zegabii Zegabii

George Shepperd es un oficinista mas, trabajando sin pasión en una empresa mediocre. Como muchos perdedores, George fantasea en secreto con ser especial, o que al menos que pase algo que lo rescate de su horrible rutina. Una noche ve algo que no se suponía que debía ver y su deseo es concedido. Pero tal vez George no es especial en la forma que él quería. Tal vez no es buen momento para desarrollar aracnofobia...


Science Fiction Alles öffentlich.

#381 #arañas
0
3.2k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

I

—Te lo estoy diciendo: estoy harto de esta pocilga.

George apuró su tercera Budlight; Tres cervezas, tres horas extras diarias; todo por culpa de Dumbar. De Dumbar y de su jefe, el señor Rowe.

—Vamos, Vamos...—Mike apagó su sexto cigarrillo— ¿no estas exagerando un poco?

—Siempre la jode: Roy no hizo esto, o lo hizo, pero lo hizo mal... —dijo George— ¿por qué Rowe no le pide al gordo que arregle su mierda?

El bar estaba casi vacío. No era novedad, después de todo, apenas era lunes y además eran apenas las nueve. George Shepperd lo encontró por casualidad, un bar siempre semivacío en medio del conglomerado de oficinas de la calle Stoneway.

Desde entonces ha sido su refugio, desde que aceptó ese maldito trabajo. Ese bar y solo ese bar (tal vez Mike ayudaba) es lo único que lo ha protegido siempre de la locura.

—Dumby siempre ha sido un inútil— dijo Mike— el jefe no le va a pagar tiempo extra para que haga más pendejadas.

El último cliente, otro oficinista igual de demacrado que George, ya salía de la puerta tambaleante.

—No es como si Dumby quisiera quedarse de todas formas—murmuró George— siempre ha puesto de pretexto su diabetes para no trabajar.

—Ya deja al gordo en paz, te vas a amargar la noche —Mike le palmeó la espalda— Trata de ver el lado positivo.

— ¿cómo cuál?

Michael dudó por un segundo, luego pidió otra cerveza para ganar otro:

—Bueno... el sueldo es bueno y eres el alma de la oficina.

— ¡Basura! —Exclamó George divertido— solo vienen conmigo cuando necesitan algo.

—Ahí está mi punto. No, no, no...—Mike no lo dejó continuar— lo digo en serio ¿recuerdas a Rambo?

—El tipo musculoso con el rifle mágico de balas infinitas.

—Exacto:el tipo es una máquina de matar, ¡bam! —Mike le disparó con unas pistolas imaginarias— ahí muere un chinito, ¡bam! ahí va otro...

George se preparó para el acto: Mike ya estaba en su famoso modo "Predicador fraudulento" con el que cautivaba a las secretarias del segundo piso y obtenía préstamos que nunca iba a pagar... ¡alabado sea el señor, que el pastor necesita otro Cadillac!

—...Pero el tipo no quiere pelear. El solo quiere hacer canoas en alguna jungla olvidada de Dios...

—Te sigo.

—... Y no lo van a dejar en paz—continuó Mike— siempre hay un Roy Dumbar que la caga y Rambo tiene que arreglarlo todo, ¿por qué?

— ¿Porque Rambo es un pendejo igual que yo?

—Porque es el mejor—dijo Mike agitando los brazos— tiene esa aura que atrae a todos los "señor Rowe" del mundo.

— ¡Alabado sea el señor!

—Esa, es la actitud y lo digo en serio, Georgi. Tú tienes esa aura.

—Basura.

—"San George Shepperd santo patrono de los balances mensuales"

— ¿Entonces cuál es tu solución?—Cuestionó George— ¿Cargar una metralleta y aceitarme los músculos?

— No solo trata de pensar positivo—respondió Mike con pánico fingido— algo que te permita sobrevivir donde no puedas tomar alcohol.

—Ayúdame.

Mike se rascó la cabeza:

— Bien —comenzó— ¿cuántos bastardos se tienen que ir a dormir ahora porque mañana trabajan temprano?

—Ya, ya...

No, no... Mira a los de los supermercados: —Modo "predicador" encendido— levantarse temprano a un trabajo de mierda, todos los días.

— Mike: el nuestro también es una mierda.

—Pero ellos empiezan más temprano y con una sonrisa en la cara, imagina sonreírle a todos esos imbéciles que se creen reyes solo porque compran tres dólares.

—ok.

—El señor Rowe no le importa que seas infeliz y tampoco le importa que lo demuestres. — Prosiguió Mike— Sabe que El Producto es una mierda y que somos casi estafadores por venderlo.

Mike tomó su chaqueta: Modo "predicador" desactivado.

—Este galán se tiene que retirar.

— ¿Ya te vas?—Preguntó George— ¿No me estabas predicando con eso de que no entramos temprano?

—...y puedes estar seguro: voy a llegar a las 9:15 como siempre—dijo Mike—tengo una cita.

— ¿Quién es la víctima?

— ¡Hey!—bromeó Mike mientras salía por la puerta— ¡Puede ser el amor de mi vida!

Las palabras se apagaron conforme la puerta se iba cerrando: George se quedó solo en la barra.

—Claro, claro—murmuró,

El bar estaba oficialmente vacío. Una canción en el ambiente, una que George no la reconocía; sonaba como de ese tipo de rock que escuchaba la gente cool de antes y ahora lo hacían chupatintas como él, para olvidar por unas horas que eran el eslabón más bajo en la cadena alimenticia de las oficinas.

El bartender le preguntó si quería algo más, a lo que George respondió pidiendo otra cerveza; normalmente a estas alturas, la gastritis lo hubiera hecho retirarse: cambiar el olvido por echar ácido en el estómago no valía la pena. Pero algo curioso, su estómago estaba tranquilo. Probablemente es el té; este té de "quien—sabe—que" que le vendió Doris estaba haciendo milagros.

Cierto: solo lo compró solamente para deshacerse de ella y a juzgar por el olor, podría estar hecho de ardillas atropelladas, pero se había sentido tan bien que las pastillas—recetadas por el doctor—quedaron abandonadas en su buró.

Al final fueron catorce cervezas las que tomó y George salió del bar tambaleándose a media noche; No estaba borracho, pero no sentía la lengua y le habían cambiado el suelo por gelatina; ese pensamiento lo hizo reír.

Trató de parar varias taxis y ninguno se detuvo; vómito en el asiento: ¿quién quiere arriesgarse? Volvió a reírse: "ver el lado positivo", como le gustaría tener la habilidad de Mike sin depender del alcohol.

El lado positivo de las cosas... ¿qué tal una caminata nocturna? tiempo para eliminar el alcohol de su sistema y pensar en una buena excusa para llegar tarde mañana. ¿Qué pretexto pondrá Mike esta vez? tal vez pueda colgarse el también.

Caminó tambaleándose por toda la StoneWay N y se desvió por el estacionamiento de una veterinaria, harto de toparse con tanta gente y tantas miradas desaprobatorias, pronto se encontró solo, en una serie de callejones sucios.

En retrospectiva, andar medio borracho en calles solitarias era rezar por un asalto con violencia; pero el alcohol era mucho, al igual que las prisas... Y George como siempre, había malinterpretado las distancias.

Oyó unos gritos y unos golpeteos contra un depósito de basura. ¿Un asalto? George miró el suelo mugriento y el olor a orina vieja: lo más probable.

Los quejidos continuaban acompañados de sonidos cada vez más extraños; y George, contra el poco sentido común que le dejaba el alcohol, decidió ver qué pasaba.

Una cosa, un monstruo, una maraña de patas, un hombre moribundo en sus fauces; la cosa le había clavado sus colmillos, gruesos como una pierna humana, a ambos lados del cuello y por lo visto, se hundieron profundamente en el torso.

La bestia aferraba al tipo con quelíceros y patas, impasible ante los débiles puñetazos que su víctima le daba en el caparazón rojizo.

George se había escondido detrás de un basurero, sin saber si esa araña monstruosa era real o era el producto de la cerveza.

Los colmillos se movieron y el pobre diablo vomitó su propia sangre; pero he aquí algo extraño: George no solo escuchó ese gorgoteo, ese "urgrh"; también lo sintió en su mente... la desesperación de la muerte, el sadismo de la criatura; y lo más terrible: las sensaciones se volvieron voces en su cerebro:

"no... no te resistas. Todo acabara pronto..."

"ah...ayuda...me" dijo la otra voz grave que se terminó como un gemido, solo aire expulsado de los pulmones que ya no eran palabras inteligibles.

Un estallido de sorpresa, ira y violencia lo sacudió: George supo al instante que no eran sus emociones y también supo que lo habían descubierto.

El cuello del tipo se rompió en un chasquido y George se encontró a si mismo corriendo por su vida.

"¿Dónde estás?" "¿dónde estás?"

George se escabulló por entre las casas y se topó de frente con un callejón sin salida; se metió al patio abandonado de una casa y se escondió debajo de un auto cubierto por una manta.

"¿Está por aquí?"

"si" "él nos vio" "él lo vio todo"

Ruidos, de varias direcciones: un distintivo "clak, clak, clak" como uñas golpeteando el vidrio. Las voces, las oía George claramente, directamente en su cerebro; diferentes, al menos tres de ellas, a veces las oía cerca y a veces lejos; ¿qué le está pasando?

"Tenemos que encontrarlo"

"¿Pueden olerlo?"

"Sí, sí podemos"

George encontró un trapo asqueroso y lo frotó contra su pecho y cuello; luego se acercó al chasis del auto hasta embarrarse la cara con grasa vieja.

"Lo huelen"

"No"

"No, debe estar en otra casa"

"Sigan buscando"

Las voces se fueron desvaneciendo. El ruido de la ciudad volvió a resurgir como alguien que le sube al volumen de la televisión, George se atrevió a salir de su escondrijo solo cuando las voces fueron solo un murmullo y volvió sus pasos con cautela.

Siguió oyendo las voces y las usó como sistema de radar: si las escuchaba fuerte, entonces cambiaba de callejuela o doblaba en un edificio en dirección contraria hasta que se apagaba; George no supo que tantas manzanas duró este juego, pero para él duró una eternidad.

Al final pudo salir hasta la InterLake Avenue después de agazaparse en cada auto y cada bote de basura que encontró; de ahí trató de caminar con naturalidad, con toda la naturalidad que alguien que acababa de ver lo que vio.

Todos se le quedaban viendo en la calle. Parecía un loco, claro: con la ropa sucia, pelo enmarañado, olor a aceite y a cigarro; algo que en otra situación George lo hubiera odiado, pero no ahora.

Ahora le convenía que todos los miraran; quería pensar que esas cosas jamás lo atacarían en público, que entre más ojos tuviera encima más seguro estaba.

Llegó a la casa a las 3 de la mañana y en cuanto abrió la puerta corrió al armario y sacó la pistola que tenía abandonada ahí y no se separó de ella.

8. März 2020 23:27:55 1 Bericht Einbetten Follow einer Story
1
Lesen Sie das nächste Kapitel II

Kommentiere etwas

Post!
Cris Torrez Cris Torrez
interesante veamos como sigue así !!!
July 31, 2020, 01:28
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 4 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!