Distopía Follow einer Story

polanco Carlos Polanco

En el año 3058 el planeta Tierra había alcanzado un gobierno unificado bajo el control de un sistema robótico autoreplicante, el ARH−325.


Science Fiction Alles öffentlich.
1
1.6k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

ARH-325

En el primer segundo del año 3058 el planeta Tierra había alcanzado un gobierno unificado bajo el control de un sistema robótico autoreplicante, el sistema ARH−325. Su sede principal se situa en el que hasta hace cincuenta años fuera el edificio del gobierno noruego, en el centro de Oslo.


Casi un siglo requirió la especie humana para considerar y llevar a la práctica, la formación de un gobierno único, no regido por humanos, sino por un sistema automático autoprogramable, el ARH−325. Este sistema ofrecía la supervivencia de la especie, aunque siempre habría quien estuviera en desacuerdo.


Pero el desarrollo del sistema ARH−325, no fue resultado de un proceso consensuado de la humanidad, fue la acidificación de los océanos —que iniciara en el año 2030— lo que lo causó. Nunca lo vimos venir hasta que ya era demasiado tarde. Centenas de millones murieron por la devastación de la vida marina.


Sólo dos tercios de la población había sobrevivido para los albores del año 3000.


Creíamos que los procesos cíclicos del planeta no nos alcanzarían, que los cambios no sucederían o que siempre los podríamos resolver, no fue así. La humanidad había perdido los oceanos, más aún, el sistema climático había cambiado. Habría que adaptarnos a una vida completamente distinta, sólo podríamos vivir en la masa continental, no los oceanos.


Considerando la pérdida de suelo cultivable en la masa continental como resultado de la lluvía ácida, era posible suponer los crecientes estallidos sociales, por la falta real de alimento disponible.


La humanidad no fue exterminada pero su continuidad, estaba seriamente comprometida, y aún continuaba siendo carroñera.


Todos estos acontecimientos hicieron pensar en constituir un sistema global, que protegiera la supervivencia de la especie humana, a partir de la cooperación.


No podíamos estar más equivocados, ello ahondó las diferencias, y recrudeció la violencia. Entonces surgió entre los diversos gobiernos, la idea de un sistema computarizado —sin injerencia humana—, orientado a la vigilancia de la población, para que mitigara el caos reinante.


Un control que bien podría comprometer parte de la misma población , ya que no había —ni habría en el cercano futuro— el suficiente alimento para la población global actual.


Y fue a partir de todos los adelantos tecnológicos que prevalencían al inicio del tercer milenio, que nació el sistema ARH−325.


Se trataba de un sistema computacional que operaba sobre toda la red de comunicación, compuesta de miles de microsatélites en órbita geoestacionaria al planeta Tierra.


Esta red a su vez, estaba interconectada en tierra, a todos los sensores electrónicos. Audio y video a través de cámaras y micrófonos, a lo largo de toda ciudad y poblado habitable.


Y si bien, el cerebro del sistema ARH−325 se hallaba en un sótano resguardado por él mismo, en el centro de Oslo, en Noruega, también existían millares de otros cerebros similares a éste, y que se hallaban diseminados en distintos y ocultos sitios, alrededor del planeta, compartiendo la misma información y en total sincronía con el cerebro de Oslo.


Se tratada de un cerebro disperso en múltiples copias totales, haciéndolo indistinguible.


Por ello se decía que el sistema ARH−325 era autoreplicable. Mil años antes, ya se conocía y se usó para calificar el principal mecanismo de defensa de los virus.


Estos microorganismos no superaban una milésima parte de un pulgada, pero cobraban la vida de varios millones de individuos anualmente. Y continuaron haciéndolo por espacio de trescientos años más.


ARH−325 había sido pensado para lograr la distribución óptima de alimentos entre la población humana, y ello implicó la reducción de un tercio de la población actual, debido a que el intentar alimentar a ese tercio, hubiera llevado a una mayor mortandad.


ARH−325 sabía que la distribución y cantidad de alimentos, debía de ir en consonancia con otros factores necesarios para el desarrollo de cada individuo.


Ello aseguraría, un posible futuro para la humanidad.

6. Januar 2020 14:56:49 1 Bericht Einbetten 2
Lesen Sie das nächste Kapitel El incidente

Kommentiere etwas

Post!
Federico Pereyra Federico Pereyra
Genial inicio, ya me tienes enganchado.
January 31, 2020, 03:32
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 9 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!