jmvv J M V V

Perdido en las drogas por la monotonía, Sora recuerda su pasado de manera extraña sin saber que fue real o producto de su adición, solo hay una cosa segura, el único recuerdo que tiene presente es el día que conoció a Leiko. Estos relata como Sora recuerda su pasado antes de conocer a Leiko.


Fantasy Dunkle Fantasie Alles öffentlich.

#inkspiredstory #comedia #amor #vida #psicologia #inmortal #inmortalidad
2
19.9k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

CAPÍTULO I: RECUERDOS QUE COMIENZAN.

Caminando en los bordes del edificio, mueve la cabeza al ritmo de la música suave y tranquila; el viento agita su cabello mientras mira la ciudad desde lo alto. Con su mano derecha sostiene un bidón rojo y con la boca un encendedor. Destapando el bidón, se lo acerca a la nariz, al inhalar, siente un olor agradable que penetra en él. Era el dulce aroma de la gasolina. Alejando el bidón, sujeta el encendedor con su mano izquierda.

Vaciando toda la gasolina en su cabeza, cierra los ojos y respira profundo, Comenzando a contar en voz alta, lo único que escucha es la canción que está por terminar. —Uno, dos, tres, cuatro... cinco —Al llegar a cinco, la canción cambia por una más animada. Abriendo los ojos, se prende fuego con el encendedor, dando un paso al frente, le sonríe a la nada y comienza a caer.

Viendo la ciudad, prendido fuego, cae desde cincuenta metros, mientras espera su muerte con tranquilidad, ansias y felicidad. Recordando las palabras de aquellas mujeres que lo rechazaron; Hay unas que no paran de resonar en su cabeza, son las de aquella mujer que, al salvar su vida, lo miró con asco. Pero no estaba enojado con sus palabras, solo estaba frustrado porque cada palabra que salía de su boca era verdad.

A su lado caía una mujer vestida con un hermoso vestido negro, y aunque no podía ver su rostro por el velo que tenía, podía ver su sonrisa al intentar alcanzarlo con sus manos, pero simplemente no podía.

Su cabello teñido de rubio había desaparecido casi por completo; aunque el dolor que sentía era insoportable, le seguía sonriendo a la nada. Intentando alcanzar a aquella mujer con sus manos chamuscadas, forzaba sus labios quemados a moverse. —Pr... permíte... prfa... por favor... permíteme... ser libre —dijo sin dejar de ver sus labios.

Viendo sus labios, intentaba alcanzarla con todas sus fuerzas, pero no lo lograba. Rindiéndose, intenta ver sus ojos, aunque lo único que pudo ver fueron sus recuerdos, los cuales quería olvidar.

Susurrando ella dijo: —Tranquilo, siempre llego sin avisar—. Y al sonar el agua, desapareció.

Habiendo caído a una piscina, su cabeza no para de dar vueltas mientras se hunde; tocando fondo, mira el hermoso cielo nocturno, el cual estaba decorado con incontables estrellas opacadas por la luna. El agua parecía que no existía o él no existía para el agua.

Sin poder moverse ni respirar, ve los recuerdos que intenta olvidar. Mirando muchas de sus acciones que considera patéticas, sus brazos se levantan solos, sin poder controlarlos con la poca fuerza que le quedaba; estos intentan sujetar sus recuerdos. Aceptando que no puede evitarlo, anhela la hermosa luna.

Acostado a un lado de la piscina, despierta al recibir la luz del sol directamente en su rostro. Mirando su cuerpo desnudo, se sorprende al no ver ninguna quemadura en este. Preguntándose si todo lo vivido hasta ese día había sido un sueño, se da rápidamente cuenta de lo estúpido de su pregunta.

Intentando levantarse, un fuerte dolor de cabeza se lo impide. Sintiendo bajar algo caliente cerca de sus ojos, toca cerca de estos; al mirar sus manos, se da cuenta de que aquello que bajaba era sangre. De nuevo, intenta ponerse de pie, pero sigue sin poder.

Arrastrándose por el suelo caliente, grita por ayuda, pero se detiene al darse cuenta de que sus gritos no se escuchan. Intentando aferrarse a la vida, sigue arrastrándose sin poder avanzar.

Escuchando la risa de una niña que parecía burlarse de él, mira a su alrededor, sin poder ver.

Sintiendo que su cuerpo está lleno de quemaduras, comienza a reírse de sí mismo mientras se repite lo patético que es al pedir ayuda tras querer suicidarse. Respirando profundo, intenta calmarse después de contar hasta diez.

Con una sonrisa, cierra sus ojos, sintiendo un intenso dolor al estar prendido fuego, comienza a vomitar sangre; su vista se pone borrosa y poco a poco pierde el conocimiento, cayendo de nuevo a la piscina.

Abriendo sus ojos por un breve momento, ve a un pequeño ratón dándole RCP.

2. Januar 2024 23:44 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
0
Lesen Sie das nächste Kapitel VISTA AL PASADO.

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 14 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!