darianna-sofia Darianna Sofia

《Vivíamos en un mundo de apariencias, todos ocultos tras una fachada organizada desde la crianza en la niñez en preparación para la hostil sociedad. Todos éramos aparentemente alguien, y resultaba falso en algún punto de la vida. Era nuestra decisión ser peones, como fuimos dispuestos, o cambiar de pieza para hacerle jaque mate al mundo.》 #SagaAPARENTES


Jugendliteratur Nicht für Kinder unter 13 Jahren. © Reservado

#juvenil #reflections #humor #SAGAAPARENTES
3
19.9k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Every week
Lesezeit
AA Teilen

Capítulo 1

—Elliot, te ves ridículo —le dije a mi amigo, que por lo visto, su mayor deseo era ser una morsa. Los sorbetes de su Slurpee ahora sobresaliendo de su boca.

— ¡Qué onda viejo! Estamos en 7-Eleven, saluda Pao —profirió apuntándome con su cámara.

Le saqué la lengua. Gesticuló estar dolido, bajando el aparato lentamente.

—Estás hiriendo los sentimientos de Cece —sollozó falsamente.

Me burlé.

—Solo un tonto le pone nombre a su cámara.

— ¡Solo un tonto no le pone nombre a su cámara! —corrigió triunfante sobre si, sonriendo de oreja a oreja, algunos chicos andan pendientes de flirtear, otros de adular a sus coches pero este adora a su cámara. El castaño de ojos café Elliot, mi mejor amigo, lo conocía desde... siempre. Y no toleraba la idea de subsistir sin él.

—Tu soltería es culpa de Cece.

—Mi soltería es mi culpa. No la metas en esto.

Me eché a reír, de todas las cosas que imaginé desde que era pequeña, de ningún modo pensé que podría llegar a volver a reír. Y menos gracias a un hombre. Pero él era cosa distinta, sin parentesco con su género. Conseguía todo lo que quería mediante nuestra amistad, como hacerme sonreír y claro, obligarme a trabajar en el estúpido 7-Eleven de la gasolinera cercana a nuestras casas. Su Wrangler se lo agradecía, llenar el tanque era facilísimo y no recorríamos mucho camino.

—Deberías interesar-te en tú estatus romántico, no en el mío — particularizó apuntándome acusatoriamente con un sorbete. Un cliente se dirigía a la caja, donde estábamos.

—Ahórrate el sermón y bebe tu Slurpee —contesté rehusando la insinuación. Hizo morritos como un bebé y obedeció. Haciéndome quedar como la gruñona. Otra vez.


∞∞∞


Wyoming empezaba a helarme las ideas, soy una de esas personas que se aburren con facilidad. Procuraba mantenerme ocupada con los deberes hace muchos meses, no obstante ya estaba graduada y sin mucho qué hacer más que trabajar y grabar monerías junto a Elliot en Cece. ¿Realmente me quedaría aquí por siempre? Mordí mis labios, considerándolo.

Necesitaba irme. Necesitaba huir.

— ¿Te fuiste a la luna? —preguntó mi madre chasqueando sus dedos en mi cara. Me recompuse de mi ensoñación revolviéndome en el sofá.

—Ohm, perdón —murmuré excusándome.

— ¿De qué tema te hablaba? —interrogó enarcando su ceja rubia.

— ¿Sabes? No es necesario recordarlo. ¿Tú cita?

La memoria era secundaria al saber que solo trataba ese tema conmigo. Girar la conversación hacia mí era inútil. Nunca permanecía mucho tiempo, además me era conveniente.

—Por supuesto... Ok, como te decía...

Lo único que escuchaba era bla-bla-bla tenía mejores cosas en las que pensar que en vislumbrar los detalles de la absurda vida romántica de mamá. Esperé a que ella acabara su relato del hombre con apariencia de hippie para luego asentir y subir a mi habitación. Marqué el número de Elliot al tumbarme en la cama.

Dos repiques. Contestadora.

—Cuando se te plazca llámame. Necesito hablar ¡Es urgente!

Me senté en la cama a esperar, luego fui a darme un baño de burbujas. Nada. Comenzaba a estresarme. Mi madre subió la cena y la dejó en la comodidad de la habitación como acostumbraba a hacer cuando salía con alguien. Esa mujer necesitaba ayuda de un experto.

Caminaba de extremo a extremo. Empezaba a contar las estrellas del cielo desde la ventana cuando sonó el teléfono. Lo atajé.

—Hasta que te dignaste.

—Hola amiguita, extrañaba tu humor negro.

Contuve la risa.

—Afloja, mi mamá me tuvo en una sesión de Mala-Cita.

—Ouch ésas son las peores.

—Ja, ja. Graciosísimo.

Carraspeó sonoramente.

—Ya. ¿Qué era tan urgente?

—Tengo un plan. Y tú vas a ayudarme.



7-Eleven: (en inglés: seven-eleven) es una cadena multinacional de tiendas de conveniencia, fundada en 1927 en Dallas (Estados Unidos). También es la cadena de tiendas de abastecimiento más grande del mundo.

Slurpee: Es una bebida con sabores congelada. Fabricada por la compañía 7-Eleven.


¡Esta es mi primera historia entre todas! La reescribí a principios de año, vuelvo a publicarla por Inkspired a ver qué tal... Le tengo mucho afecto, espero puedan conectarse con ella tanto como yo. Un abrazo.

Att: S

22. März 2022 20:10 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
0
Lesen Sie das nächste Kapitel Capítulo 2

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 10 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!