de vino y después de despedirme de la mejor manera posible, abrí el menú del juego para desconectarme mientras deseaba en lo más profundo de mi corazón que todo lo que estaba pasando, que el cierre del juego no fuera verdad, que mis compañero y amigos del gremio no se fuera, que todo el esfuerzo que entregué en este lugar no fuera en vano. Pero justo segundos antes de oprimir el botón “Exit” comenzó a darme un sueño bastante pesado, aun estando dentro de un avatar se sintió tan real que no podía pelear contra él, aunque estaba totalmente seguro de que logré oprimir el botón para salir del juego mientras mis ojos caían lentamente.

Luego de recordar todo eso, sentí como un frío bastante escalofriante paso por todo mi cuerpo, mi cabeza comenzó a dolerme como nunca mientras mi visión se nublo, pues se lo que vi después de eso, lo que escuché, lo que sentí fue tan real a pesar de que solo era un juego.

Mientras caía al suelo, aún mis ojos lograban luchar contra aquel sueño pesado que me estaba golpeando fuertemente, pero mi campo de visión se llenó de una palabra repetida miles de veces diciendo “Error” de un color rojizo intenso mezclado con negro que hacía que mis oídos zumbaran tan fuerte que no podía contenerlo. Cunado retorné de mi recuerdo, estaba sudando frío mientras temblaba, aunque no sabía el por qué, imaginaba que algo me había sucedido en ese momento para estar en la situación que estaba en él momento. Otra cosa que me estaba dando cuenta es que mi cuerpo me estaba doliendo tanto como si me hubieran golpeado con un palo por todo el cuerpo, ya que hacer algún movimiento simple implicaba un dolor en esa parte del cuerpo, sin contar que la respiración se me dificultaba en ciertos momentos mientras luchaba para controlarla.

Entre el dolor del cuerpo, la respiración pesada y los ojos adoloridos más la estúpida ilógica cliché que me estaba sucediendo, decidí levantarme del lugar ya que solo esperaba encontrar alguna lógica en este escenario tan ridículo que estaba viviendo, aunque admito que fue demasiado masoquista de mi parte moverme en esas condiciones, lo único que estaba esperando era encontrar algún rastro del lugar que alguna vez consideré mi segundo hogar, alguna señal que aún seguía en el juego de realidad virtual Unmei no Sekai (運命の世界) que una vez conocí o al menos encontrar una explicación razonable a los acontecimientos actuales —Y cree que estoy buscando palabras rebuscadas para mantener mi cordura— con un fuerte sus miro me reí solo —me pregunto si mi estupidez es la que me está guiando o la desesperación es la que me está ayudando— sonreí al techo mientras salía de la habitación de aquella mujer que amé con todo mi ser. Al cerrar la puerta, suspiré fuertemente mientras observaba el pasillo esperando, inconscientemente, que alguien saliera a regañarme ya que estaba en el edificio de mujeres.

Mientras caminaba en el suelo de baldosa color amarillo pálido, sosteniéndome de las paredes gruesas pintadas de color beige y pasando por las puestas de las habitaciones que variaban según quien viviera en ese lugar, llegue a las escaleras que estaban dividiendo el pasillo en dos secciones. Seguían siendo las mismas, escaleras de cemento con rocas pequeñas como adorno que descendían en forma de caracol completamente entrecortándose en U en cada piso, pero por alguna razón las sentía completamente diferente a la manera que siempre la he visto pues la veía más solitarias, más simples, más abandonadas como si tuvieran vida propia y estuvieran pidiendo a gritos que caminen sobre ellas como siempre lo han hecho. Fue un sentimiento completamente extraño, al punto cogí mi abundante y desordenado cabello mientras sonreía, aunque no era de felicidad sino todo lo contrario, era del dolor tan extraño y desgarrante que tenía en el momento. Lamentablemente no podía quedarme en ese lugar pensando en esas cosas, por lo que continué mi camino hasta el primer piso, pero fue bastante doloroso ya que me encontraba en el cuarto piso y no habíamos hecho un ascensor ya que no lo veíamos ninguna necesidad.

El primer piso era un espacio triangular que unía el edificio de las chicas con el de los hombres, era bastante grande y en el fondo se encontraba una base de rocas gruesas en forma circular una sobre otra con símbolos en ellas y cuatro pilares no más de un metro de largo. Encima de éste se encontraba un gólem en forma de guerrero acorazado con una espada grande en sus manos alzándola frente a él. Por alguna razón que desconozco, me quedé mirando la estatua unos momentos y sentí que estaba viva, sentía que también me estaba mirado y, por la misma razón inexplicable, imaginé que estaba feliz de verme.

—Creo que ahora si estoy enloqueciendo— me dije a mí mismo mientras me subía al elevador mágico, pero recordé que Lily, la última maestre, había desactivado las funciones del gremio, por lo que me preguntaba si aun funcionaría. Para mi sorpresa si se activó, pues al girarme me encontré con carios glifos mágicos que me señalaban a los lugares que podía ir, un mapa en 3D del lugar en el que me encontraba y algunos glifos para usar en caso de emergencia cuando llegaran a atacar el gremio, aunque éste último se encontraba deshabilitado. Me dirigí al edificio principal del gremio que se encontraba un poco lejos del edificio residencial. Aún con la falsa esperanza de encontrarme a alguien dentro del gremio, esperaba encontrar respuestas o al menos tener una idea de lo que estaba sucediendo ya que me parecía un completo fastidio estar a ciegas en situaciones complejas. Durante los segundos que me estaba transportando en el Spation Elevator sentí una presencia débil en algún lugar, parecía estar ocultándose, aunque al mismo tiempo quería dejarse ver «A estas alturas del partido, lo más probable es que esté imaginándome cosas para sentirme mejor… no me sorprendería si fuera así». Solo cerré los ojos con una sonrisa hipócrita por mi falta de cordura mientras desaparecía.

El edificio principal puede considerarse el más grande entre los cinco edificios del gremio, si hablamos en temas de construcción y espacio. Su diseño exterior es similar a la arquitectura greco-romana, con los pilares en el exterior, aunque en ellos se encontraban algunas estatuas representando las diferentes clases del juego; Pícaro, Guerrero, Sacerdote, Monje, Paladín, Hechicero, Bárbaro, Brujo, Samurái, Bardo, Mago, Ninja y Explorador. Por dentro tenía un diseño más moderno, pero manteniendo el original. Al lugar que llegué fue el salón principal, un espacio tan grande tres casas juntas, tenía un sillón tan largo que ocupada una parte visual muy grande mientras que otras dos sillas grandes y simples se encontraban del otro lado. Una mesa grande de tres espacios estaba en la mitad adornada de varios objetos, fruta y un pequeño florero con unas flores que se olían a distancia lo marchita que estaban. Me sorprendió un poco poder reconocer ese tipo de sentidos básicos, aunque el hecho que tenga dolor y cansancio ya debía ser suficiente para aceptar este mundo como algo real. En la sala principal se encontraban seis columnas, tres en cada lado, y en ellas unas antorchas que se encendieron en el momento que me bajé del spation elevator «Ahora que lo recuerdo, esas antorchas son mágicas que se activan cuando el edificio no tiene suministro de electricidad para iluminar algunas cosas importantes que se pueden necesitar» pensé en eso mientras caminaba despacio. A mi lado derecho se encontraban dos habitaciones, una era para dejar objetos mágicos y cosas importantes que debían clasificarse mientras que la otra estaba destinada para armas y armaduras, igualmente para clasificar. Del otro lado de la habitación se encontraba la puerta principal hecha de madera y hierro pesado, eran bastante grandes y dobles por lo que te sentías bastante imponente cuando entrabas. En la parte inferior izquierda se encontraba una puerta doble pero más simple lo cual era mi objetivo ir a ese lugar ya que quería llegar al comedor principal.

Pasando un pasillo algo simple que solo estaba iluminado por antorchas, llegando al extremo y pasando unas cortinas delgadas color café claro llegué al comedor con la estúpida esperanza que alguien estuviera en ese lugar. La realidad me golpeó tan duro cuando sentí la soledad del lugar mientras observaba que aquel comedor con tres mesas alargadas, que tenía capacidad para 28 personas cada una, tan solitarias que se si estuvieran vivas podían sentirse tan inútiles e inservibles para el lugar. Me sentí tan deprimido, con un vacío en el pecho tan fuerte que dolía más que aquel dolor que tenía en el cuerpo. Aunque me aseguré de que este lugar si era el mismo gremio que conocí también me di cuenta de que no es lo mismo que anteriormente «¿De qué sirve regresar aquí si no hay nadie que me esté esperando?, hubiera preferido…» mis pensamientos fueron interrumpidos por la presencia de alguien que se encontraba en la mesa central en una de las sillas del extremo que se encontraba al frente mío, pero al mirar no había nadie, solo noté un objeto que estaba encima de la mesa que brillaba gracias a las antorchas del lugar. Recordé que ese fue el lugar en el que Lily estaba mientras que nos despedíamos. Era lógico pensar que el objeto que se encontraba en ese lugar era la llave del gremio.

Me acerque lentamente mientras notaba que estaba en lo cierto, un objeto color dorado redondo, adornado con laureles a su alrededor en forma de u y colgado varias flores. Un búho de cuatro alas, dos extendiéndose a los lados y las otras dos abrazando el óvalo, y en el centro un libro con una espada en la mitad mientras que al final un lema diciendo “Realidad, Poder y Felicidad”. Si, no había duda de que ésa era la llave del gremio.

Me senté en la primera silla que vi mientras miraba al techo y terminé recordando como Lily, un poco enojada, me hizo prometer que la próxima vez que nos viéramos entro de un juego, yo debía ser el primer maestre y por lo menos debía durar unos cinco años en el puesto. Comencé a reírme como un loco en voz alta mientras decía —Irónico como puede terminar las cosas—. Tras un par de suspiros me di cuenta de que tenía hambre, algo que normalmente no debía ocurrir dentro del juego. Aunque se puede admitir que el juego intentaba ser lo más realista posible, puesto que el avatar si tenía estados como hambre, sueño, cansancio, enfermedad, etc., por lo que debíamos reponer esos estados, aunque nosotros éramos lo que no sentíamos absolutamente nada.

«Tal vez, estar dentro de este cuerpo implica también sentir estos estados, por lo que no es de extrañar que ahora puedo considerar este mundo más realista de lo que uno puede imaginar. Me pregunto si soy el único en esta situación». Tomé la llave del gremio y la guardé en mi bolsillo mientras me levantaba directo a la cocina que se encontraba al extremo inferior derecho de donde me encontraba. Con sus puestas tipo vaivén, entré rápidamente a buscar algo para comer en la nevera o en los cagones, aunque no me tomó mucho tiempo encontrar unas galletas que estaban encima de una nevera mientras sacaba un jugo que me preguntaba si estaba si aún era comestible. Sinceramente, el hambre puede decirte “No importa, solo come” en situaciones como ésta y lo más irónico era que en la vida real también era ese tipo de persona que no le importaba comer lo que encontrara, aunque estuviera caducado varios días después, sin contar que comer era una de mis aficiones preferidas, más cuando sabía que no engordaba sin importar cuanto comiera.

Mientras comía, el dolor del cuerpo se hizo un poco más soportable que hace unos minutos, por lo que pensé en hacer algo de ejercicio para acostumbrarme a este cliché que vivía mientras encontraba alguna respuesta. También debía tener en cuenta de que no podía quedarme encerrado para siempre, aunque el pensar en salir terminé teniendo un extraño e inexplicable miedo en mi pecho. Lo idea era no ponerle cuidado por lo que me concentré en lo primero: Acostumbrarme a este cuerpo y a la situación actual.

Regresé al edificio residencial, aunque me dirigí a mi habitación que se encontraba en el tercer piso de la sección de hombres. Mi puerta era de madera pura color café oscuro con algunos relieves sobre ella. Para entrar o salir de las habitaciones debías poner tu mano sobre la puerta y ésta se abría instantáneamente, aunque solo podían ingresar la o el maestre del gremio y la persona que vivía en el lugar. Las únicas excepciones eran cuando existían relaciones sentimentales dentro del juego, pues se permitía que la pareja pudiera ingresar en la habitación de la misma manera. En mi habitación solo saqué dos espadas que usaba para entrenamiento, aunque estaba bien afiladas y listas para luchar en caso de emergencia, me cambié a una ropa un poco más ligera y fácil de usar par hacer ejercicio y luego salí.

Al salir del edificio, se podía apreciar una zona verde muy hermosa que, con los demás, lo denominamos Jardín, pues estaba lleno de árboles pequeño y arbustos, flores en diferentes partes y una fuente de tres niveles en el centro, aunque estaba apagada juntos con casi todas las funciones del gremio, toda la vegetación estaba tan viva y muy hermosa como si fuera ayer que se hubiera regado y limpiado. También observé los edificios que rodeaban el jardín. De donde salí, el edificio era una estructura piramidal que contaba en dos edificios que eran unidos en uno de sus extremos y su exterior era completamente de vidrio reforzado dando la apariencia bastante elegante. El siguiente edificio era el laboratorio donde se estudiaban, se hacían y guardaban pociones mágicas y algunos objetos especiales que debían estudiarse correctamente. Su estructura tenía cierto parecido a las estructuras indias, aunque parecía una fortaleza y estaba hecha de una roca especial del juego que tenía un poder bastante grande por lo que se consideraba muy complicado lograr derrumbarla tanto por dentro que por fuera. En el otro extremo del jardín, frente a mi estaba se encontraba la biblioteca y mi lugar preferido. Mi afición por leer y encontrar cualquier libro dentro del juego para agregar a la colección se volvió uno de mis objetivos personales dentro del juego, al punto que se terminó creando ese lugar para poder tener información sobre el juego, los monstruos, las habilidades, la magia y muchas cosas más que se necesitaran. Su estructura externa era circular unas columnas delgadas sobresaliendo tanto a los lados como la parte superior y tenía un diseño más moderno, aunque sus materiales eran tan fuertes que, incluso con todo mi poder, solo logre hacerle un par de grietas así que estaba totalmente seguro de que no le iba a suceder nada. A su lado estaba el almacén central, un edificio semicircular más simple y común al lado de los demás edificios, pero su resistencia era igual a la biblioteca por lo que su simpleza se hizo para que los intrusos se fijaran en otros edificios pensando que ése era solo de adorno o un simple edificio. En todo el centro de los cuatro edificios se encontraba la oficina central y al otro extremo estaba la puerta de salida al exterior, pues el gremio estaba dentro de una montaña artificial que anteriormente era una mazmorra, pues al limpiarla y modificar su centro de poder, se convirtió en mi… en nuestro hogar. También era de recalcar de que todos los edificios tenían cinco pisos en total, ya que nuestro objetivo era tener 150 miembros en total, aunque solo logramos 51.

Al salir al jardín, se podía sentir el viento gracias a que las mazmorras eran consideradas, dentro del juego, como pequeñas dimensiones que poseían su propio ambiente y estaban conectadas permanentemente al mundo. Después de recordar todo y estar sintiendo la fresca brisa que pasa por mi cara, comencé mis ejercicios.

Pasaron dos horas desde que desperté, me concentré en diferentes actividades simples como trotar lentamente, caminar rodeando todo el jardín, practicar con la espada y entrar a los edificios para estar totalmente seguro de que era el único en este lugar, aunque fue mi desesperante de mi parte buscar personas cuando ya debía entender que no había nadie. También me di cuenta de que los edificios parecían no solo sentirse más solitarios, también se podía notar cierta aura de olvido en ellos, como si hubiera pasado décadas desde que alguien estuvo en este lugar, aunque para mí solo fue ayer que todo nos encontrábamos en el comedor despidiéndonos. Gracias al reloj que se encontraba en la biblioteca, aunque también estaba en el salón del edificio central, me di cuenta de que desperté a las 8:30 am y en el momento que lo supe, dentro de mi campo de visión, en la parte superior derecha apareció la hora, pero no especificaba fecha. En la parte superior izquierda solo se veía mi nombre y debajo de éste había tres barras de poder; Los Vital Energy o energía vital es la que mide la vida del avatar, dentro del juego, es de color azul oscuro; Los Magic Energy o energía mágica es la que mide la magia disponible para usar y es de color azul celeste; Y los Recharme Time o el tiempo de recarga que se activa cuando se usa magia, habilidades o poderes que tengan limitaciones temporales.

Después de todo lo que hice, me recosté bajo uno de los árboles mientras me daba cuenta de que el dolor del cuerpo ya era tan soportable que perfectamente se podía pasar por alto aun cuando sabías que lo tenías. Cerré un momento mis ojos mientras pensaba en que iba a hacer ahora pues sí quería respuestas era lógico que debía ir a buscarlas por mi cuenta, pero el miedo que tenía era tan extraño, como si nunca hubiera salido en mi vida anteriormente. Saqué la llave del gremio de mi bolsillo, lo miré fijamente y me pregunté —¿Estaré listo?, aunque si lo pienso correctamente, estoy solo en este lugar y volverme maestre de un grupo que ya no está sería bastante frustrante— aunque buscaba el lado positivo de volverme el maestre, al menos por el tiempo limitado para encontrar respuestas. También quería activar las funciones que era muy importantes para la seguridad del lugar, así que solo pensaba en la manera de cuidar este gremio por memoria a mis compañeros.

Haciendo una maroma, me levanté rápidamente y sostuve la llave con mis dos manos mientras susurraba —Discúlpame Lily, pero solo lo haré hasta que averigüe que está sucediendo. Espero que en el mundo real puedas ser feliz con tu marido—. Suspiré fuertemente, puse una mirada bastante seria mientras comenzaba el juramento del maestre —Yo, Shinobu Ryo, juro solemnemente ante mi nombre, mi vida y mi poder guiar y proteger este gremio, honrarlo y defenderlo, dar todo de mí para sacar con orgullo su nombre y dejarlo marcado en las estrellas. Juro ante mi sangre que nunca le daré la espalda y, por ello, llevaré con orgullo su legado en mi vida hasta el fin de mis días. Juro luchar con lealtad y transparencia para mantener el nombre del lugar que, ahora, consideraré mi nuevo hogar— Bastante anillos delgados de color dorado comenzaron a rodear mis manos y se extendió aquel brillo hasta que tomó todo mi cuerpo. Solo pasaron segundo para volviera a la normalidad, excepto que al ver mi mano izquierda aparecía el símbolo del gremio sobre él, aunque desaparecía poco después ya que solo aparecía cuando yo quisiera o lo fuera a mostrarlo. Sonreí mientras pensaba que estaba cumpliendo mi promesa con Lily, pero un sonido me sacó de mis pensamientos y después una ventana aparece ante mí.

*TÍTULO ADQUIRIDO: MAESTRE DEL GREMIO
*EFECTOS: EL USUARIO PODRÁ TENER CONTROL COMPLETO CON EL(LOS) EDIFICIO(S) DEL GREMIO DENOMINADO "DESTELLO DEL COSMOS" ASÍ COMO PUEDE MANEJAR Y/O MANIPULAR EL TAMAÑO DEL GREMIO, NÚMERO TOTAL DE INTEGRANTES, FUNCIONES ESPECÍFICAS Y DEMÁS CARACTERÍSTICAS QUE SEAN NECESARIAS PARA EL USUARIO. EL USUARIO OBTENDRÁ 10% EN AUMENTO EN HABILIDADES DE "JEFATURA", "MANDATO TOTAL", "LÍDER DE GUERRA", "DICTADOR" Y "GRAN SEÑOR".
*NOTIFICACIÓN URGENTE: ACTUALMENTE LAS FUNCIONES DEL GREMIO DESTELLO DEL COSMOS SE ENCUENTRAN INHABILITADAS.
¿DESEA REACTIVAR LAS FUNCIONES? SI/NO

Los primero segundos en ver la ventana, lo veía como algo bastante normal y me preguntaba si era correcto activar las funciones, aunque era bastante necesario para la seguridad del lugar, también se podría considerar un desperdicio bastante grande el activar todo solo para una persona, por lo que decidí decir que no, ya que los efectos me permiten activar algunas funciones específicas que yo desee, aunque vuelven a desactivarse en el momento que las deje de usar, así que solo cerré la ventana moviendo mi mano de izquierda a derecha hasta que me percaté de la ventana. ¿Cómo era posible que apareciera una ventana? Si realmente apareció, ¿Puedo considerar este lugar el juego? Aunque eso fuera verdad, ya debería tener contacto con alguien. —Soy bastante estúpido, ¿Acaso intenté abrir el menú del juego?— me dije a mi mismo mientras lo hacía.

Mi sorpresa fue la más grande, pues el aparecer el menú de juego no era tan interesante como lo creía, pero ver que había desaparecido las pestañas “Controles de Juego”, “Configuración” y “Asistencia del Personal” de la parte superior del menú, dejando solo cinco de los ocho botones disponibles; Perfil, Mapa, Skill, Mensajes y Síntesis. En la parte izquierda del juego desapareció “Historial de Juego” y “Foro Mundial” dejando solo “Contactos”, “Notas” y “Actividades Laborales”. Me dejó bastante pensativo ya que en las configuraciones era donde se encontraba el botón de “Exit” y la asistencia al personal era donde te podías contactar con algún asesor de la empresa. Controles de Juego solo servía para modificar la experiencia tan realista querías jugar y algunas especificaciones cuando comprabas algún accesorio extra que te facilitara. Que se eliminara el historial no es tan malo, ya que solo pasaban los eventos, anunciaba algunos asuntos y te daba la posibilidad de ver algún acontecimiento dentro de un área específica, mientras que el foro solo era para publicar actividades entre mucha gente de todo el mundo.

Con todo eso, me atreví a ver mi perfil para asegurarme de que la información siguiera en el mismo lugar, pero mi sorpresa fue tan fuerte que no pude contener caer sentado en el pasto mientras observaba aquel perfil que no tenía sentido alguno.

~NOMBRE: SHINOBU RYO

~EDAD: 20 AÑOS

~RAZA: ?????????????????????

~NIVEL ACTUAL: 1000. CLASIFICACIÓN: 10

~TIPO DE CLASE: MULTICLASE TRIÁNGULO

~CLASES ACTUALES:

ESPADACHÍN PERFECTO LV 5 (oculto)

MAGO LV 5 (esperando evolución)

MONJE LV 5 (esperando evolución)

~TÍTULOS ACTIVOS:

MAESTRE DEL GREMIO LV 5

SEÑOR DIVINO LV 5

SUPERVIVIENTE DE LA VIDA Y LA MUERTE LV ??

*NOTIFICACIÓN URGENTE: EL USUARIO HA ADQUIRIDO LAS ESPECIFICACIONES DE LA CLASE "MAGO" PARA SU EVOLUCIÓN. ¿DESEA EVOLUCIONAR SU CLASE "MAGO"? SI/NO

*NOTIFICACIÓN URGENTE: EL USUARIOS HA ADQUIRIDO LAS ESPECIFICACIONES DE LA CLASE "MONJE" PARA SU EVOLUCIÓN. ¿DESEA EVOLUCIONAR SU CLASE "MONJE"? SI/NO

Lógicamente, mi atención se centró, principalmente, en esa cantidad de signos de interrogación que se veían en mi raza, pues cuando se comenzaba el juego, todos los jugadores debían empezar con la raza Humano y si te llegaba a gustar podías evolucionarlo a una de las variables disponibles, pero si te gustaba otra raza de fantasía debías realizar misiones especiales y cumplir algunas reglas importantes para obtener una tarjeta “Cambio de Raza” que te permitía volverte cualquier raza que desearas. Existían algunas razas tan especiales y poco vistan en le juego que solo podían obtener unas veces limitada al año, pero su rareza también implicaba que sus misiones y reglas fueran tan complicadas que muchos no tenían ganas de tenerlas o se rendían rápidamente. Entre esas razas existía una de más hermosas y poderosas conocida como Ángel y yo poseía una de sus variables más comunes “Ángel Oscuro” con unas alas bastante grandes que medían 1.50 cm cada una, plumas de un color negro brillante que parecía como si fueran pulidas con una cera especial y eran tan gruesas que podías cubrirte con ellas como si fueran una cobija «Me preguntó si dejé de ser aquella raza, aunque no se si quisiera comprobarlo».

Mientras mis pensamientos volaban, inconscientemente terminé poniéndole atención al título que nunca había escuchado “Sobreviviente de la Vida y la Muerte”. Se me había hecho bastante raro, por lo que quise ver sus especificaciones, pero no me dejó ingresar. Ahora las preguntas se comenzaban a acumular lentamente mientras mi lógica luchaba para procesar todo correctamente.

Al final me terminé recostándome contra el árbol mientras miraba el cielo artificial, decidí cerrar lo ojos para reposar la información que me encontré de golpe, pero terminé viendo algo realmente extraño, como si fuera un recuerdo bastante realista.

Estaba cayendo en al vacío, no lograba sentir que respiraba o alguna sensación que me dijera que estaba vivo. Me vi rodeado de millones de plumas grandes de color blanco y negro mientras que un pensamiento de derrumbe se apoderaba de mí. De repente, escuché una mujer que gritaba mi nombre mientras luchaba desesperadamente para alcanzarme estirando su mano. Una luz intensa de color blanco no me permitía ver su rostro ni su ropa, era como divisar una silueta de alguien estirando su mano, también vi la silueta de unas alas detrás de ella por lo que pensé que era un ángel al igual que yo, pero cuando noté su mano cerca de mi rostro se pronunció un silencio bastante fuerte unido con una cantidad de sangre que caía sobre mí. Luego de eso, pude volver a sentir la respiración, pero mi visión estaba totalmente en negro, como si estuviera encerrado en una habitación tan oscura que no sientas ni si quiera donde te encuentras. Poco a poco, me ubiqué dándome cuenta de que seguía recostado en el árbol, pero no lograba ver nada. En ello, la presencia de alguien la noté detrás mío como si estuviera observándome desde hace horas y cuando quise hablar, me desperté rápidamente. Observé a mi alrededor, pero no había nadie y tampoco se notaban huellas o algún signo de que alguien estuvo en este lugar. Creí que la falta de coherencia ya me estaba afectando así que mi mejor opción era salir del gremio y buscar alguna pista de las cosas que estaban sucediendo.

31. März 2020 23:33:57 0 Bericht Einbetten 0
Lesen Sie das nächste Kapitel Acontecimiento

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 9 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!

Verwandte Stories