sassie_ Sassie

En vista de que su hermoso novio no le da la atención que quiere, Taehyung planea vengarse de él, haciéndole saber que cuando él quiere algo lo tendrá, porque es a su manera o no es nada. . . . ♤ One shot ♤ KookTae © 29-30/05/2023 Prohibida la copia y/o adaptación


Fan-Fiction Bands/Sänger Nur für über 18-Jährige. © Todos los derechos reservados.

#jungkook #kookv #taehyung #kooktae
Kurzgeschichte
7
204 ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Only

—¿Jungkookie?


— ¿Humm?


En la prevista de que este no le prestaba atención y solo le respondía con sonidos, decidió irse enojado de la habitación de computadores y cambiarse en la habitación, ohhhh, vaya que su queridísimo Jungkookie lo lamentaría.


Cambiándose por algo más "suelto" y "cómodo", siendo más específicos, un short que se le pegaba al culo y una camisa de Jungkook lo suficientemente ancha como para taparle, pero dejar ver el pecho con cada mínimo movimiento.


Salió nuevamente a la sala de juegos y volvió a llamarlo, pero esta vez no era pregunta.


—Jungkookie.


—¿Qué paso mi vida? —Pregunto sin mirarlo.


—¡Tienes que mirarme! No vine aquí para que jugaras.


—Dame 5 minutos y soy todo tuyo.


—¡No! O es ahora o lo hago a mi manera. —Contesto cruzando sus brazos con una cara enojada.


Jungkook nuevamente respondió con un sonidito y termino por sacar de quicio a Taehyung. Se acercó a Jungkook y corrió un poco su silla del escritorio.


Jungkook solo lo dejo ser y siguió mirando el monitor jugando su partida, mientras Taehyung se montaba sobre sus piernas poniendo cada una de estas a cada lado de la silla, generando algo ahí abajo a JK por la fricción, pero esto no es suficiente para él, claro que no.


Comenzando a moverse y haciendo fricción entre sus intimidades, termino por distraer a su queridísimo Jungkookie sacándole un gemido mandando a la mierda su juego, intento tomar de la cintura a Taehyung para restregarlo más, pero entonces ahí se detuvo.


Taehyung se bajó de la silla y dijo:


—¿Sabes Jungkookie? Se me quitaron las ganas.


Haciéndolo maldecir por lo bajo y aun despertando más algo allí abajo al verlo con la ropa que traía puesta.


—Ven aquí querido. Juguemos un rato tú y yo. —Dijo queriendo traerlo de vuelta.


Pero ¡Oh no! Claro que él no iría después de su falta de atención. O al menos no si no está bajo sus condiciones.


—Lo siento Jungkookie, pero si no es bajo mis reglas, entonces no voy a querer.


—Dímelas Cielo, estoy dispuesto hasta jugar en el infierno por ti.


—Empecemos porque no hay contacto entre tú y yo en mi juego... —Esto lo hizo gemir de placer al ver y oír a su amado tan dominante.


—Estoy dispuesto a jugar mi querido.


—Bien, empecemos por la ropa, una nueva regla ha aparecido, no se permite tanta ropa en mi juego.


Esto generó que JK se la empezará a sacar, empezó a sacar su camisa, lentamente para que el dueño de aquel juego se deleitará con la vista.


—¿Así está mejor? —Pregunto y el contrario negó con la cabeza. Lo que lo llevo a sacarse la sudadera que llevaba puesta, dejándolo en mera ropa interior. —¿Y ahora?


—Puedo aceptarlo, por el momento. —Se mordió el labio deleitándose con la maravillosa vista.


—¿Ahora qué sigue?


—Ahora no vas a poder hablar a menos que de tu linda boquita salga mi nombre, ¿entendido, Jungkookie?


Este asintió sabiendo que lo estaba probando y que si perdía se terminaba el juego y él no está dispuesto a perder.


—Muy bien cariño.


Haciéndole una seña de que se siente este lo hizo mientras Tae estaba recostado en el escritorio, cabe recalcar que la silla se encontraba un poco lejos de la mesa, pues este le dio un pequeño empujón con los pies para aumentar la acción del juego.


—Ahora toca la tela de la única prenda que llevas puesta, pero tienes que mirarme. —Siguiendo la regla lo hizo y clavando la mirada en quien tiene al frente, se empezó a excitar más. —Toques pequeños Jungkookie, ¿No querrás perder este juego? ¿Verdad?


Este volvió a asentir y observaba a la pieza de arte que tenía al frente, viendo como su amor empezaba a mover su cuerpo en una danza sensual, levantando la camisa hasta la cintura, dejando ver su hermoso short donde claramente podía notar que no hay nada más por debajo de esta tela, cada vez se le hacía más imposible el dar caricias suaves a su amigo ahí abajo, su boca soltaba quejidos, pero nada más o rompería una regla.


Taehyung se detuvo un momento y lo miro a los ojos lamiendo sus labios, bajo su mirada a la entrepierna y observo la tienda que se hizo allí, volvió a hablar.


—Muy bien querido, has completado la fase del juego. Ahora necesitas sacar toda la ropa, no se permiten las telas aquí ni tampoco el tacto extra hasta nuevo aviso.


Y luego de dar la regla, el mismo empezó por sacar su short solo dejando su camisa, pero esta la recogió hasta su cintura y allí hizo un nudo en la parte de atrás, en ese momento se giró dejando una maravillosa vista al participante del juego, quien aunque quisiera ir y tocar, no podía, al igual que tampoco podía hacerlo con el mismo.


Pasando saliva al verlo girarse nuevamente, dándole una mirada insistente, esperando una regla nueva; sin embargo, Taehyung le pareció mejor quedarse allí unos segundos, deleitándose con la vista de un desesperado por tocarse excitado por y gracias a él.


Luego de unos segundos que parecieron eternos, por fin volvió a hablar.


—Nueva regla, no tienes derecho a revolotear como un puto necesitado de mi culo.


Y ahora sí parecía que podría ir al infierno, sin embargo, Jungkook asintió.


—Te invito, no, no te invito, te ordenó que empieces a tocarte nuevamente, pero solo caricias o pierdes.


Acatando la nueva regla empezó a dar caricias en su miembro que ya no podía despertar más de lo excitado y estimulado que se encontraba, este solo daba corrientes que dejaban en claro su estado. Gruñidos bajos salían de su boca, pues no se le permitía más. Mientras, por otra parte, Taehyung lo veía encantado y excitado ante tal desastre que estaba hecho por él.


Empezó a moverse sensualmente, dando giros y haciendo como si recogía algo solo para dejar ver su hermoso culo a su hermoso desastre, mientras esté solo podía dar caricias a su miembro sin poder moverse de excitación, ni hablar para pedir o dar órdenes.


Encontrando suficiente con el show, vuelve a hablar.


—Mi querido, vas muy bien. Ahora puedes redondear ese pene con una mano, solo rodéalo y mírame. —Y contra el escritorio se restregó y solo un gemido.—Muy bien, ahora con tu otra mano puedes masajear los testículos, imagina que soy yo. Mírame, imagina que son mis labios saboreándolos. —Su hombría dio un corrientazo y un salto. —Ahora imagina que es mi culo el que se está restregando contra ellos.


De esta manera meneo el culo y se movió contra el escritorio fingiendo que saltaba, pero en la nada, esto solo excito más a Jungkook, ver como su amor saltaba o más bien como su culo se movía tan bien saltando. Sin embargo, aún no le dieron órdenes de tocarse como le gustaría, pero estaba a nada de mandar a la mierda el juego.


Girándose para verlo a la cara o más bien ver allí abajo, le dio un nuevo mando.


—Puedes dejar los testículos si quieres, ahora te ordenó que empieces a tocarte el pene, hazlo con ganas mi amor, imagina que te estoy montando, y recuerda, no puedes moverte como un desesperado.


Y entonces empezó con su tarea de pajearse como si nunca lo hiciese hecho, como si fuera un virgen necesitado. Soltando de su boca el bendito nombre de su pareja en medio de gemidos mientras esté solo lo veía con deseo.


Mandando a la mierda el juego empezó a moverse de excitación, soltando aún más fuerte los gemidos, mientras que en la cara de Tae se veía una media sonrisa al notar que había perdido el juego y que tendría la libertad suficiente como para acercarse a él y querer besarlo; sin embargo, este no lo dejaría.


—Abre tu hermoso culo para mí, amor.


—No Jungkookie. —Dice con una risita baja.


—¿Por qué? Ya se terminó el juego.


—Y fue un Game Over. Encárgate tú solito de esto. —Dijo tocándole abajo y sacándole un gemido. —Adiós Jungkookie, hoy has sido malo conmigo.


Y terminando con sus palabras, se puso rápidamente su short y soltó el nudo de la camisa para darle un besito en su mejilla e irse a otra parte de la casa, dejando a un Jungkook con un gran problema.


A este no le quedó más que terminar a medias su problema con trabajo manual y darse cuenta de que no volvería a dejar a Taehyung de lado o terminaría en el infierno y todo por un puto «Game Over» que estuvo a punto de evitar.



✩ - 𔘓̸ - ✩ - Fin - ✩ - 𔘓̸ - ✩



1. Juni 2023 14:31 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
5
Das Ende

Über den Autor

Sassie Autumn Leaves me deprime para escribir, si no les gusta las historias tristes, culpen a todas las canciones tristes.

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~