Tres ninfas desesperadas y un humano Follow einer Story

roon_r201 roon 201

Lapis, Pluvia y Flavia son tres ninfas que llevan viviendo un tiempo juntas. Creen que su amistad tiene fuertes cimientos, pero, ¿cómo afectará la aparición de un humano inesperado a su relación?


Lebensgeschichten Alles öffentlich.

#historiacorta #mitología #ninfas
2
4.7k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

I


Aquella mañana el sol relucía y calentaba todo al al alcance de sus vigorosos rayos de dorada luz. Sin embargo, ninguna de las tres ninfas que caminaban por el bosque podía apreciarlo. Los árboles eran tan altos y tenían copas tan espesas que creaban una protección natural contra la luz del día.

Como hacían a menudo, Flavia, Pluvia y Lapis se habían adentrado en el bosque en busca de bayas o cualquier otro alimento. Normalmente habrían llenado una o dos cestitas de mimbre con moras o arándanos para luego volver al Claro, donde vivían, pero esa mañana una sorpresa las estaba esperando.

ー¿Veis algo?ーpreguntó Lapis con la manos sobre su vacío estómago.

ーTened paciencia, pronto encontraremos algo de comerーla tranquilizó Pluvia.

ー¿Qué es eso?ーpreguntó Flavia mirando a algo que descansaba a varios metros de las tres ninfas.

Extrañadas, se acercaron con cautela al lugar donde pudieron distinguir un cuerpo sobre las hojas que llevaban días en el suelo. Al acercarse aún más, se sorprendieron enormemente pero no porque hubiera algo de sangre en la cabeza de la persona misteriosa, sino porque se trataba de un humano. ¡Un humano en el bosque!, además se trataba de un hombre, todavía más sorprendente. Cuando Pluvia se dio cuenta de la situación, tuvo que contener un grito de terror mientras que a Lapis parecía no importarle lo que pasaba y Flavia recogía un palo alargado que estaba junto a ella. Con el palo en alto, dio un paso más hacia delante y tocó el hombro del humano con el objeto.

ー¡No hagas eso! Le vas a hacer aún más dañoーadvirtió Pluvia a su amiga mientras esta se asustaba por las palabras de su amiga.

ー¿Estará vivo?ーpreguntó preocupada Flavia mientras se arrodillaba junto al rostro del hombre.

ーSi no encontramos bayas nos lo podríamos comerーsugirió la hambrienta Lapis.

ーNo digas tonterías. Es peligroso estar aquí, deberíamos irnosーdijo Pluvia con gran preocupación en su voz.

ーNo podemos dejarlo aquí, está heridoーseñaló Flavia tras acercar sus ojos a la herida en la cabeza del hombreー. Una rama puede haber caído sobre él. Además, es muy guapoーdijo mirando la cara del herido con mayor perspectiva.

ーNo pienso repetirlo, vayámonos.

ーNo seas aguafiestas. Lo menos que podemos hacer es ayudarlo. Venga, yo lo agarro por un hombro y una de vosotras dos por el otroーordenó Flavia con seguridad mientras levantaba el cuerpo inerte del hombre agarrándolo por su hombro izquierdo.

ーSi no tengo comida no pienso arrastrar a nadieーdijo Lapis.

ー¿Pero adónde piensas llevarlo?ーinsistió Pluvia sin moverse del sitio.

ーAl Claro, obviamente.

ー¡¿Al Claro?! Por los dioses del Olimpo, Flavia estás hablando de un hombre humano.

ーSerá lo que tú quieras, pero está herido y no pienso dejarlo tirado.

Pluvia dudó por unos segundos, pero terminó cediendo a las insistencias de su amiga y levantó al humano por su hombro derecho. Pesaba más de lo que parecía, pero las dos ninfas se las arreglaron para llevarlo hasta el Claro seguidas por Lapis, que no mostró la mínima intención de ayudarlas.

Allí, Pluvia y Flavia prepararon un pequeño colchón de hojas junto a uno de los árboles que rodeaban el Claro. Después, Pluvia colocó unos vendajes alrededor de la cabeza del herido.

El Claro había sido el hogar de las tres ninfas por muchos años. En el centro del mismo había un pequeño lago en el que Pluvia y Flavia se bañaban a menudo mientras Lapis dormía bajo la sombra de los árboles que rodeaban el lugar. Hacía muchos años que alguien que no fuese ellas entraba al Claro, muchos más desde que entraba un humano. Aunque no tenían muchas cosas que guardar, lo poco que valoraban como comida y algunas herramientas descansaba entre las piedras que había alrededor del lago. Afortunadamente para Lapis, todavía quedaban algunas moras del día anterior.

Mientras Lapis comía sus bayas, Pluvia y Flavia se sentaron una a cada lado del hombre herido silenciosamente mientras lo observaban.

ー¿Sobrevivirá?ーpreguntó repentinamente Flavia.

ーNo parece estar muy grave, es probable que unas horas se despierte y podamos despedirnos de él.

ーNo digas eso, seguro que es muy buena personaーaseguró Flavia.

ーNi siquiera lo conoces, a lo mejor come niños por las noches.ーdijo Lapis mientras se sentaba junto a Flavia. Ya no quedaban bayas que comer.

ーEs muy atractivo, no puede ser malvadoーinsistió Flavia mientras pasaba una mano por el rostro del hombre, ante lo cual Lapis puso los ojos en blancoー. ¿Cómo te llamas?¿Lucius?¿Marcus?

ーNo te va a contestar, lo sabes, ¿no?ーle recordó Lapis a su amiga. Flavia respondió sacando la lengua.

ーIulius. Seguro que se llama Iuliusーaseguró Flavia al volver a mirar la cara de Iulius.

ー¿Cuál será su trabajo?¿Y si es violento?ーpreguntó Pluvia profundamente preocupada por su seguridad y la de sus amigas.

ーTiene cara de ser un soldado que ha viajado por todo el mundo y peleado en las batallas más terribles de la manera más valerosa. Habrá salvado a miles de niños de los malvados germanos. Todo un héroeーcontinuó imaginando Flavia.

ーSi como dices es un héroe, entonces vivirá en una gran ciudad y estará a cargo de una importante bibliotecaーdijo Pluvia con una chispa en sus ojos mientras posaba su mano sobre el pecho de Iulius con cariñoー. Seguro que habla decenas de idiomas.

ーUn héroe es el que cocina para ti y te lleva a la comida a la cama para que no te tengas que levantarーañadió Lapis mientras ella también observaba el rostro de Iulius con una sonrisa en la cara.

De repente, todas ellas agitaron la cabeza para salir de sus ensoñaciones.

ーCreo que será mejor que lo dejemos descansarーsugirió Pluviaー. Puede que para la mañana ya haya despertado

14. November 2018 21:06:40 0 Bericht Einbetten 2
Lesen Sie das nächste Kapitel II

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 1 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!