Countdown to The Authors' Cup 2020. Sign up now for the chance to win prizes!. Weiterlesen.
1566617928 Francisco Rivera

Decisiones nacidas de lo opuesto, donde cada ser humano sostiene lucha de contrariedades mientras se está vivo, coleando y dispuesto a tropezar con la misma piedra en el camino, las veces que haga falta...


Lebensgeschichten Alles öffentlich.
0
1.7k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Comprador de Indecisiones 1

Comprador de indecisiones 1


1. Como cauto marinero pero sin vestimenta apropiada, su traje de calle reluce al sol por desgaste de uso y ser prenda única que promete garbo a su gira habituada de casa al trabajo.


2. La estatura mantenida, gravosa, de vigilante atento en el cabrestante de vida, surte desafío de tempestades y aventuras no menos afortunadas.


3. Notoria figura desacreditada en negocios de existencia, sobrelleva inventario mental de galeones y piratas de continuo imaginados, evadiendo realidades que se han construido a sus costillas en cada sinsabor de propia vida.

4. Cabello brotado desde la frente hace arco para ocultar en giro necio curvado, la calva iniciada precoz en los albores de la adolescencia; ahora, confirma consecuencia de hombre joven cercano a la treintena de edad por cumplir, ocultando esa zona deforestada en absurdo intento capilar, derramado hasta el área de la nuca, que más revela que oculta, sin reparar en no aceptar lironda alopecia reinando en esa tonsura, donde propios y extraños enjuician de manera equivocada la edad que aún no cumple.


5. La redonda isla concéntrica del exterior del cráneo ostenta un tatuaje de bandera pirata a donde ningún Robinson ha oteado proximidades de piratas, bucaneros y corsarios intentando enterrar cofres o cruzar ese desierto de lisura.


6. La nariz aguileña acentuando mirada rapaz, ostenta nerviosos ojitos de fantasía.


7. Camina sin prisa habitual y algo ligero desplaza desde pies pequeños y contundentes, recuerdos de incursiones veloces cuando jugaba en llanos, sorteando contrincantes en celebradas gambetas, quiebres de cintura inesperada y regates fulminantes desde costados, esquinas o medio campo, siempre con pelota "cosida a cualquiera de ambos pies", ejecutando malabares guignol escos que enfurecieron jugadores enfrentados y burlados semana a semana, y de todo eso, hecha ya, historia.


8. Ahora, esbozando mejor sonrisa, saluda desde ese gesto icónico a cuantas personas lo reconocen en el andar y portar gastado traje de calle.


9. Paso a paso saluda aquí o allá, a porciones de muchedumbre que, quien lo hubiera visto en mocedad, recordaría el diablo driblar en sonriente avance para hartar el ego de anotar su racimo de cuatro goles de autoría, siempre dos más de lo que anotaran compañeros coequiperos o contrincantes malhumorados, sin que nunca dejase encontrar ventaja a como diera lugar, donde hubiera Dios que la hubiera y ante conjuntos que puntearan tablas, campeonatos logrados o sorprendentes temporadas ganadas... insertadas en memoria prodigiosa que no sirven para nada en su vida anónima desmadejada.


Comprador de indecisiones 2


11. Ayer, hoy, mañana, quizá más contagios por hora y haciendo grueso el dato estadístico en un mundo atribulado compartido, ahí, estás tú...


12. Aumento de infectados dentro de una cronicidad de veinticuatro horas, como de incremento inclemente en geografía territorial del país donde vives, resaltando pandemia reveladora del estado de precariedad, reserva, duda racional inconsistente; austeridad -desidia o pecado de administración de salud humana de activos sanitarios sin presupuestos ni infraestructura y dotación posible de insumos, entre otros aspectos develando la otra pesadilla: la improvisación des concentrada del peligro visto enfrente de narices de autoridades; otorgando discursos de palabrería vana y resultados de contención epidemiológica más que tardía, insuficiente, ignorante, insensible y deshumanizada.


13. ¿Semejanzas entre tu país y el mío?


14. Hoy, ciento ochenta y ocho países se reparten miles de muertes y suman millones de decesos en el desconcierto de naciones atribuladas, sellando pacientes recuperados aún en peligro de volver al rebrote de lo salvado en ese primer contagio nefasto.


15. La superación de casos en infecciones diarias parecen no hacer diferencias de grado ante un entramado de respuestas de parte de los estados comprometidos en la lucha de erradicación de males, donde convulsionan ciudades, habitantes y personal de frente sanitario.


16. Obtención de resultados a la baja o a la curva ascendente y esperanzas de obtención de mejores resultados ante la evidencia, entonces, de "rascarse con uñas propias", mientras nada ocurría, como lo que ahora ocurre, como si los afectados de cada nación fueran enemigos de cada nación frente a los estados que integran este mundo pandemon iado, sin verdadero espíritu empático, queriendo hacer causa común ante este contagio, considerando que deben ser solidarios o todo lo contrario: acaparar posibles curas para atenuar en pobladores necesitados, salvar la vida a electores debido a la inminencia de campañas presidenciales que permitan hacerse nuevamente del poder político para terminar con libertades humanas de connacionales inconformes por la manera en que se les ha gobernado: eso ocurre a Norteamérica.


¿Nos esperará algo semejante en nuestra propia realidad nativa? ¿Ocurrirá lo mismo en tu país, el mío o el de quien esto lea?

17. Evidencias estructuradas por la ausencia de atenciones en tiempo y forma han colapsado -desde antes de la pandemia- los servicios de salud en muchas naciones.


18. Así, el mundo desigual y frágil ha sido puesto de rodillas; la humanidad, por virus microscópico ha recibido saña desde esta pandemia a cada sociedad contagiada; en tanto el precario mundo contemporáneo hoy continúa buscando curas, sustituciones, retrovirales, inyecciones de mañana antes de que la realidad del futuro vuelva a sobrepasar, a como estábamos acostumbrados a vivir en 2019, los años vividos con experiencias infinitas y ahora, con situaciones finitas.


19. Las regiones de progreso en erradicación de pobreza y reducción de desigualdades parecen ejemplos de lo que se quiso revertir a cuenta gotas ante el tema inmediato de progreso, igualdad de oportunidades, erradicación del hambre, entre otros aspectos, dejando de lado, para cuando fuera necesario, la propia sanidad humana, sin contar con un modelo elaborado previamente para defender la de amenazas de este tipo y desde las infecciones experimentadas en el pasado no lejano, quedando ahí, en estado de latencia cuando resurgen antiguos contagios creídos controlados o siendo cosas del pasado.


¿La humanidad se unirá en causa común ante este flagelo y los que deban presentarse en lo inmediato?



Comprador de indecisiones 3


20. Llegó como cualquier otro a la Terminal de Autobuses del Norte cargado de situaciones salobres tras experimentar lo ocurrido en esos pactos de los Barones, de Dueños de Comandancias de Pax Impuesta en una Ciudad de nombre parafraseado: "Mataulipas"...


21. Inmediatamente cruzó el espacio del andén de llegada de autobuses y tomó rumbo al exterior de ese recinto de viajeros intermitentes en salidas o llegadas recurrentes, expectantes, contrariadas o felices de salir de esta otra ciudad, la cual, se había creído libre de esas Baronías, de esas Jefaturas Comandantes, pero no, se sabía desde mucho antes -o desde siempre- que acá también se bailan las "Polkas al estilo Norteño", en versiones de huasteca tamaulipeca adaptada al ritmo de vida en la chilanga gente, que también la degusta -quizá, más escuchándola que bailándola-.


23. Once años atrás de ese presente el Golfo, en Cartel difundido, nos enseñaba la nueva didáctica de la práctica de saña en lluvia de fuegos amigos desde su Crimen Organizado, dispuesto a volver ley el tableteo que espantó para siempre su reacia persona, adoptando broncas emisiones de voz al hablar cualquier palabra que saliera de su boca, desdentada por aquella golpiza recibida ante una imprudencia de ir sólo a comprarse unos tacos a la vuelta de la esquina; tampoco olvidaría los tablazos acomodados en ese levantón que libró sólo porque Dios es grande, y, sin embargo, continúa siendo renegado ateo que ha vivido para seguirlo contando, habiendo escapado por mínima distracción de sus captores y su huida al entonces Distrito Federal.

24. Inocencia pasada por momentos de angustia continua la vivió en Reynosa y Matamoros; en ejecuciones sumarias sin cuenta posible en Nuevo Laredo, cuando se hablaba de un cambio de percepción de los Barones de Comandancia que Omnipotentes Controlaban Todo lo Posible en lo Material y en lo Humano; en lo Comercial y lo Exportable; en lo Contable y en lo Financiero e incendiando Plazas que, después, en una reflexión práctica decidieron salvar los activos de negocios e imbuir a la sociedad local donde reinase, dándose laviada, el chance, para no continuar autoperjudicándose...


25. De ahí, de esos momentos cinéticos le vino el gusto por los huapangos en estilo tamaulipeco, cuyas décimas o versos cantados en meritoria improvisación, daban cuenta de personajes, lugares, costumbres vaqueras, festivas alegorías a sus hermosas mujeres, indómitas como lobas y amantes fervientes del amor en pareja, en familia y a la tierra que les da la oportunidad de vivir en esos casi ochocientos mil kilómetros cuadrados, cuyas colindancias al norte con Estados Unidos de Norteamérica, al sur, con Veracruz; al este, con el Golfo de México y, al oeste, con Nuevo León y San Luis Potosí resultan influjos poderosos que imponen en la región noroeste ese clima seco, estepario; en el sur, el propio clima templado lluvioso con lluvias aisladas en verano, lo que más recuerdos le trajo, pues allá se quedó Alondra, cubriendo bajo sus brazos al hijo que no pudo darle padre, sobre todo, cuando creía que viviría en estabilidad hasta que comprendió que los lazos de familia, de parte de ella, eran importantes para Baronías de Comandancia que, sólo uno, le disputó la mujer con todo e hijo, al que aleccionar en cuanto creciera, como tantos infantes, adolescentes y jóvenes deseosos de ingresar al afamado Cartel del Golfo, y si Dios le daba vida, disfrutar del efímero poder y dinero que representa pertenecer a ese matriculado extendido en todas partes.


26. Luego, entonces, intuyó separarse de esos lazos por conveniencia de vida en un intento ciudadano de mantener demandas desde ese Plantón en el Puente Internacional Número Dos, justo cuando hartó su trajinar de ir y venir de Nuevo Laredo, México a Laredo Texas y viceversa, llevando a cabo propósitos de trabajo, ensamblando partes de micro componentes; siempre atisbando la oportunidad de introducirse más allá del Gabacho pero reconociendo que, sin papeles necesarios, sin antecedentes penales o cualquier otra pista delatora de sus actividades individuales, era una finta, una necedad, un sinsentido -nomás para presumirle, en su oportunidad, a la flota, a los chacalillas del barrio- y sentir, importancia por haberse aventurado a tanto pero por nada, por nada...


27. Impresiones de la Sierra Madre Oriental en recorridos al estado de norte a sur, apreciando el paralelo en vista ante la Sierra de Tamaulipas y en episodios violentos al norte, dentro de la Sierra de Pamorantes y esas llanuras al norte y a lo largo del litoral del Golfo de México, lo decidieron a no seguir es ruta, pese a inmediaciones hechas en determinados momentos, trágicos en los ríos Bravo y Salado; de huidas estruendosas en los ríos San Fernando y Soto La Marina y en su media muerte en río Pánuco hasta desplazarse por sus propios medios al afluente El Tamesi.


28. Por eso, sus recuerdos vanos, once años atrás, creyéndose ciudadano no oriundo pero ciudadano en la más violenta ciudad de la República Mexicana, donde casi a diario y año por año las ejecuciones en paso fronterizo, en asesinatos donde fuera, en expectante repliegue al suelo para evitar balas perdidas de los enfrentamientos armados que harían temblar de miedo a Rambo o a cualquier estrella del celuloide, se sentía, sobre todo, en creciente halo de icónica y celebrada triste fama de esa Pax Auto impuesta, primero entre narcos, después con autoridades y ciudadanos, dando giro silencioso a la vida de las normales transacciones diferentes a que se dedicaron sus dueños absolutos, dejando el rumor de muerte ondeando tranquila, en incesante cobro de vidas pero sin rotativos de ocho columnas, aventuradas en historias de los juglares locales o, queriendo conferir cultura a su cultura tras la visita del Gran Gabo, que cómo hubiera nutrido sus historias junto al Coronel Aureliano Buendía y descendencia de circulariedad infinita que acaso, distinguiría lo ocurrido en su momento en Colombia respecto de lo que ocurría en México dentro de ese girón de patria afrentada y hermosa, bronca e imperecedera del inconsciente colectivo llevado en la sangre y en el terror trocado en resiliencias adelantadas a como el resto del país, habría de irse acostumbrando tanto local como nacionalmente hablando.


29. Llegó como cualquier otro, como tú, como yo o quien fuera, a la Terminal de Autobuses del Norte cargado de situaciones salobres tras experimentar lo ocurrido en esos pactos de Barones, de Dueños de Comandancias de Pax Impuesta en una Ciudad de nombre parafraseado: "Mataulipas"... Flor eterna: Tamaulipas querida, nunca más te he de olvidar..."

23. Juli 2020 17:52:52 1 Bericht Einbetten Follow einer Story
2
Lesen Sie das nächste Kapitel Comprador de Indecisiones 2

Kommentiere etwas

Post!
Roberto R. Roberto R.
Muy bien!
July 24, 2020, 04:19
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 4 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!