atinaantira Valentina Figueroa

Desde que tengo memoria, donde vivo todo es obscuro, las luces son tenues, aunque suficientemente brillantes para iluminar tus pasos, las personas parecen perturbadas, asustadas, en este lugar desde que tengo memoria no hay ni día ni noche, no hay salida ni entrada, a pesar de ser un pequeño pueblo nosotros lo que aquí vivimos lo conocemos como el infierno. Las horas que se suponen de la noche son frías, un frió excepcional que te entra por cada poro de tu cuerpo, las tardes son iguales, y las mañanas, bueno, en las mañanas no hay mucha diferencia, al menos hay un calor que te hace olvidar por un rato el calvario diario. Pero eso, no es lo peor de la historia, estamos seguros que hay cosas en la obscuridad, no son personas, ni nada que se le asemeje, si no algo que te persigue, algo que te mira cuando parpadeas, es algo que no tendrá piedad de ti y te destrozara al primer imprevisto, esas cosas se alimentan con tu vida, necesitan tu sangre para subsistir, su propósito es tomar tu cuerpo, y destrozarlo sin piedad... aquí te juegas a la vida o la muerte, y tu eres el boleto de entrada. Si logras salir con vida, veras el bello amanecer por primera vez, sentirás la libertad en todo tu ser, y tu alma sera personada por cualquier pecado...pero si te descuidas, pierdes tu oportunidad, y mueres en la obscuridad, el profundo hueco de la soledad te carcomerá, y vivirás en el eterno vació para no ser visto nunca mas. Buena suerte.


Horror Monster Literatur Nicht für Kinder unter 13 Jahren.

#literaturahorror #obscuridad #sombras #terror #miedo
0
329 ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Freitag
Lesezeit
AA Teilen

Buenos días

"AL mismo tiempo que ves la obscuridad, tu ves la luz. Mientras tu le temes, tu la ignoras. "

Lo primero que veo al abrir los ojos es una resplandeciente vela roja al lado de mi cama, descansa en la mesita de noche heredada por la abuela después de su fallecimiento, su luz en un tétrico intento por brillar, le da un ligero resplandor a la habitación, pero no la ilumina en su totalidad, casi puedo ver las manos de los demonios alejarse de mi frágil cuerpo, se ven como sombras en las paredes, cualquier persona las confundiría con simples manchas. Desde que eramos mas pequeños, mi hermana y yo, recuerdo que nos enseñaban el significado de las velas, y sus colores, el rojo aleja a los demonios, el amarillo aleja a la muerte, y el blanco si tienes dinero alguna vez para comprar velas de flama blanca, ellas alejan a la obscuridad, usa la vela que mas te parezca, usa la vela, con la que mas seguro te sientas, ese en nuestro lema.


Bajo la cama lentamente, intentando no acercarme a su borde, lo que menos deseo es saber lo que hay debajo de mi cama, cualquier cosa que ahí resida no dudara en llevarme, la sangre de mi cabeza, la cual se acumula por la noche, cae en menos de un instante, el mareo es leve y no me afecta, aun somnoliento pero consiente de lo que hago, tomo en mis pequeñas manos el objeto de cera, y camino hacia la puerta, giro la perilla y escucho el molesto sonido del oxido al carcomerse cuando la abro completamente, este lugar se cae en pedazos, no dudo que esta casa me caiga encima alguna vez, paso por el laberinto de pasillos que se encuentran en mi hogar, y bajo a paso rápido las escaleras, en cada movimiento que doy estoy muy pendiente que mi cuerpo siempre este arropado por la luz de la vela roja, no han pasado ni 10 minutos desde que desperté, pero puedo sentir unos dedos intentando aferrarse a mi talón.


_ Buenos días_ La voz de mi madre me saluda cuando paso por la puerta de la cocina, le regalo una sonrisa y me siento en la mesa, la mesa, una vieja mesa de madera astillada, esta también fue heredada, la tía nos la dejo cuando murió, tiene servido el desayuno, mientras como, pienso que este lugar parece mas bien un museo de historia de familiares muertos de nosotros, muchas cosas de las que poseemos son heredadas, muy pocas compradas, la vida es cara...sonrió de lado un segundo y pienso en el coste de las velas, son altamente costosas, pero mi familia tiene suerte que nuestro padre trabaje en la fabrica, porque si no, hace cuanto tiempo ya la obscuridad nos hubiese absorbido. Mi madre nos da a mi y a mi hermana una charla incesante de como debemos permanecer bajo las luces, muerdo nuevamente el pedazo de pan que tenia en las manos y presto atención a todo lo que mama nos dice.


_Lo se mama, no somos unos niños, estaremos bien_ Mi hermana ya parece irritada de la misma conversación de todos los días, pone su mano en la frente y voltea molesta a la mesa. Aunque sea fastidioso que diariamente nos digan el mismo discurso, mama solo intenta protegernos, ella dice la verdad, es mejor que no nos distraigamos, las bestias de la obscuridad no dudaran ni un segundo en llevarnos. A pesar de escuchar la misma charla diariamente, siempre me siento realmente perturbado, ese sentimiento jamas se ira, por mas que intente acostumbrarme.


Termino de comer y me apresuro al baño para alistarme, el agua que cae en mi cuerpo es fría y caliente a la vez, al mismo tiempo que se resbala por mi piel, puedo sentir como limpia la suciedad, el sudor frió que estaba pegado a mi cede ante el liquido, no es fácil dormir con miedo todas las noches, dudo por un instante antes de cerrar los ojos y que el liquido caiga sobre mi cabeza, lo hago por menos de 3 segundos, pasa rápidamente por mi cabello, a penas y si lo roza, abro los ojos de golpe, casi sin aliento, mis oídos se tapan un poco, pero no le presto atención.


Luego de terminar la ducha me miro unos segundos al espejo, la vela no me deja ver con exactitud como es mi cuerpo, pero al menos puedo detallarlo de una manera vaga, tengo ojos claros, un azul opaco sin brillo, cabello castaño, estaba ligeramenteenrollado, mis labios y mis mejillas eran rosadas, si me detallas bien parezco un enfermo...Bueno, la mayoría de personas en este lugar nos vemos así, hay días en los que pienso que todos somos enfermos, y por eso vivimos en este lugar, para no infectar a nadie que se encuentra saludable.


Al salir de casa era casi lo mismo que estar dentro de ella, las lamparas de la ciudad tienen velas, las cambiaban cada mañana, alumbran un poco las paredes y el suelo. Hacer eso era un trabajo importante, debes estar al pendiente antes de que se extingan, muchos se han visto en peligro por ello, es un puesto que en este pueblucho nadie quiere, pero es el que mejor pagan, cualquier que necesite dinero, tomara ese trabajo, aunque hay muchos que no sobreviven a el, por eso siempre hay una vacante.


Mientras caminas puedes ver como hay vagabundos bajo los faroles, mirándolos de cerca están consternados, a diferencia de nosotros ellos no tienen un hogar, los indigentes son los primeros en desaparecer, pero como no hacen grandes movimientos ni aportes al pueblo, casi la gente no se da cuenta de su presencia, aunque no todos son así, hay personas a veces se apiadan de ellos y les dan una hogaza da pan, y algo de dinero, aquí las drogas no son una necesidad, las drogas te hacen sentir protegido porque te alejas de la realidad, pero...las velas son aun mas importantes, son tu vida.

Las luces de las calles a pesar de que parecen blancas en realidad son una versión menos costosa de las velas de flama blanca, alejan la obscuridad, pero no da la sensación de que todo este iluminado, claramente los impuestos no dan para poner velas de lama blanca, pero a nadie parece importarle mucho, con tal de que alumbren su camino, ellos son felices.


Mientras camino a la escuela veo a mi alrededor, los puestos de comida resplandecían por dentro, casi tanto como las casas de las personas de la alta sociedad, ellas no tienen que preocuparse de que la muerte venga a por ellos en un abrir o cerrar de ojos, cada parte de sus cuerpos estaba cubierta con una luz, que no permitiría a ningún ser del infierno llevarse a ningún miembro de su familia, me hace sentir celos, detesto a los ricos, son tan egoístas.


_ Oye niño_ Volteo mi cabeza y me encuentro con Sebastian, un vagabundo al que le suelo traer comida algunas veces, pongo una sonrisa en mi rostro y saco una bolsa de comida, el la toma hambriento y sin siquiera revisar que esta comiendo ya ha empezado a tragar. Desde hace unos meses estoy interesado en Sebastian, el no era como los otros vagos del pueblo, el dice saber lo que hay detrás de las sombras, pero nadie le cree, todo el mundo dice que es un loco mas_ Gracias niño, me encanta la comida de tu madre_ Antes de que siquiera le pueda preguntar algo el se va rápidamente, es la única persona que e visto que entra en la obscuridad y sale de ella ilesa, el no parece tenerle miedo a la obscuridad, ni lo que hay dentro de ella.


7 de marzo, una vez al año los encargados de la alcaldía hacen una feria, un lugar lleno de brillo, por 24 horas podrás de disfrutar de comida y juegos, sin preocuparte de que la muerte te lleve a su guarida, las personas esperan con ansias el día, pero mientras mas emocionado estas por algo mas lejano parece, y a pesar de que solo falten 3 días, parecen 3 meses, mientras seguía mi camino se escuchaban los autos del alcalde llevando material pesado, velas del tamaño de un hombre, y hasta mas grandes, espejos para desviar la luz hacia muchos lugares, comida, juegos de azar, no solo en este mundo es el deseo de un niño ir a la feria, también lo desean con ganas los adultos, deseaban un día en que no tuviesen miedo.

La clases pasan rápidamente, la verdad es que en la escuela no aprendemos mucho, no hay mucho que aprender cuando no existe nada mas allá de nosotros, las clases son repetitivas, y nadie parece prestarle atención la verdad. Desde que tengo memoria odie la escuela, era obscura, y siempre teníamos que llevan con nosotros velas, la profesora parece a punto de desfallecer, su cara se veía aun mas enferma de la de nosotros, daba hasta algo de miedo. Las clases casi siempre eran lo mismo, la historia de la ciudad, contaban como los fundadores encontraron este lugar, y se instalaron aquí, y con sus inventos que fueron las velas, alejaron a los demonios que viven en nuestro mundo, todos dicen que no hay mas nada a parte de nosotros, pero ¿Como lo saben?


El viernes casi parece una gota de lluvia, cae y se desaparece al mezclarse con el pavimento, miro el reloj y casi son las 4 de la tarde, hora de la cena, seguro que mi hermana ya se fue a casa, ella sale dos horas antes que yo. No camino rápidamente, disfruto el echo de salir de casa, es un triste intento de bajar mi miedo y preocupación. Normalmente los chicos de mi clase van a comer después de la escuela, pero, yo solo era un bicho raro mas, nadie me prestaba atención, dicen que hablo mucho de la obscuridad, que es suficiente vivir rodeada de ella para que alguien te lo recuerde cada 3 segundos.

Desde que tengo memoria me enseñaron a temerle a la obscuridad, pero desde hace poco me puse a pensar, en verdad ¿hay que tenerle miedo? que hay verdaderamente tras de ella, las personas parecen inquietadas de que la obscuridad los toque, dicen que mueres, pero aunque es verdad que las personas cuando la obscuridad los lleva desaparecen de la faz de nuestra tierra, ¿acaso ellas mueren? Por lógica, o mejor dicho, por miedo humano, es obvio decir que si, pero ¿verdaderamente lo hacen? Absorto en mis pensamientos, casi no me doy cuenta de que todas las luces a su vez parpadearon, me agacho y cubro instintivamente mi cabeza, el primer pensamiento que se pasa justo frente a mi es: aquí moriré...Dos, tres, cuatro, cinco..cinco minutos pasan, tengo fuertemente cerrados los ojos, mis mejillas arden del susto, pero nada ocurre, con temor abro un ojo, luego el otro, subo lentamente la cabeza y miro a mi alrededor, nada parece pasar, y por lo que veo, el único en darse cuenta del echo fui yo, todos siguen sus vidas, como si nada hubiese pasado, antes de levantarme del suelo me fijo en un libro justo bajo mis narices, mis pálidas manos toman el objeto, lo ojeo rápidamente y miro sus paginas, parece no ser de nadie, esta nuevo, totalmente nuevo, ademas de que nadie ha pasado por mi lado en un buen rato, lo meto en mi bolso y apresuro el paso, jamas había tenido tantas ganas de llegar a casa como este día.

Por alguna razón en el camino de regreso siento que cometí un error, un terrible error que se pagara de la manera mas costosa posible. La mirada de Sebastian me seguía cuando huía por las calles.

3. Februar 2021 18:59:50 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
1
Fortsetzung folgt… Neues Kapitel Jeden Freitag.

Über den Autor

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~