sarpefh Yehoshua Vargas

Un chico se suicida tirándose a las vías del tren por su desagradable pasado. El cual es reencarnado en otro mundo bajo el mandato de la Diosa de la Pena, una de las 7 Diosas. Acaba gobernando un pequeño pueblo de elfos, el cual se va convirtiendo un país con distintas razas (Demonios, elfos, humanos, semi-humanos y hasta animales). Pero, la verdad es que, no es nada más una marioneta más, controlado por los titiriteros del mundo.


Abenteuer Nicht für Kinder unter 13 Jahren. © Derechos reservados

#dioses #tragedia #monstruo #hibrido #328 #385 #habilidad #otro-mundo #isekai #mentiras #traición
8
4.6k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Renacido

¿Sabes cuál es el sentimiento de que las cosas malas solo te suceden a ti?

¿Sabes cuál es el sentimiento de que sientes que te derrumbas y no tienes en qué sujetarte?

¿Sabes cuál es el sentimiento de que te falta algo y que constantemente sientes ese vacío?

¿Sabes cuál es el sentimiento de que estás haciendo algo mal y no sabes qué?

¿Sabes cuál es el sentimiento de no sentirse querido?

¿Sabes cuál es el sentimiento de que fuiste demasiado malo y sientes algo terrible en ti mismo?

Yo de hace tiempo que me sentía así y no lo soportaba, trataba de hacer cualquier cosa, buscar lo que me faltaba, buscar la satisfacción, buscar alguien a quién amar. Me arrebataron todo. No pude aguantar la soledad y falta de sentimientos positivos, por lo que decidí tirarme a las vías de un tren que estaba yendo hacia su estación para terminar con mi miserable vida. Sinceramente solo quedaba dolor profundo, mi único familiar vivo, mi hermana, fue asesinada igual que el resto de mi familia. —Él, con docenas de sentimientos negativos inundando su mente y corazón buscó a los asesinos de su hermana. Arrebatando la vida de muchas personas logra su cometido y con alegría, pero con soledad desea poder ver a su hermana por ultima vez antes de suicidarse. —

Cuando desperté después de tirarme contra el tren, estaba totalmente confuso, todo mi cuerpo estaba molido y muerto, ¿Qué pasó? ¿Por qué estoy consciente? ¡No quiero volver a ver este mundo! —Su espíritu comienza a quebrarse ligeramente por las emociones y sentimientos incontrolables que dominan su mente. —Estoy fuera de mi cuerpo, viendo asqueado mi cuerpo molido, los gritos de las personas horrorizadas por el acto que provoqué, más de uno quedó traumatizado por mi culpa. —Ahora otro sentimiento se agregó a la enorme, oscura y triste lista: Remordimiento. Él no quería destruir más vidas de lo que ya destruyó. —Hasta que se ilumina el cielo, bajando dos seres alados grises llevándome arriba, el lugar celestial. —Con la esperanza de poder largarse de ese podrido mundo es llevado con cierta paz llegando a los ojos y corazón de él. —Me dejaron al frente de una mujer, no puedo ver su rostro, pero es una mujer de color gris y como ella misma se nombra "Diosa de la Pena". Originalmente era una diosa que suele visitar lugares pobres y de estados negativos por obvias razones, pero dijo que sintió una presencia llena de dolor, pena, arrepentimiento, ira, violencia y egoísmo por lo que busco esa presencia, era yo. —Totalmente confundido por la enorme sorpresa que se lleva en menos de diez minutos es mirado por la Diosa con ojos que pueden confundirse entre pena, simpatía y odio. —Según ella nunca en sus 20.000.000 años de existencia sintió una presencia de tal magnitud que soltase una energía negativa excesivamente fuerte a tan temprana edad. Estuvo siguiendo esa presencia por dos años, viendo cada movimiento, sintiendo cada cosa y aquí estoy, muerto, al frente de ella. Me observa con pena e indignación, casi perforando mi alma con su vista.

Diosa de la Pena: Que triste final tuviste, una inmensa impotencia siento al no poder hacer algo al respecto. —El tono de la Diosa va disminuyendo mientras va hablando. —Soy la risa de las personas pobres, de las personas trágicas, de las personas con traumas. Soy la personificación de sus sentimientos. —La Diosa se toca la cara, mostrando los cientos de rostros que pasaron de tristeza a felicidad. —

¿?: ¿Qué triste final dices? —Su alma se desgarra otro poco por el enojo de sus palabras, las cuales él encuentra insultantes y bromistas. —¿¡Solo eso tienes que decir!? ¡Me siento adolorido! ¡Tengo tristeza! ¡No quiero sentirme así! ¡Esos traumas que sentí al ver morir a cada familiar mío quedaron remarcados hasta en mis sueños! ¡Tuve pesadillas cada noche que dormía! —Por las noches él gritaba con dolor los nombres de sus familiares, además de rasguñar su propio cuerpo para despertar de esas horribles y aterradoras pesadillas, las cuales podían compararse con demonios. —

Diosa de la Pena: Tu energía negativa era tan fuerte que con toda mi fuerza apenas me podía acercar. Seré la Diosa de la Pena, pero no soy capaz de acercarme a gente con mucho sufrimiento porque niegan las cosas buenas de la vida, inevitando mi acción. Tú mismo me prohibiste acercarme. —El tono final de la Diosa acaba siendo la de una persona molesta, pero no enojada. —

¿?: ¿Y qué harás conmigo? ¿Hacerme volver? Si haces eso me suicidaré al poco tiempo. —Entre amenazas mira a la Diosa con ojos inquietantes, tanto que la llega a intimidar mínimamente. —

Diosa de la Pena: De todas formas no pensaba hacerlo, eres un chico bastante único para poder decir eso. Por lo que lo haré simple, te teletransportaré a otro mundo, o mejor dicho, te reencarnaré. —El tono acaba siendo uno alegre y bromista, pero con seriedad de igual forma.—

¿?: ¿Y qué ganaré? ¿No sería lo mismo que volver a ese mundo maldito? ¡Nada cambiaría! —El grito final acaba resonando en todo el lugar que parece infinito.—

Diosa de la Pena: Esa es la cosa, cambiará todo. —Esas palabras hicieron abrir sus ojos en un instante, dándole esperanza de poder vivir tranquilamente. —Te daré un cuerpo en el que no tendrás esas cicatrices, un cuerpo que no sintió ese dolor y que cambiará tu forma de ser. —Esas maravillosas palabras que entraron a sus oídos retumban en su mente una y otra vez, reparando su agrietada y triste alma.—

¿?: ¿Un cuerpo nuevo? ¿Y en qué tipo de mundo estaré? —Tratando de esconder su alegría y entusiasmo, lo pregunta con seriedad y un poco de negatividad.—

Diosa de la Pena: Uno en el que reside la magia, lo clásico, típico de animes y mangas, ya sabes, te he visto por un tiempo y has leído muchas cosas. —La Diosa lo observaba desde lo lejos, demostrando la importancia que tenía sobre él. —

¿?: ¿Realmente existen? —Con un tono curioso y extrañado le hace la pregunta como si un niño preguntara "¿Por qué la luna se mueve? —

Diosa de la pena: Son más real que las verdades que te mostraron en tu vida, otra cosa es que no esté en tu mundo. —El tono principal remarca gracia y una cálida placentera paz. —

¿?: ¿Y cómo lo hago? No soy una persona capaz de usar magia, ni siquiera sé cómo se hace. —Con las manos tiritando por los nervios inmensos que remplazaron lo que no se creía remplazable, la tristeza. —

Diosa de la pena: En tu ojo izquierdo aparece la información de los seres vivos y en el derecho la información de combate. Llevarás tu teléfono y tus audífonos inalámbricos y te los pondrás, entonces el audífono te responderá a cada cosa que le preguntes y obvio, escucharás música si es que quieres. Tendrán batería infinita por lo que no te preocupes por trivialidades como eso. —Evadiendo la pregunta que ella considera estúpida, le comienza a hablar en un tono de cambio constante entre broma y seriedad. —

¿?: ¿Tan simple es? —Totalmente extrañado por no responderle su pregunta comienza a pensar la razón por la que lo envía. —

Diosa de la pena: Mi nombre tal vez no suene tan tenebroso como el de la Diosa de la Destrucción o tan pasivo como el de la Diosa de la Misericordia, pero soy ligeramente más fuerte que ellas o mejor dicho tengo más control sobre las personas, ya que el sufrimiento siempre está en una persona. —El tono principal es de gracia mientras el final es de seriedad y tristeza. —

¿?: ¿Y que tendré? —Teniendo en mente cientos de cosas que leyó en los típicos *Isekai decide preguntar tal cosa.—

Diosa de la pena: No lo sé, dímelo tú, tú eres el reencarnado. Por favor, que no sean más de 5 ya que si lo hago, tendré problemas con el resto de Las diosas. —Con la mano dirigiéndose a él decide dejarle a su disposición lo que quiere. —

¿?: Quisiera saber pelear, en mi vida nunca pude devolver un golpe porque mis habilidades de combate eran asquerosas comparado con mi manejo de armas, me iba mejor con las armas de fuego. —Otro chico de su edad fácilmente le podía ganar en un combate cuerpo a cuerpo ya que lo ha experimentado cientos de veces. Ese deseo lo pidió con determinación a esta vez no dejarse caer fácilmente. —

Diosa de la pena: Está bien, técnicas de combate, ¿Qué más? —Un poco extrañada por su deseo decide concederlo, extrañada por lo simple que es. —

¿?: Conocimiento de todo tipo de magia. —Con lo tanto que sabe de estas cosas, decide pedir lo básico ya que nada le asegura eso. —

Diosa de la pena: Conocimiento... No te puedo garantizar eso, así que lo haré con los audífonos ¿Algo más? —El tono se torna decepcionante por los deseos triviales que está pidiendo. —

¿?: ¿Hay magia para crear cosas o algo parecido? —Un poco decepcionado por no poder cumplir al 100% ese deseo, decide pedir lo que más quiso en su vida. —

Diosa de la pena: No existe, pero hay una habilidad divina que es capaz de hacer eso. —Apunta su dedo índice derecho hacia arriba. —Las habilidades divinas son aptitudes únicas, osea, solo hay una persona en el mundo que es capaz de hacer eso. Exactamente son 7 habilidades divinas de nosotras, las 7 Diosas: Diosa de la Misericordia, Diosa de la Destrucción, Diosa de la Resistencia, Diosa de la Justicia, Diosa de la Salud y Medicina, Diosa de la Inteligencia y Yo; Diosa de la Pena o Tristeza. Tendrás más conocimiento de estos temas cuando llegues a ese mundo. Así que te daré mi habilidad divina; creación de materia y control de sentimientos, ¿Algo más? —Con satisfacción le cumple el deseo ya que según ella considera, el resto fueron deseos inútiles. —

¿?: ¿Algo para poder ver el poder de las personas? Algo como los stats y eso. —Entre saltos alegres internos celebra por tener la habilidad más deseada en toda su vida. —

Diosa de la pena: Un infoviewer, podrás ver el poder de las personas normales de uno al millón, ¿Algo más?

¿?: ¿Puedo personalizar mi cuerpo? —Otra cosa de lo que más quiso, poder modificar su cuerpo a su gusto. Siempre recibía heridas por su cuerpo, por lo que siempre lo quiso más pequeño. Tristeza y rabia son remplazados por Alegría y gozo en lo profundo de su alma. —

Diosa de la pena: Por supuesto, ¿Cómo lo quieres? —Con su extraña petición, pero entendible lo mira con atención. —

¿?: Ligeramente más pequeño que yo, ojos rojos, pelo negro y más o menos delgado. —El cuerpo es basado en uno de sus personajes favoritos. —

Diosa de la pena: Está bien, como último deseo te dejaré traer esa ropa encantada al máximo con protección de toda magia, pero no con ataques físicos así que ten cuidado. —Ligeramente insatisfecha dirige un rayo blanco desde su dedo índice hacia su alma. —

¿?: Está bien. —Con alegría y tranquilidad decide aceptar su destino, aunque sigue confuso. —

Diosa de la pena: Si quieres conversar conmigo, encuentra un templo que tenga mí mismo nombre, pero ten cuidado al entrar, te puedes llevar una sorpresa al pisar el templo. —El tono final de la Diosa es de un bromista. —

¿?: -Feliz- Sería genial, por fin podré tener algo bueno en mi vida.

Diosa de la pena: Muchas gracias por dejarme hacer esto, la gran mayoría de personas no se lo toma a bien cuando muere. Mucho menos comprenden cuando los van a reencarnar. —Agradecida abre un portal en el suelo el cual se va abriendo poco a poco debajo de él. —

¿?: Mi vida era pésima, y si puedo sentir felicidad y alegría, por mi está bien. —Con su visión colocándose borrosa comienza a caer lentamente. —

Diosa de la pena: Hasta luego, te dejaré dinero del mundo en tu bolsillo, ten cuidado de no perderlo de ningún modo. —Con un tono de advertencia y divertido como el de una madre diciendo a su hijo que lleve paraguas cuando obviamente está lloviendo. —

Mi visión se pierde lentamente mientras observo la figura femenina irse a lo lejos...

15. Februar 2020 01:01:24 1 Bericht Einbetten Follow einer Story
1
Lesen Sie das nächste Kapitel Intermedio

Kommentiere etwas

Post!
Ivan Ramirez Ivan Ramirez
Buen comienzo.
May 08, 2020, 06:11
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 56 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!