La flor de la esperanza Follow einer Story

nattysuketchi Natalia Rodríguez

Un cuento que escribí cuando tenía 12 o 13 años, inspirado en el poema Setenta balcones y ninguna flor de Baldomero Fernández Moreno.


Kurzgeschichten Alles öffentlich.

#balcones #esperanza #flor
Kurzgeschichte
0
3.9k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Balcones negros

Un día don Palmiro les dijo a Morales y a Rodríguez: hoy partiré de aquí, volveré a viajar por las calles vendiendo mi mercancía y buscaré donde hospedarme pero no se preocupen por mí, si tengo suerte volveré con la riqueza más grande que pueda haber.


Después de días y días de infructuosa búsqueda, don Palmiro llegó a un edificio que tenía balcones negros en todas las habitaciones, donde sus habitantes no conocían el amor, la felicidad o la esperanza. Entonces encontró a un joven llamado Jorge, quien le dijo:


— No le mentiré, le será difícil acostumbrarse a una atmósfera tan deprimente como esta

— No es la gran cosa— respondió don Palmiro— he estado en peores lugares y situaciones donde la vida solo se ve a través de un cristal gris y roto, esos lugares donde existe gente que se alimenta de carbones encendidos

— ¿Carbones de verdad?

— Ira y Rencor, y además botan armas por la boca capaces de matar

— ¿Dagas?

— Palabras, solo con palabras y no de cualquier clase, de las que hieren

— ¿Qué clase de lugar es ese?

— Le sorprendería saber cuántos lugares así hay en la tierra

— Y... ¿a qué ha venido?

— Necesito un lugar

— ¿Para qué?

— ¿Qué clase de pregunta es esa? Pues para dormir, comer, ir al baño, al menos hasta que me recupere económicamente.


Jorge se marchó algo irritado con su respuesta y don Palmiro se dirigió al edificio a solicitar una habitación. A la mañana siguiente don Palmiro recorrió las calles cercanas vendiendo su mercancía sin tener éxito, pero lo más raro era que en las calles cercanas a ese edificio no había ni una sola planta, ni una sola señal de vida.


— Quizá... — pensó— Quizá esta sea la razón por la cual la gente de aquí carece de luz en sus almas—

Vio el sol poniéndose y decidió volver al edificio. Sin embargo, justo cuando ya iba a partir vio algo muy extraño y se acercó: Sobre una piedra blanca iba floreciendo lentamente un bello jazmín. Don Palmiro tomó la flor y regresó al edificio. Al llegar, inmediatamente buscó un florero dónde colocarla y la puso tras la ventana.


Al día siguiente los balcones eran blancos.

21. März 2019 17:46:43 0 Bericht Einbetten 0
Das Ende

Über den Autor

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~