daavidr David Ramírez

Sólo importa el placer. Comparto una de las anécdotas más extrañas que me han pasado. No tanto por "su romance", sino por lo que genera en la mente de quien lo lee. Estoy orgulloso de decir que hay segunda parte; sin embargo, esto es todo lo que tengo para dar(le) por el momento.


Romantik Junge Erwachsene Romantik Alles öffentlich.

#romance #amor #pasión #reflexión #estudio
Kurzgeschichte
11
3.2k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Ojos. Y cafés.

No soy un maestro de las relaciones, ni por asomo. No soy de esos que podrían contarte mil anécdotas mientras tomamos un café.

Sin embargo, aunque no sea mucho de cafés, sé de algunas historias raras y prometedoras: de cómo unas personas pasan de ser extraños a amantes, antes de que la gente llegue a enterarse por rumores de bar.

No es divertido vivirlas, precisamente; pero sí que es divertido contarlas. La parte que más me gusta es ver las caras de las personas: sorprendidas pero mientras tanto, pensando en otras anécdotas más raras que han tenido. Lastimosamente esas expresiones no duran mucho.

Lo que me consterna a niveles más profundos, es experimentar el cómo una parte del alma se va a través de esas palabras para no volver. Un aura lúgubre con sabor a blanco y negro empieza a sentirse en el ambiente a medida que voy narrando, como se siente el olor a lluvia en las carreteras. Quieras que no, me he dado cuenta de que esas son las descripciones en promedio de toda relación que he contado.

En ese conjunto de risas se define lo que pasó entre las dos partes aunque eso sea, tal vez, lo que le ponga punto final a esas travesías. Sí lo pienso, y me deja un poco triste, pero no pienso quedarme así. Cada punto y aparte da lugar a un nuevo párrafo y eso me entusiasma, y esta no va a ser la excepción; además de querer ensuciar estas situaciones con poesía que es lo único que me queda, aparte del café en la mesa.

Total, fue el romance más raro que tuve, ¿por qué no contarlo?


Venía yo de una época bastante descafeinada en temas amorosos. Me importaban muy pocas personas, y esas pocas que si me interesaban, tenían pareja o estaban en entornos ridículamente lejanos. Eso hacía que fuera de respuestas cortas a la hora de hablar con grupos. Era más bien aburrido todo, aunque tengo que recalcar que es una gran receta para la disciplina.

Me encontraba en ese momento eterno de 6:00 a.m. hasta que cambié de lugar, y ahí fue cuando algo de toda esa anécdota pasa por fin: De pura suerte, me encontré con una de esas musas con las que soñaba (y escribía). Era una chica de veintitantos que había salido de tener problemas con su anterior grupo. Podría describir su mirada, pero ella sabe mas o menos cómo me expreso y puede que esté leyendo esto, la publicidad que le he hecho a mis relatos es gigante en mis círculos. Sólo decir que, las primeras veces que le hablé era con miradas fugaces, con palabras cortas y de temas superfluos, entre arritmias y toques con la misma fuerza con la que una mariposa se posa sobre una flor. Así pasaron los días, mientras intentaba acercarme y mostrarle lo mejor de mí.

Ahora que pasó un tiempo, sólo puedo decir que estoy confundido. Las cosas que suelo analizar no me dan datos fiables, y precisamente ese desfase en mis predicciones es lo que me hace estar igual de atraído. O nos, mejor dicho.

Ambos habíamos manejado una lógica sumamente distinta que nos hace complementarnos al 100%. La edad es una cosa compleja, y esto ha influido, tanto en el desarrollo de nuestras lógicas, como en nuestras metas y objetivos. Nos gustan mas o menos las mismas cosas, pero con la separación justa entre ellas para que nos interese el mundo del otro. Ver una conversación nuestra es ver cómo el uno va hacia el paisaje del otro para intentar descubrir la mayor cantidad de secretos posibles. Ver sus paisajes, comer sus frutos, admirar su arte y, en general, ver que el otro es una persona sencillamente única. Han sido momentos eufóricos y pasionales, con ciertas limitaciones y entrometidos que no han permitido avanzar, equivalentes a profesores mirando celosamente a dos tórtolos inseguros y primerizos que se aman.

Esa química es simplemente un volcán. Es intenso, es loco. Es un juego, pero es gratis. No necesitamos una conexión más profunda, no necesitamos declaraciones verbales del otro lado. Lo único que necesitamos es saber que la otra parte es una personalidad única aunque peligrosa, para así manejarnos con moderación y un poco de picante. Nos frustramos, nos preguntamos cosas, nos extrañamos, pero sé que ella me va a hacer el juego tan divertido como yo se lo pongo a ella. Es tan compleja nuestra dinámica, que el tiempo juega un papel fundamental. Sabemos que esto es a largo plazo, pero sabemos que cada día se pone mejor (así ni nos hablemos). Pensamos entonces, que el otro simplemente está haciendo un teatro que refleja lo inseguro que es, pero esas expectativas se van al momento en el que un "te olvidaste de mí?" aparece en el whatsapp del otro.

Con todas estas pistas y bases, es sencillo preguntarse si igual no sentimos lo mismo dadas las continuas pausas y arritmias sociales, pero ahí está la magia. Nada es lo mismo nunca, nadie nos habla como nosotros nos hablamos. Simplemente sabemos que cualquier cosa que esté pensando ella, yo también la pienso, y viceversa. Aún así, es tan hermoso: ver que somos tan diferentes que, aunque sintamos lo mismo, nuestras maneras de actuar son novedosas, interesantes y curiosas; y las entendemos.

No hay pasos a seguir, no hay cosas a fingir. Simplemente es pararte en ese escenario, decir lo que sabes y esperar a su aplauso; el de ella, el de la única persona en esas gradas. Terminar el show y sentarte en el mismo lugar que ella para hacer exactamente lo mismo, y terminar reconociendo que, con errores y todo, tenemos un talento increíble para hacer sentir bien al otro. Ya no importa el tiempo, sólo importa el placer.

24. März 2020 18:33:56 2 Bericht Einbetten Follow einer Story
8
Das Ende

Über den Autor

David Ramírez Me fascinan los relatos cortos, las mini novelas y los poemas (más que todo de romance). Si tu eres así de apasionado, cómo estaría de bien que te pasaras por mis textos. Por último, procura reseñar mis textos contándome qué te parecieron: no sabes como me sentaría de bien leerte. Publico relatos todos los lunes, para ver si así se pasa mejor la semana.

Kommentiere etwas

Post!
Cami Bengoa Cami Bengoa
Me encantó, un relato corto que transmite estos sentimientos y emociones de una relación. Cómo me hiciste sentir y recordar <3
May 09, 2020, 04:11

  • David Ramírez David Ramírez
    Me alegra muchísimo. Esa fue la idea desde un principio, y lo es en la mayoría de mis historias de romance. Saludos :D May 10, 2020, 05:20
~