jbseokie lissi

Justo cuando pensé que mi vida no podía ser más malditamente complicada, llegó él a poner todo de cabeza. Aún más de lo que ya estaba. ¿Quién lo iba a decir? Me enamoré del tipo menos... menos como yo. "Quizás tú estás deseando un cuento de hadas... ¿Esto? Esto no lo es" KookV. Mpreg. Mención otros ships. Adaptación.


Fan-Fiction Bands/Sänger Nur für über 18-Jährige.

#kpop #245 #bts #drama #jungkook #kookv #taehyung #jimin #yoongi #namjoon #seokjin #mafia #drogas
15
841 ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Samstag
Lesezeit
AA Teilen

I

Taehyung


Mi papá, tan histérico, amargado y gruñón como siempre, estaba gritando mil cosas en italiano al teléfono, de las cuales solo entendía la mitad mientras metía mis dos maletas solitarias en el helicóptero en nuestro patio trasero.

¡Un helicóptero! ¿Qué tan sumamente genial suena eso? No sabía que teníamos uno. Ni siquiera sabía que teníamos el dinero suficiente como para poder siquiera llegar a pensar en la remota posibilidad de algún día de nuestras largas vidas poder comprar uno.

Uno se lleva cada sorpresa...

Estaba emocionado, un poco encabronado y muy confundido con la situación, porque vamos, no todos los días te enteras de que tienes un helicóptero y de que, probablemente eres más rico de lo que pensabas.

"Sube ya, niño" Me apuró mi papá empujándome por la espalda. Resoplé y me metí en esa cosa contemplando todo con los ojos bien abiertos. Era realmente amplio por dentro, los asientos eran de piel negra, había unas pequeñas pantallas como en los aviones y las paredes también eran de piel. "Y no me rezongues"

"¡No me digas que no rezongue! Tengo todo el derecho del mundo de rezongar; odio que me hagas esto, odio que me dejes así todo el tiempo... No entiendo nada, me desespera que todo sea asi contigo, ¡Nunca me entero de nada!" grité como un desquiciado y le dirigí la mirada más enojada que pude hacer a mi papá para que viera que el hecho de tener un helicóptero no me pondrá de buenas tan fácilmente.

La cosa es que yo nunca, nunca, pero nunca me enteraba de nada, ni de las cosas más importantes ni de las cosas más estúpidas, todas las personas a mi alrededor siempre me escondían las cosas como si fuera un niño pequeño que no entiende.

Bueno, podré no entender algunas cosas, pero definitivamente ya no soy un niño pequeño.

Él se sentó a mi lado lentamente, suspirando y supe que estaba ideando mil formas de pedirme disculpas sin pedirlas realmente, porque así era él. Nunca aceptaba sus errores y por supuesto, nunca se disculpaba.

Suspiré de una manera demasiado lastimera, cruzando mis brazos en mi regazo y haciendo esa carita de perro que lo mata siempre, consciente de que iba a funcionar. Él puso su mano en mi rodilla mirándome con cara apenada.

¿Por qué razón del cielo mi papá es tan fácil de manipular? Oh, señor, apiádate de él.

Nadie, absolutamente nadie pensaría que éste hombre de casi dos metros fuera fácil de manipular.

Pero lo era, oh, sí que lo era el pobrecito. O quizás yo era demasiado bueno manipulando. Quién sabe.

Mi papá tenía cara de perro rabioso casi todo el tiempo, siempre usaba trajes negros, camisa negra, corbata negra, zapatos negros... Él odiaba cuando le decía que tenía un aire de Tony El Gordo de Los Simpsons, pero era verdad ¡Totalmente! Hasta tenía ese acento italiano... Todos se callaban cuando entraba a un lugar y esperaban que aparecieran tras de él un montón de tipos armados y empiecen a disparar, pero no, él era sólo un vendedor de casas. Nada emocionante.

El caso es que nadie se imagina que Tony El Gordo sea fácil de manipular, pero nadie sabe que mi Tony era un hombre tierno y un poquito tonto y torpe.

Tomé aire cuando el conductor se metió a la cabina al fin.

Este sería mi primer viaje en helicoptero y no podía esperar para contárselo Lisa. Estaría más que alucinada esa perra.

Resoplé de nuevo cuando el estúpido conductor salió y pareció decidir que no se quería ir aún; se metió de nuevo y se puso a revisar los botones y a decir un montón de cosas raras por un radio.

Qué aburrido, ¿No podemos solo volar y ya? ¿Por qué hacen falta todas estas tonterías?

" Tae, sabes que hay ciertas cosas que-"

"Que no debo ni quiero saber" Interrumpí rodando los ojos. "Sí, lo sé".

Había escuchado esa estúpida frase muchas veces para no saberla de memoria. No era tonto.

Me daban ganas de patear cosas cuando me decía eso, por varias razones. Para empezar, odiaba que me escondieran las cosas. Era verdaderamente lo peor que me podían hacer, y mi papá era la persona que más me había escondido en toda mi vida.

Además, ni siquiera entendía muy bien lo que significaba, o sea, según "hay ciertas cosas que no debo ni quiero saber", pero ¿Por qué? ¿Qué tipo de cosas son? ¿Y por qué, yo que soy su único hijo, no puedo saberlo? Si estaba preguntando era porque quería saber, obviamente.

Mi papá, mejor conocido como Kim Namjoon, alias "El Filósofo", seguramente se había inventado esa frase para hacerme enojar.

"¿A dónde vamos?" Grité sobre el sonido de las aspas del helicóptero después de un rato. Toqué mis audifonos, listo para quitarmelos en caso de no poder escuchar a mi papá, que era lo más probable.

"¡Italia!" Contestó también gritando.

Sí, lo escuché a la perfección. Y solo pude quedarme callado, de piedra. Obviamente no podía renegar eso. Iríamos a Italia lo quisiera yo o no. Además, ya íbamos a medio camino, maldición, hubiera preguntado antes.

En mis miseros diecisiete años de vida había vivido en Corea, México, Italia y Estados Unidos. Y créeme cuando digo que no era tan genial como sonaba.

Pasé mis primeros seis años en Corea, bueno, ni siquiera recuerdo eso. Después pasé cuatro años en México, me acuerdo sólo porque no entendía ni un carajo de lo que la gente hablaba; tuve que aprender inglés, y lo que pude de español para comunicarme con algunas personas. Además, no tenía ni un solo amigo, me sentia tan mal y patéticamente solitario que lo único que pude hacer fue refugiarme en la comida (Sí, obesidad infantil, ¿En qué demonios estaba pensando?) Debí meterme en el gimnasio para matar la depresión o hacer dietas. Luego me fui a vivir a Italia y tuve que aprender italiano. Tuve una vida relativamente feliz, mucho mejor que la que tuve en México. Por lo menos hice amigos y había más gente que hablaba en inglés.

Duré ahí cinco años, los cinco años más importantes de mi vida. Conocí a Jihyo y Rose, ese par de hermanas locas eran hijas del mejor amigo de papá en Italia, y como ellas tampoco sabían italiano nos hicimos amigos muy rápido. Después no había una sola cosa que no nos contaramos y no había un solo dia que no estuviéramos juntos.

Dí mi primer beso con mi vecino, se llamaba Dante, yo tenía trece años y él tenía quince. Estaba tan enamorado de él. Dios, aún lo recuerdo. Con sus ojos azules y su piel morena, tan sexy.

Estábamos sentados solos en la plaza central comiendo helado; era la primera cita que yo tenía y estaba terriblemente nervioso. Más que cualquier otra persona normal, eso es seguro.

Dejé caer la bebida en la mesa donde estábamos almorzando y cayó toda en su pantalón blanco.

Me sorprendió que no me golpeara y saliera corriendo después de eso. Mientras comíamos helado y nos reíamos acerca del incidente con la bebida, Dante me dijo: "Eres el niño más bonito que he visto en mi vida" (Lo cual sigo dudando mucho porque ¡Nadie es bonito a los trece!, bueno, por lo menos yo no lo era. Me había tratado de depilar las cejas con cera - Si tienes trece años no te trates de depilar las cejas, por favor - hice una tremenda asquerosidad con mi cara, me quedaron demasiado delgadas y totalmente disparejas. Además, aún seguía un poco gordo y me estaban saliendo granitos en la cara. Totalmente desagradable) luego me acarició las mejillas regordetas con el gesto más lindo que alguien hubiera tenido conmigo y se acercó a mí.

Sus labios sabían a chocolate caliente y su lengua tocó levemente mis labios. Yo de verdad hubiera gritado en medio del beso por la emoción de su lengua tocando mis labios. Afortunadamente, no lo hice.

Después del beso me preguntó que si quería ser su novio y le dije que no, porque mi papá había dicho que no podía tener novio hasta los quince y yo seguía las reglas. Era de esos niños que no desobedecian en nada. Pero el muy imbécil se enojó conmigo y al día siguiente le contó a todos que lo había dejado tocar mi pene poco desarrollado... ¡Poco desarrollado, joder!

Sí, así lo dijo el maldito Dante: "Taehyung me dejó tocar su pene poco desarrollado" estupido, imbecil, idiota. Mi pene estaba creciendo apenas, ¿De acuerdo? Sí, estaba pequeño, ¡¿Y qué?! Ese malnacido me dejó un jodido trauma con su mugroso comentario inmaduro de mierda.

Todo era muy bueno en Italia, excepto Dante, pero después mi mamá murió o mejor dicho, la mataron, y tuvimos que salir corriendo de ahí justo como lo estamos haciendo ahora.

No me gusta pensar en gente muerta. Pero parece que mi vida está llena de muerte.


26. Januar 2021 01:10:51 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
5
Lesen Sie das nächste Kapitel II

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 12 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!

Verwandte Stories